Ensalada de rúcula, caqui y burrata
No echarás de menos el verano.

Ensalada de rúcula, caqui y burrata

  • Comentar
  • Imprimir

Las ensaladas de otoño tienen más sentido que nunca cuando en la mitad del país lo pasamos a 30 grados. Prueba esta con rúcula, caqui persimon y burrata y descubre lo bien que combinan estos tres ingredientes.

Se acaba el verano y con él los mejores tomates -en un par de meses tendremos raf, no lloréis, tomatófilos el mundo-, pero todavía hace calor y el cuerpo pide ensalada. Con un poco de imaginación y algunos ingredientes de temporada, podemos preparar platos frescos, sabrosos y coloridos, hasta que llegue el frío de una vez y nos entren ganas de coger la cuchara y no soltarla.

Uno de los protagonistas de esta ensalada es el saroni o persimon, dos de los nombres que se le suele dar al caqui de pulpa dura al que se le quita la astringencia en una atmósfera con una alta concentración de etileno. Cualquiera que se haya comido un caqui verde y se haya pasado una hora sintiendo que chupa una toalla sin suavizante entenderá a que nos referimos con lo de "astringencia", pero es posible que el proceso para eliminarla deje intranquilo a alguien o pueda parecer tóxico a las mentes más quimifóbicas.

Os aseguramos que es completamente seguro, la versión casera podría hacerse poniéndolos cerca de plátanos o manzanas -liberan este gas al madurar-, o dejándolos en una olla con un fondo de licor una rejilla para que la fruta y el alcohol no entren en contacto. En realidad ‘saroni’ y ‘persimon’ no son variedades de esta fruta, sino marcas registradas para su uso en las variedades Rojo Brillante y Triumph (respectivamente).

La textura dura de estas frutas da mucho más juego en algunos platos que la del caqui blandito, limitado a ser usado en cuquivasitos y similares, ya que no se aguanta por si solo. Cortado queda muy bien -aparte de en platos dulces- en ensalada, donde puede hacer las veces de tomate (un poco más duro y dulce, vale). El contraste con el amargo de la rúcula y la textura cremosa de la burrada, más el toque ácido de las alcaparras han convertido esta ensalada en un clásico inmediato en casa. Si tenéis una plancha o una barbacoa a mano, probar a brasear el persimon y descubrid cómo intensifica su fabuloso sabor.

Dificultad

De parvulitos de ensaladas.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 caquis persimon o saroni medianos
  • 100 g de rúcula
  • 1 burrata (unos 200 g)
  • 12 aceitunas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas de vinagre suave
  • Sal
  • Pimienta
  • Alcaparras o alcaparrones al gusto
  • Cebollino al gusto

Preparación

  1. Hacer la vinagreta mezclando vinagre, sal, pimienta y aceite. Reservar.
  2. Pelar y cortar los persimon en gajos. Ponerlos sobre un lecho de rúcula, poner encima la burrata, romperla, aliñar y decorar con cebollino, aceitunas y alcaparras. Servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

 

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista