10 cosas que puedes hacer con mango

Desde tartas y pasteles hasta platos salados, salsas, mermeladas, ceviche o encurtido: el mango está de temporada, y ofrece muchísimas posibilidades además de pelarlo y comerlo tal cual.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
10 cosas que puedes hacer con mango
Ahí van un montón de posibilidades.

Estamos en plena temporada de mango nacional, lo que hace posible comprarlos sin que sean más un arma arrojadiza que una fruta ni tener que volver a hipotecar la plaza de parking para conseguir un par de buenos ejemplares. Por aquí ya os enseñamos a pelarlos de manera rápida y sencilla con un vaso, pero, ¿qué puedes hacer con esta fruta una vez pelada? Comerlo tal cual siempre es una opción, pero la temporada da mucho de sí y puede que al final te aburras un poco.

A continuación te proponemos un montón de ideas para integrar el mango en diferentes preparaciones -dulces y saladas-, cocinar con él o someterlo a procesos que tal vez no habías pensado, como la fermentación. Si la próxima visita a la frutería no te coge inspirado, dale un buen repaso a esta lista y saldrás con ganas de ponerte la cesta de la compra como el sombrero de Carmen Miranda.

Chutney y mermelada

El chutney es posiblemente uno de los mejores inventos de la humanidad. Sirve para acompañar platos de carne, aves y pescado por igual, aunque seguro que también queda bien con un queso estofado como el riquísimo palak paneer de Iván Surinder. Más ventajas: se puede preparar mucho de una vez y congelarlo. Aquí os dejamos nuestra receta, pero podéis modificarla añadiendo o quitando especias hasta dar con vuestra combinación favorita: cuando la tengáis, querréis tomar vuestro chutney hasta con el desayuno. Si lo que queréis preparar es una mermelada, aquí van tres maneras diferentes de hacerlo: no os paséis con el azúcar, que el mango ya tiene bastante más que otras frutas.

El chutney es lo de la derecha. MÒNICA ESCUDERO

‘Salsas’

¿Por qué pongo la palabra ‘salsas’ entre comillas? Porque me refiero a la acepción mexicana de la misma: unos cuantos ingredientes frescos del mundo vegetal, picados pequeños y con algunos aderezos que además hacen algo de ligazón, que después usaremos para acompañar tacos, bocadillos o una deliciosa bola de burrata. Podríamos añadirlo a la más conocida de todas, el pico de gallo, y añadirla a una receta con salmón (si le ponemos un poco de aceite de oliva, lo que estaremos haciendo es pebre chileno). Otra, que además de mango lleve pepino, cebolla y perejil -por si hay cilantrofóbicos en la sala- quedará perfecta con una ensalada de tomate y aguacate.

Al pebre también se le puede poner mango. AINHOA GOMÀ

Un lassi

Esta receta india con apenas cuatro ingredientes es uno de nuestros postres-meriendas-desayunos favoritos de ayer y hoy, aunque no lo tomemos demasiado a menudo porque en cada vaso te tomas una cantidad considerable de mango casi sin darte cuenta. Aligéralo con más o menos agua o hielo hasta que des con la textura que buscas, cambia el cardamomo por vainilla o canela para darle un toque diferente y disfruta de esta delicia semilíquida (ni confirmamos ni desmentimos que se le pueda poner un chorrito de vodka o ron cuando son más de las 19:00 y los que lo van a tomar son adultos).

Delicioso y refrescante. CHIPI LÓPEZ

Endulzar yogures, postres y más

Una de nuestras dietistas-nutricionistas de referencia, Raquel Bernácer de AlimentArte, nos contó algo muy interesante en este post sobre cómo consumir menos azúcar sin sufrir: “Algo que he descubierto hace poco es triturar un mango maduro con medio dedo de agua. Queda una pasta consistente que aguanta muy bien en la nevera varios días, dentro de un recipiente hermético. Le pongo una cucharada al yogur con granola, y queda riquísimo”. Más fácil y más sano, imposible.

Ensaladas y macedonias

He aquí una preparación en la que hasta los mangos más desabridos pueden tomar protagonismo, gracias a un buen aliño y unos compañeros de viaje acertados. Simplemente con un poco de pepino, un chorro de zumo de lima, sal, y aceite de sésamo puedes conseguir un acompañamiento fresco y sencillísimo (si le pones cebollino y unos cacahuetes picados, ya es para matrícula de honor).

Platos bonitos, fotos preciosas. AINHOA GOMÀ

Una versión más festiva -y a poca distancia del ceviche, gracias al zumo de lima y el cilantro- es esta con gambas y cebolla roja, y si buscas algo vegano opta por esta otra, en la que va bien arropado por otras frutas igual de tropicales. Cuando quieres que la ensalada sea un plato único, ponle unos fideos de arroz y se hará el milagro (y aguacate, pepino y un buen aliño, como hicimos nosotros aquí).

La macedonia no es más que una ensalada de frutas, así que piensa en ella como tal: escoge una base de frutas variadas que te gusten y queden bien con el mango, como piña, papaya, fresas, melón, plátano o lo que te ofrezca la temporada. Ponle algo que aporte contraste al mordisco -como frutos secos o láminas de coco tostado-, una hierba aromática, algo cremoso o un extra de sabor en forma de especia o semilla, mezcla y ya tienes el postre listo.

Encurtirlo

Otra buenísima solución para cuando ese mango que creíste que maduraría no se acaba de decidir, y amenaza con pasar de verde a estropeado. La astringencia de esta fruta cuando está verde juega a favor de dos técnicas que lo convierten en un auténtico manjar: el encurtido en vinagre y el fermentado. Para el primero recomiendo usar un vinagre más suave que el de vino, como el de sidra o el de arroz. Cortamos el mango pelado en tiras de medio centímetro de grosor, y lo ponemos en un tarro de cristal.

Calentamos ligeramente un vaso de vinagre y uno de agua y disolvemos en el líquido dos cucharadas de azúcar y una cucharadita de sal. Añadimos especias y semillas al gusto -recomiendo las de mostaza- y, cuando esté tibio, lo vertemos sobre el mango: después de un par de días en la nevera estará listo para comer en una ensalada, bocadillo o plato frío. También podéis añadirlo al kimchi: con el de nabo daikon queda de muerte lenta.

Cheviche

En el restaurante barcelonés The Market Perú preparaban un ceviche de atún con mango que me sorprendió muy gratamente la primera vez que lo probé (y todas las que repetí). A partir de aquí lo he integrado en la receta clásica como ingrediente, cortado a dados, y también en otras más aventureras, triturándolo junto a la leche de tigre para conseguir una salsa con más cuerpo (y mucho sabor). También está muy bueno en el cóctel de langostinos a la mexicana.

Helados sin heladera

En El Comidista somos mucho más de helado que de cachivaches, y nos tememos que la heladera que compres hoy es una potencial casa de veraneo para lepismas mañana. Por eso te hemos propuesta hasta tres recetas diferentes de helado sin ídem: empezamos por uno muy tropical al que un toque de mascarpone le da un buen punto cremoso. También puedes integrar el mango en este helado sin leche, apto para veganos, alérgicos e intolerantes, que se aprovecha del plátano para conseguir una textura campeona. Y para rematar, un sorbete agripicante que puedes tomarte tal cual o servir como acompañamiento de una sopa fría (cuando las temperaturas acompañen, claro).

Sorbete casero, sí se puede. CARLOS ROMÁN

Pastelería

Si trituras el mango y lo pones sobre un colador fino para que pierda parte de su jugo -ni se te ocurra tirarlo, úsalo para hacer un cóctel, mézclalo con agua con gas o haz una gelatina para acompañar un postre- puedes usarlo para preparar una tarta de queso sin horno como esta (con 200 g de pulpa concentrada será suficiente para sustituir la calabaza y darle bastante aroma y sabor). Como decoración sus posibilidades son casi infinitas: puedes poner unas láminas sobre una marquise de chocolate o rematar con él una panna cotta (la versión de la Granja Armengol confirma que está buenísima). Si quieres usarlo como ingrediente de pleno derecho, puedes preparar la exótica tatin de Eva Arguiñano o integrarlo en unas natillas que quedarán bastante más ligeras que las clásicas.

Bocadillos

Si te extraña esta posibilidad es porque a lo mejor nunca te has planteado que un bocadillo puede ser dulce, como este de brioche con crema de chocolate, mango y plátano (si le añades una cucharada de helado de vainilla, se convierte en una merienda festiva de primer orden). Pero también puedes contar con él en bocatas salados: por ejemplo, en uno de pulled pork o cochinita pibil, donde aportará frescura y un toque divertido de dulzor. En un emparedado de panceta estilo vietnamita también tiene bastante sentido -el mango y el cerdo casan muy bien-, y si te atreves a poner un par de rodajas finas en un bagel con queso cremoso, cebollino y salmón te llevarás una sorpresa muy agradable.

¿Tienes algún plato estrella con mango que no conozcamos? Compártelo en los comentarios antes de que se acabe la temporada.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista