Almejas al horno con setas
Huelen desde aquí.

Almejas al horno con setas

  • Comentar
  • Imprimir

Este aperitivo se prepara en un santiamén y funciona a las mil maravillas. Para ser la envidia de tus vecinos, solo necesitas hacerte con productos frescos y no pasarte con la cocción.

"¡Eureka!", tuvo que oír nuestro vecino la primera vez que hicimos esta receta en casa. Teníamos nuestras dudas, porque no es muy común ver las almejas cocinadas en el horno. Pero aquí estamos nosotros para alumbrar el camino: es un aperitivo que se prepara muy fácilmente y tiene muy pocas posibilidades de acabar en fallo (aunque cosas peores habremos visto, y la Defensora mejor ni os cuento.

Empecemos por los imprescincibles: las almejas y las setas. En ambos casos, han de ser extremadamente frescos, y para eso inventaron los mercados. En el caso de las setas, escogimos unas trompetas amarillas, porque tienen un sabor muy delicado; las negras son un poco más fuertes, pero también serían una opción. Estas setas y las almejas tienen algo en común: no debemos cocinarlas demasiado si no queremos un chicle en la boca, así que tendremos que controlar muy de cerca el tiempo de cocción.

Si no te gusta la tierra en las almejas -¿a alguien le gusta eso?- con ponerlas en agua con sal durante, al menos, media hora conseguiremos que se purguen ellas solitas. Una vez cocinadas, si detectamos almejas sin abrir, las desecharemos. Para esta receta también usaremos un chile, en nuestro caso tailandés. Podemos sustituirlo por la tradicional guindilla. Los más aventureros pueden cortarla para que desprenda más picante, pero nosotros optamos por la vía más precavida: dejarla entera y que vaya soltando el picante poco a poco. Por cierto, esta receta se prepara y se come; nada de guardarlo para el día siguiente.

Dificultad

Encontrar setas frescas y a buen precio.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 150 g de almejas
  • 10 tomates cherry tipo pera
  • 1 cebolla roja
  • 1 chile
  • 60 g de setas trompetas amarillas
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 2 hojas de albahaca
  • 20 cl de cerveza

 Preparación

  1. Picar la cebolla en brunoise fina y pochar con un poco de aceite y sal en una cazuela apta para horno. Añadir el chile y los tomates cherry. Cocinar a fuego lento durante 15 minutos añadiendo poco a poco la cerveza y removiendo hasta que se confite todo y se evapore casi todo el líquido.
  2. Calentar el horno a 250º. Añadir a la cazuela las setas y las almejas. Remover delicadamente, tapar y meter en el horno horno hasta que se abran las almejas (unos 8 minutos aproximadamente). Esto dependerá de nuestro horno y la cazuela que usemos. Si destapamos y siguen cerradas, tapamos y devolvemos al horno un minuto más, hasta que se abran.
  3. Sacar del horno y añadir la albahaca cortada. Tapar 1 minuto más y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista