Ensalada de patata y espinacas al curry
Repite conmigo: este año, por fin, voy a comer mejor.

Ensalada de patata y espinacas al curry

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Recuperar las buenas costumbres pre-navideñas o cumplir tus propósitos alimentarios de Año Nuevo no tiene por qué ser triste: alegra tu día con una ensalada original.

Con las reservas de grasa corporal a tope y preparadas para los meses de invierno que aún quedan, así estamos. Con el empapuzamiento navideño aún en la memoria reciente, también. Sea por afán de perder lorzas, por convencimiento -"este año sí que sí voy a comer mejor"- o simplemente porque tengamos el paladar estragado a fuerza de grasas festivas, enero se convierte en el mes de la comida saludable por excelencia. Pero tus buenos propósitos no tienen por qué consistir en comer arroz hervido día sí y otro también.

Nosotros somos expertos en aligerar menús después del resacón navideño, y la clave está en preparar platos basados en frutas y verduras con un punto novedoso y un sabor atractivo. Como estas ensaladas pensadas para recuperarte de los recientes atracones o esta que os traigo hoy, sencillísima de preparar. Colorida y apetecible, es apta para el táper y se puede personalizar de distintas formas. De base lleva patatas cocidas y espinaca, pero se puede cambiar (o engrosar) el elemento verde con rúcula, canónigos, cilantro, perejil, menta y col finamente cortada. Al fin y al cabo, se trata de que la comamos con gusto, así que admite todo tipo de añadidos y sustituciones: remolacha asada o zanahoria cocida al dente en vez de patata, frutos secos, unos gajos de naranja o algo de pollo a la plancha para completar el plato.

Lo verdaderamente importante es el aliño hecho con yogur y especias. Yogur natural, ni griego ni mandangas. En cuanto a las especias, hace hincapié en el curry con cominos, semillas de cilantro y pimienta, todo tostado y molido en el mortero. ¿Que tienes la vagancia subida y no te apetece ponerte a machacar? Pues le pones únicamente especias en polvo y una sospecha de ras el hanout, para intentar imitar esa gracia que dan los condimentos tostados en la sartén.

Dificultad

Menos que bailar una coreografía de Bollywood.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 500 g de patatas pequeñas
  • 150 g de hojas de espinaca (u otras brotes y verduras de ensalada)
  • 125 g de yogur natural
  • 2 cucharaditas de curry en polvo
  • 1 cucharadita de comino en grano
  • Media cucharadita de semillas de cilantro
  • Media cucharadita de pimienta en grano
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de zumo de limón (o vinagre)
  • Sal
  • Media granada

Preparación

  1. Limpiar las patatas y cocerlas en abundante agua hirviendo con sal, hasta que estén tiernas.
  2. Dejar que se enfríen y cortarlas sin quitarles la piel. En cuartos, si son pequeñas o en cubos si son más grandes.
  3. Calentar en una sartén pequeña completamente seca el comino, el cilantro, la pimienta y el curry en polvo. Cuando empiecen a esparcir su aroma, revolver bien para que no se quemen y pasar las especias a un mortero o molinillo para triturarlas.
  4. Mezclar el yogur, el aceite, el zumo de limón, la sal y las especias en un bol.
  5. Agregar esta crema a las patatas y mezclar todo bien, añadiendo también las hojas verdes si se quiere o aliñando estas por separado como en una ensalada normal.
  6. Echar por encima los granos de media granada madura, unos pocos cominos enteros y espolvorear ligeramente con curry.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Lo más visto en El Comidista