Las quejas de los lectores: un tofu demasiado salado

Y un melón a la plancha regulero, unos macarrones eternos y hasta una reclamación económica: un mes más, hacemos penitencia con nuestra Defensora del Cocinero.

  • Comentar
  • Imprimir

Tras probar el bocadillo de tofu, Roberto no volverá a tararear Sabor salado jamás en su vida: "Tras probar la receta y obtener un resultado decepcionante por culpa del excesivo punto de sal del tofu, me pregunto si diluyen la salsa de alguna manera para reducir este problema. Para marinar el tofu he usado la versión de soja baja en sal. No soy de los que usa poca sal para cocinar, pero estaba incomestible, he tenido que lavar el tofu varias veces para poder usarlo. Aprovecho para preguntar cómo se realizaría el marinado en miso ya que es una pasta densa y no precisamente un líquido".

Querido Roberto, en esta receta la salsa de soja no se diluye. Respecto al miso, para marinar un alimento no es estrictamente necesario que se haga en un medio líquido, una pasta puede servir perfectamente. El miso puede tener distintas texturas; si el que tienes en casa es demasiado denso, mézclalo con agua templada –nunca hirviendo, porque el miso perderá sus propiedades– y trabájalo hasta que quede una pasta ligera con la que embadurnar el tofu.

También puedes optar por leer las recetas antes de cocinar o presentar quejas; en ese caso, hubieras podido comprobar cómo Mònica Escudero habla en el segundo párrafo de marinar con "miso rebajado con algún líquido". No hago carrera con vosotros.

Marta Miranda cuando descubre que no leéis las recetas. GIPHY

Respecto al tema de la sal, nuestra Khaleesi intenta dilucidar dónde está el problema: "Supongo que puede tener que ver con el tamaño de los dados, con el tipo de tofu que usa -hay algunos mucho más porosos que otros- y con su tolerancia con la sal. He marinado tofu con soja muchas veces y nunca he tenido ese problema".

Mi consejo defensor es que utilices un tofu sedoso o que no tenga textura terrosa y que reduzcas el tiempo de marinado haciendo prueba/error hasta dar con el punto de sal que sea de tu gusto.

MELÓN A LA PLANCHA

Borja se quedó con la cara del emoji desilusionado mientras intentaba asar un melón en la plancha: "Hoy he hecho a la vez las dos recetas del Melón 2.0 de Biscayenne. La del melón en tiras me ha quedado bien, pero la del melón a la plancha regulera. La receta habla de poner una sartén al mínimo para dorar las rodajas, pero solo he conseguido que me queden blandurrias, pierdan agua y no se doren. Cuando he subido el fuego al máximo las segundas rodajas sí han quedado caramelizadas y tostaditas. ¿Puede que esté mal ese detalle?".

Esta defensora se aventuró a comprar un melón fuera de temporada –aún a riesgo de ser expulsada de esta web de por vida– con tal de solucionar los desvelos de Borja. El resultado de la primera prueba, con el fuego al mínimo, fue un melón como pasado por agua, caliente y sin color. La segunda prueba, con fuego medio, fue una porción de melón caliente por dentro y dorado por fuera, la mejor opción para este plato. La tercera, con fuego al máximo, dejó el interior de la fruta frío y el exterior demasiado dorado, casi a punto de torrefacción.

Las fases del bronceado. MARTA MIRANDA

Llamada a consultas, una temblorosa Biscayenne ha confesado no recordar si hizo el melón con fuego alto, medio o valyrio, y admite su descuido locatigüiski: "Lo más probable es que lo hiciera en alto o medio-alto, para que se caramelizara el melón, y tuviera un lapsus de juicio al escribir las instrucciones. Completamente reprobable, me voy al rincón de pensar para fustigarme en silencio y desengancharme de paso al melón con jamón".

MACARRONES IMPUNTUALES

Marga envejeció varios años mientras esperaba a que terminara la cocción de los macarrones con chorizo: "Hice los macarrones tal como dice su receta. Puse 1.200 ml de salsa de tomate y fue demasiado. No aclara si el macarrón se pone en la salsa ya cocido o no. Lo puse dentro de la salsa y tardaron horrores en cocerse. Total, no sale bien. ¡Por favor acláreme!".

Esta consulta es un buen ejemplo de que, a veces, a pesar de que una receta sea correcta, puede tener distintos resultados según en qué manos caiga. Hace unos meses, a Toni la misma receta le dejó sin líquido con el que continuar la cocción, y hoy, a Marga le sobra salsa y ha podido leer El Quijote mientras cocinaba. ¿Qué sucede? Claramente, cada uno ha interpretado el concepto "fuego medio-suave" a su manera. Aquí, esta defensora poco puede hacer, a no ser que me dedique a recorrer España y aledaños cogiéndoos de la manita y ajustando los fuegos mientras cocináis.

Ni falta ni sobra. MARTA MIRANDA

Querida Marga: el problema es que has cocinado con el fuego al mínimo, por eso se te ha hecho eterno. No tengas miedo a subir el fuego un poco más en un término medio: que la salsa haga chup, chup suave, sin saltar a las paredes de tu cocina como si fuera el Demogorgon.

Respecto a la aclaración sobre si los macarrones se ponen ya cocidos en la salsa, no se especifica porque siempre se da por hecho que los ingredientes que se van a cocinar están sin cocinar. De la misma manera que no aclaramos que un pollo debe entrar al horno crudo, porque se sobreentiende, los macarrones se añaden sin cocer a la salsa. Hija mía.

NO SIN MI MAIZENA

Óscar se quedó plantado con un ramillete de Maizena en sus manos al elaborar las empanadillas chinas de setas y verduras: "Mi novio y yo seguimos a rajatabla todas las indicaciones de la preparación. La gran duda llegó en mitad de la faena: ¿y la Maizena? ¡No se menciona la Maizena en ningún momento de la preparación! ¿Cuándo hay que usarla?¿Me cargaré mi sartén del Aldi si la echo al principio? ¿Me cargaré la receta si la echo al final? ¿La espolvoreo sobre las empanadillas cual azúcar glas? ¿Me la como a cucharadas como entrante? Exijo una explicación y, si no es satisfactoria, que me devolváis el dinero de mi Maizena (1,59€)".

El departamento financiero de El Comidista ha sufrido un colapso al recibir esta queja. A pesar de optar por el tipo fijo, no estamos para grandes descuadres, así que se me ha conminado a dar una explicación para evitar desembolsar esos 1,59 euros que tan bien nos vendrán para nuestras cosillas.

La defensora regañando a Rubén y Guiye. GIPHY

Verificado el olvido comidista, Rubén León y Guiye Comín reparan su error con esta explicación: "Aunque la Maizena no es un ingrediente capital, entra en juego después de saltear las setas y las verduritas. En un bol aparte, poned una cuchara rasa de Maizena y mezclad bien con las verduras salteadas. La Maizena hará de aglutinante para el relleno y ayudará a absorber la grasa del sofrito y el exceso de agua de la verdura. Esperamos haber resuelto tu duda y que esos 1,59 euros hayan valido la pena".

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista