Tres recetas con legumbres de bote que dan el pego

Buenos, bonitos, baratos y rápidos, los garbanzos o judías de bote pueden ser tan dignos como los caseros si los cocinas bien. Aquí tienes tres platos que se hacen en un pispás y engañarán hasta a tus bisabuelos.

  • Comentar
  • Imprimir

¿Comida industrial es sinónimo de comida insana? En demasiadas ocasiones, sí, pero de vez en cuando conviene subrayar que no todos los productos comestibles que salen de fábricas son Belcebú, Kylo Ren, Frank Underwood y Cárdenas juntos. Uno de los mejores ejemplos de bondad en este terreno son las legumbres cocidas envasadas: alimento hipermegasaludable por excelencia, el trabajo de las conserveras permite consumirlo a las personas que no disponen de tiempo o conocimiento suficiente para cocinarlas en casa. Y sin ultraprocesamientos que se carguen sus valores nutricionales.

En la legumbre de bote también hay calidades, y poco tienen que ver las conservas dignas con los garbanzos perdigón flotando en caldichi que venden algunas marcas. Para evitar estos últimos, puedes hacer dos cosas: mirar la etiqueta -cuantos menos ingredientes veas en la composición, mejor- o apostar por las legumbres envasadas refrigeradas, que casi siempre suelen estar bien.

En cualquier caso, comprando legumbres de bote habrás dado el primer paso -y el más largo- para preparar sustanciosos platos que no desmerecerán a los clásicos de tus abuelos. En el vídeo de arriba tienes tres ideas rápidas con este material: una adaptación del clásico italiano pasta e fagioli de La cuchara de plata; otra con un aire más oriental inspirada en El gran libro de los cereales, semillas y legumbres, y una tercera con gambas por si tienes un día de fantasía marinera.

LEGUMBRES CON PASTA

Ingredientes

Para 4 personas

  • 500 g de judías negras, blancas o garbanzos
  • 80 g de pasta en láminas para lasaña
  • 4 hojas de salvia
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo majado
  • 3 cucharadas de tomate triturado
  • Sal y pimenta negra

Preparación

  1. Rehogar la cebolla con 3 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela a fuego suave hasta que se ablande. Añadir el ajo majado y la salvia y dejar un par de minutos más.
  2. Triturar la mitad de las alubias y añadirlas a la cazuela con 1 litro de agua, el tomate triturado, el resto de las alubias enteras, sal y pimienta. Llevar a ebullición.
  3. Romper las láminas de lasaña en trozos irregulares y cocerlos unos 10 minutos o hasta que estén al dente.

 

LEGUMBRES CON POLLO Y ACEITE DE MENTA

Ingredientes

  • 400 g de garbanzos o judías blancas
  • 400 g de pechuga de pollo
  • 2 pimientos rojos
  • 1 cebolla grande picada
  • 2 dientes de ajo picados finos
  • 3 cucharadas de tahina
  • 1 puñado de hojas de menta
  • 2 limones
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  1. Calentar cuatro cucharadas de aceite de oliva a fuego suave en un cazo pequeño. Añadir la menta, retirar del fuego y dejar en infusión tapado.
  2. Dorar la cebolla con un poco más de aceite en una sartén. Añadir el ajo picado, el comino y las legumbres y rehogar un par de minutos más.
  3. Triturarlo con 100 ml de aceite de oliva, 150 ml de agua, el zumo de un limón, la tahina, pimienta y sal hasta obtener un puré suave. Probar y, si se quiere, corregir de tahina y de zumo. Hasta aquí se puede hacer con antelación.
  4. Salpimentar las tiras de pollo y pimiento, untarlas en aceite y saltearlas a fuego muy vivo en una sartén.
  5. Servir el puré caliente con el pollo con pimiento por encima y rematar con aceite de menta y un chorrito de zumo de limón.

 

LEGUMBRES CON GAMBAS Y TOMATE

Ingredientes

Para 4 personas

  • 400 g de garbanzos o judías blancas cocidas escurridos
  • 400 g de colas peladas de gambas o langostinos
  • 250 g de tomate frito
  • 250 ml de caldo de pollo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado dulce o picante
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  1. Poner a marinar las gambas o langostinos con un diente de ajo aplastado, el pimentón, dos cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta negra.
  2. En una cazuela baja o sartén, cocer a fuego medio el tomate frito con 1 diente de ajo picado fino y la hoja de laurel, hasta que reduzca y quede una pasta espesa (mejor semitapado, porque salpica)
  3. Añadir el caldo de pollo y las judías o garbanzos. Cuando recupere el hervor, cocer unos 4 minutos a fuego suave o hasta que vuelva a espesar un poco.
  4. Repartir las gambas y el perejil por encima, dejar un minuto, tapar y retirar del fuego. Dejar que el marisco se termine de hacer con el calor residual unos 3 o 4 minutos, rematar con un chorrito de aceite de oliva y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista