Cocina para lerdos: el sandwich mixto perfecto

Jamón york, queso y pan de molde forman la santísima trinidad de este gran bocadillo. Si quieres saltar de un mixto vulgaris a uno celestial, y de paso aprender alguna variante, déjate llevar por nuestros expertos.

  • Comentar
  • Imprimir
Para desayunar, para comer, para merendar y para cenar /

Queridos lerdos de la cocina,

Llevo algún tiempo sin dirigirme a vosotros, y espero que no os hayáis sentido abandonados sin un guía espiritual que os conduzca por los caminos de la práctica culinaria más básica. No os enfadéis, que al final todo lo que publicamos en El Comidista es un poco para inútiles como vosotros, y con las prácticas de cómo freir un huevo, hacer una tostada y hornear un bizcocho deberíais haber estado entretenidos.

Hoy llega por fin una entrega específica para vuestro grupo humano, dedicada a uno de los sandwiches más complejos jamás creados por la humanidad: el mixto. Jamón york, queso, pan de molde y punto pelota, diréis. Ja, diré yo. Si queréis un mixto del montón, os bastará con eso. Pero si buscáis la excelencia, os deberíais preguntar: ¿qué tipo de pan? ¿Qué queso? ¿Cuánta cantidad? ¿Con mantequilla, margarina o aceite? ¿Cuánto tiempo en la plancha? ¿Hay algún truco para mejorarlo?

Las respuestas a todas estas cuestiones las hemos encontrado en Melt, un local de Barcelona especializado en mixtos -o bikinis, como les llaman por allí- en el que dominan el arte del fundido como pocos. Allí nos han preparado uno clásico y uno más fantasía, y os aseguro que ambos son una absoluta delicia. ¿Queréis ver cómo los hacen y aprender? Pues dadle al play antes de que se os derrita el cerebro.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista