Aló Comidista: "¿Conviene beber cerveza después de hacer deporte?"

Relaciones entre la bebida y el 'running', sandías a las que les inyectan azúcar y panes con órganos genitales: los lectores preguntan por éstas y otras pesadillas en el consultorio de este mes.

  • Comentar
  • Imprimir
Aló Comidista:

Aló, Comidista vuelve como un clavo a su cita mensual. En este consultorio vale todo: dudas culinarias, enigmas gastronómicos, problemas psicológicos, cuestiones metafísicas y dramas de la vida contemporánea. Sólo tenéis que enviarme un mail a elcomidista[arroba]gmail.com. Responderé a vuestras chorradas preocupaciones el primer viernes de cada mes, salvo festivos, puentes, enfermedad grave o fallecimiento.

Ismael: Soy corredor habitual, o runner, que mola más. Para después del deporte siempre se ha dicho que se recomienda beber cerveza por las propiedades que posee, pero claro, luego te dicen que lleva alcohol. Y que lo ideal es beber cerveza 0% alcohol, pero entonces los puristas te dicen que la cerveza sin alcohol ya no es cerveza... ¿Es posible desmitificar este tópico tan típico? ¿Mejor la cerveza con alcohol o sin alcohol para después del deporte? Por otro lado, ¿podríais dedicar algún ratico a averiguar cuáles son las mejores cervezas del mercado?

Querido Ismael, como ya he dicho unas 3.489.567.928 veces en este consultorio, la cerveza -y todas las bebidas que contienen alcohol- no son saludables. Nunca. Ni antes del ejercicio, ni después ni en ningún otro momento del día. “Siempre se ha dicho” que la cerveza es buena porque su gran industria invierte miles y miles de euros en financiar estudios de los que se sacan conclusiones sesgadas, difundidas por algunos medios que repiten como cacatúas lo primero que les cuentan.

“Las supuestas propiedades beneficiosas de la cerveza para la salud no son más que publicidad encubierta sin evidencia científica”, afirma Carlos Fernández, médico y autor del blog Mejor Prevenir. “No se recomienda beber alcohol después del ejercicio físico intenso, entre otras cosas porque el alcohol deshidrata. Por lo tanto, siempre será mejor la cerveza sin alcohol. De todas formas, para actividades físicas habituales (salvo en deportistas de élite, que pueden requerir más electrolitos), la mejor hidratación es beber agua, y los electrolitos se repondrán con la próxima comida”.

Si bebes cerveza, hazlo porque te gusta su sabor, siendo consciente de los efectos de su consumo en tu salud y dejándote de coartadas absurdas. ¿Buenas marcas? Aquí tienes una selección de 10. ¿Buenas marcas sin alcohol? Aquí tienes a un experto catando las principales del mercado y dando su docta opinión.

Charo: ¿Es cierto que a ciertas frutas, como la sandía o el melón, les inyectan azúcar para conseguir un sabor óptimo y que tengan una mejor venta? ¿Cuando lo escuché no daba crédito, ya uno no sabe ni lo que compra.

Querida Charo, esto que me cuentas tufa a rumor magufo que tira para atrás. Primero, sería una práctica muy costosa para los agricultores o las tiendas. Segundo, habría muchos más melones y sandías hiperdulces de los que en realidad hay. Tercero, cuando tú compras una de estas frutas, lo habitual es que no la pruebes antes, por lo que difícilmente su dulzura va a influir en la decisión de compra. Vamos, que no sale a cuenta.

"Que yo sepa no se les inyecta azúcar a los melones, explica Hèctor Molina, agricultor de la empresa el3ments. "Lo que sí se hace, en zonas próximas al mar, es inyectar en el riego un pequeño porcentaje de salinidad”. JM Mulet, bioquímico y autor de Comer sin miedo, añade que él lo ve más como una técnica propia de la restauración. “Dudo que sea una práctica extendida, pero sí que he oído que algunos restaurantes lo hacen para que no se quejen los clientes de que el melón sabe a pepino”. Bonus track: la también famosa historia de que las sandías con grietas internas son tóxicas es otro bulo como la copa del sujetador de Eureka O'Hara. “Es por un tema de cultivo, pero son perfectamente comestibles”.

Ana: Primero y fundamental deciros que vuestra recomendación sobre el restaurante Picsa de Madrid me dejó sin palabras. Fui a comer allí ayer y aún sufro las consecuencias de la estupenda calidad de su pizza y sus "minientrantes". Vaya caca. Pero en realidad esto me sirvió para pensar en que todos los hipersupermegarestaurantes han encontrado un filón de hacer dinero, EL AGUA. Se niegan a servirte una jarra de agua, o un vaso, que no pido más, para cobrarte, por el morro, 5 euros por litro de agua. Esto es absolutamente ilegal. Que todo el mundo sepa que en cualquier restaurante, por ejemplo en Estados Unidos, en el momento en el que te sientas te ponen una jarra de agua con hielo, da igual que sea invierno o verano. El agua es un bien común, al que todos tenemos derecho. Así pues señores de El Comidista os conmino a que estudies el tema y lo denunciéis con el mismo ahínco con el que recomendáis restaurantes de “postureo".

Querida Ana, veo que te has levantado de muy mal café esta mañana. ¿Seguro que las malas pizzerías y el agua en los restaurantes son el problema? Porque tu incapacidad para relativizar los pequeños contratiempos me dice que igual hay otras cosas: un trabajo deprimente, una relación de pareja gastada e insatisfactoria, unas amistades vacías, unos sueños de juventud frustrados... la asfixiante sensación de ser una fracasada y de que tu vida no tiene ningún sentido.

Yo te comprendo, hermana, e incluso comparto tu reivindicación de que el agua del grifo esté disponible de manera gratuita en todos los restaurantes. Sin embargo, tengo que aclararte que es legal que no la ofrezcan -salvo en Andalucía, donde la Junta aprobó recientemente una normativa en este sentido. También me gustaría explicarte que nuestras recomendaciones no son palabra de Dios, primero, porque lo que nos gusta a nosotros no te tiene por qué gustar a ti, y segundo, porque muchos sitios cambian con el tiempo, unos pocos a mejor y otros muchos a peor. Ese comentario sobre Picsa es de hace cinco meses, y como comprenderás no vamos a estar yendo cada día a cada sitio del que hablamos a comprobar que todo sigue bien para que luego no se nos quejen amargadas como tú.

Ana, cuando no le ponen agua en el restaurante. GIPHY

Roberto: Buenos días. Donde puedo conseguir las recetas de sus platos. Saludos.

Querido Roberto, imagina que entras en una tienda de lámparas. Una tienda a tope de lámparas, con lámparas por todas partes y de todo tipo: pequeñas, grandes, de techo, de mesilla, de pared... mires donde mires hay lámparas, y casi no puedes andar sin chocarte con ellas. Entonces te encuentras con el dependiente y le preguntas: “¿Dónde puedo conseguir sus lámparas?”. Pues eso es más o menos lo que acabas de hacer tú, pero en El Comidista. Como soy muy buena persona y tengo debilidad por las personas con la capacidad intelectual de un pólipo de mar, te diré que todas las recetas de nuestros platos están aquí.

Ricardo: Soy diseñador gráfico. Os presento la 'Guadaíra Font', recien salida del horno, una tipografía 'handcrafted' (nada de 3D!!) que he hecho en Alcalá de Guadaíra, Sevilla, donde vivo. La tipo es un homenaje al pueblo que, gracias a su río, a los molinos y al trabajo artesanal, antiguamente surtía de pan a toda la provincia de Sevilla a tráves del reparto en burro y en tren. El pueblo tiene el sobrenombre de 'Alcalá de los Panaderos'. Es gratuita (licencia CC) y puedes verla y descargarla aquí. Adjunto una muestra con vuestro nombre.

Querido Ricardo, muchas gracias por informarnos de la existencia de tu tipografía panarra, y más aún por la muestra con nuestro nombre. Que, dicho sea de paso, resume muy bien mi sentir respecto a esta web cuando respondo a mendrugos en este consultorio.

Beatriz: Escribo para manifestar mi disconformidad con las notas que escriben acerca de cómo se debe comer el queso o tomar el café o cocinarse el arroz o como debe ser una pizza. Que cada cual lo haga como le chifle el moño!!! ¿Por que tantas recomendaciones? Tengo un marido al que le gustan las milanesas finitas y de peceto (corte de carne), a mi hermano le gustan "gruesitas" y de nalga (otro corte), no soporto las tortillas crudas en el centro como te gustan a vos (o a ti), pero tengo una amiga que las adora. Haría una campaña por la libertad de comer lo que una quiera y se le antoje y no quedar atada al "como debería ser". Me tienen recontra podrida los programas de TV donde nos quieren enseñar lo que va y lo que no va gente que parece que tienen un palo en el culo de rígidos que se ponen!!! Programas donde maltratan a la gente, la hacen cocinar a mil por hora como si se estuviera por acabar el mundo. Cocinar debería ser algo más tranqui y relajado. Claro que si se cumple lo que digo cerrarían los programas de TV, las revistas de cocina, y... los blogs como el tuyo!!!!

Querida Beatriz, no serás la prima argentina de Ana, la Chunga del Picsa, ¿verdad? Que por allí, a pesar de los psicólogos, tampoco andáis mal de frustración mal gestionada. A ver cómo te lo explico: en El Comidista sólo intentamos enseñar a cocinar bien. ¿Y qué es “cocinar bien”?, te preguntarás. Pues para nosotros “cocinar bien” significa “intentar sacar el máximo partido a las materias primas a través de técnicas y recetas tradicionales o modernas, en vez de arruinarlas con prácticas culinarias que destruyen sus mejores valores”. Ejemplos: un filete jugoso frente a una suela de zapato, una verdura que conserva su sabor frente a una desabrida por una cocción demasiado larga, una ensaladilla con ingredientes frescos que acompañan bien a la patata con mayonesa en vez de un bodrio hecho con lo primero que encuentras en la nevera, o una pizza con una masa sabrosa en armonía con sus ingredientes, y no una torta gomosa sobre la que has vertido añadidos que no le pegan ni con cola, como el surimi, los nachos, las hamburguesas o las patatas fritas.

¿Que tú haces lo que te da la gana en tu casa, y si quieres te zumbas un bocata de anchoas, leche condensada, piña y chorizo? Por supuesto. ¿Que te comes el arroz convertido en una masa para levantar paredes porque te recontrapudren las recomendaciones de la gente que se dedica profesionalmente a hacer paellas o risottos? No seré yo quien vaya a tu casa a leerte la cartilla. Pero darling, siglos de cultura gastronómica han enseñado algo a la humanidad acerca de lo que funciona y lo que no en la cocina. Permítenos que pongamos nuestro humilde y microscópico granito de arena para perpetuarla.

Rut: Últimamente me ha dado por hacer pan para toda la familia. Cual fue mi sorpresa cuando anoche saqué esto del horno. ¿Cosas de la levadura? ¿Bromas de la harina? ¿Me dedicaré a la panadería erótica-festiva? ¿Qué opinas? ¿Que pasó?

Querida Rut, me rechifla tu pan, aunque tiene una pinta de seco que me lo pensaría antes de meter el chori en él. No tengo ni idea de lo que te pudo pasar, pero comentándolo con Mònica Escudero, ella sugería lo siguiente: “Con una mezcla de poca hidratación, un formado regulerísimo, la malla del gluten sin desarrollar y una fermentación corta a todas luces, te sale un toto. Que lo sepas”.

Agustín: Hola ésto es para Mikel al que le he oído decir en los vídeos respecto al DO queso Mahón-Menorca solo"queso mahón"sin mirar atrás.Los menorquines que no somos del pueblo de Maó sabemos de las artimañas políticas de las que se valieron en su día para imponer sin consenso obviamente,a toda la ciudadanía de la isla tal denominación para el queso representativo del buen hacer de todos los demás pueblos menos precisamente de Maó que hizo valer su derecho de pernada por ser la capital actúal sin que en ése municipio se fabrique quasi queso.A regañadientes admitieron poner el guión y el Menorca.La gente de toda España y tú también Mikel dice queso Mahón o peor,¡mahonés!quedándose taaan anchos lo cual es un agravio permanente.En Maó no se hace queso casi,se hace en Alaior,en Mercadal,en Ferreríes,en Ciutadella.Una estafa moral la mención al queso mahón.Ya que el mal está hecho al menos nos merecemos salir en todos y cada uno de los créditos sonoros o no de todos los comidistas y no quedar en el más insultante de los olvidos por injusto:el queso es de toda Menorca básicamente,Maó ha sido y es un holgazán abusón de colegio a día de hoy,basta ya de"palizas",gracias.

Querido Agustín, antes que nada, una recomendación: ojo cuidao con la cocaína. Que al principio uy qué bien, qué animado estoy, cuánta euforia, me como el mundo, y luego cuando te pasas empieza la fritura de cerebro, la acritud de carácter y la verborrea acelerada que muestras en tu correo. Tomo nota de tu mahofobia y me comprometo a no decir “queso de Mahón” a secas nunca jamás en mi vida, so pena de que me despeñéis por el Cap de Cavalleria la próxima vez que visite la isla.

Óscar: Hola, grácil y maduro atractivo Comidista. Acabo de descubrir recientemente tu sección del consultorio sentimental - culinario. Tras pasarme un fin de semana leyendo todos los "Aló Comidista" disponibles, me he fijado que para poder llamar tu atención y que contestes hay que:

1) Ser gay que te tira los tejos y/o te dora la píldora.

2) Escribir un mail ininteligible en serbo-croata y mandarlo con el Google Translate.

3) Hacerte una consulta disparatada tipo bulo de Facebook o chorrada gastronómica para que hagas una referencia o dos por consultorio a la López Ibor.

Soy un soltero recientemente emancipado que, por trabajo, como siempre fuera y ceno en casa, pero con muy poco tiempo para preparar la cena (llego casi a las 22:00 y me levanto a las 06:30) y tampoco muchos conocimientos y pericia culinaria. ¿Algún consejo o sugerencia que puedas hacerme para poder preparar cinco cenas a la semana que no me tengan hasta las tantas en la cocina y sean fáciles de preparar y con ingredientes que no perezcan en pocos días?

Querido Óscar, menos mal que tengo lectores avispados como tú, que detectan todos mis tics y me humillan públicamente mostrando mis vergüenzas. Tienes toda la razón al identificar las tres principales condiciones para salir en el consultorio, poco tengo que alegar al respecto. Pero déjame decirte una cosita: pasarse un fin de semana entero leyendo todos los Aló Comidista disponibles no te retrata como el ser más virtuoso del mundo, sino más bien como un:

1. Caradura que dice que tiene mucho trabajo pero en realidad es un vago y desocupado.

2. Mala persona que se divierte con las miserias ajenas.

3. Tarado.

Intuyendo que eres las tres cosas a la vez, te contesto: hemos publicado artículos sobre cenas rápidas con arroz, con pasta, con pechuga de pollo, con verduras y con conservas de pescado. Y por si no tuvieras suficiente con semejante caudal de ideas, en nuestras secciones de cocina rápida y cocina muy fácil encontrarás todavía más.

Iago: Soy fan hace mucho y tengo muchas ganas de salir en Aló Comidista, hoy tengo esta duda y me he decidido por escribiros. Tengo el día guarrindongo así que quería preparar hamburguesas y patatas con bacon y queso, mientras tenía el bacon en la sartén y le iba quitando la grasa que soltaba para que queda crujientito pensé: ¿y si la bechamel en lugar de con mantequilla la hago con esta grasa para que tenga más sabor a bacon? Sí, es una cerdada pero... si en lugar de mantequilla uso aceite (o grasa en este caso) ¿qué cantidad tengo que añadir?

Querido Iago, tu bechamel con grasaza de cerdo es una marranada, y probablemente resulte más pesada en la boca y en el estómago, pero algo me dice que tiene que estar sabrosa. Teniendo en cuenta que las mantequillas comerciales contienen algo más de un 80% de grasa, yo diría que tendrías que añadir 4/5 partes de la cantidad de mantequilla que indique la receta, y el resto sustituirlo con más leche. Traducido por si aprobaste la ESO sin saber operar con fracciones: si en la receta pone 100 gramos de mantequilla, sustituir por 80 gramos de aceite o de grasa del bacon y 20 gramos de leche.

Iago, contento con los resultados de su bechamel. GIPHY

Chabeli: Te escribo porque el tema de la fritura de las croquetas me trae por la calle de la amargura. Llevo un tiempo obsesionada con el tema y sé todo lo que se supone que hay que saber para que no se rompan, queden firmes y crujientes (atemperar la masa, controlar la temperatura del aceite con un termómetro, sumergirlas del todo en aceite en una olla, doble rebozado, rebozar primero con harina...) Sin embargo no llega el día en que las saque todas enteritas y ME EXASPERA. La cosa es que, en mi psicosis croquetera se me ha metido entre ceja y ceja que la freidora es la solución. Así que, por favor, dime: ¿Existe la posibilidad de que la freidora aporte algún cambio sobre resultado final?

Querida Chabeli, ya estaba yo echando de menos a las histéricas del perfeccionismo que pierden los papeles si no les sale todo como ellas quieren. Pues mira, justo tengo aquí a una persona que te quiere decir algo que quizá cambie tu vida para siempre. “Si las croquetas se te deshacen en la freidora o en la sartén es que haces muy buenas croquetas; si no te pasara eso, no serían muy cremosas”, asegura Javier Martín, de Croquetas & Café. “Cuando las croquetas son cremosas, es normal que de cada 100 que frías, pierdas 20”.

Así que la freídora no te va a solucionar las roturas croquetiles, aunque sí pueda mejorar la calidad de tus fritos por la abundancia de aceite y el mayor control de la temperatura. Martín da, además, un superconsejito que quizá te pueda ayudar: “No echar las croquetas todas de golpe al aceite, y poner siempre antes un cachito de pan. Si burbujea es que ya está caliente y ya puedes echar una croqueta y ver cómo se fríe”.

Txapelas: Soy un vasco de bien de mente relativamente abierta. No tanto como para ser gay y vivir en Barcelona pero bastante cosmopolita al fin y al cabo. En casa normalmente cocino yo, más que nada porque mi pareja no sabe hacer ni una tortilla francesa. De esta forma vivíamos en paz y en armonía pero ese equilibrio se ha roto en parte por culpa de gente como tú. Se ha autonombrado experta en cocina asiática, así, a granel. No te hará unas albóndigas en salsa ni unos garbanzos con chorizo pero cree que borda el ceviche (plato típicamente asiático, dile tú que no) -ácido y gomoso-, un pollo Tikka Masala –puro fuego-, un sushi que ella llama de mil formas diferentes –algas y arroz pasado- o fideos Pad Thai –sal, solo sal y una gamba.

Nuestra relación no está basada ni en la comunicación ni en la confianza así que te toca a ti hacer algo para arreglar el desastre que has hecho. Quiero macarrones con queso gratinado, pollo asado con patatitas panadera y pescado a la parrilla and I want it now. Haz algo, en serio. La que me has liado, Mikel, de verdad.

Querido Txapelas, te pido mis más sinceras disculpas por el daño causado por nuestras recetas y artículos sobre comida exótica. Hay gente como tu pareja que coge el rábano por las hojas, malinterpreta nuestros mensajes y la lía parda en la cocina intentando ponerse “moderna”. Así que desde aquí proclamo: “Novia de Txapelas, cesa de inmediato tus actividades culinarias orientales, más propias de Fumanchú que de David Chang. Coge tus cuchillos y vete”.

Silvio: Estoy obsesionado desde pequeño con la salsa boloñesa (por cierto vuestra receta me parece la mejor) me enchufo los botes de boloñesa preparada de los supermercados a cucharadas. Imagino que al tener carne procesada y ser salsas industriales, será malísimo y me moriré en dos días, pero no puedo evitarlo. Me gustaría saber si se puede relativizar y no es tan malo como podría parecer, o incluso que dé la increíble casualidad de que esta salsa se salva y puedo comerla sin ningún problema. Otro día os preguntaré por los burritos, porque sigo pensando (en contra de todo el mundo) que son de los platos más equilibrados que hay.

Querido Silvio, todo depende de qué salsa boloñesa consumas. Es posible que existan marcas, imagino que italianas, que elaboren este producto con ingredientes dignos, pero mucho me temo que en los botes habituales en los supermercados españoles te vas a encontrar sorpresitas poco saludables: azúcar añadido, sal a cascoporro, grasas vegetales dudosas y detritos cárnicos. Mi consejo: prepárala en casa en cantidades industriales con verduras frescas y carne picada delante de ti por el carnicero, y congela en dosis más pequeñas. Y en cuanto a los burritos, un poco lo mismo: bien hechos, son un alimento perfectamente razonable, con legumbres, arroz, carne y verduras; en su versión guarrindonga de cadena de comida basura, un plato del que huir.

Gonzalo: Estaba mirando mis redes sociales gays favoritas y alguien me recordó a ti, por eso me he acordado de mandarte este mensaje. Por cierto, no temas, no eres mi tipo, me van del estilo gordete-fuertote, si conoces a alguno así que esté interesado en 1.91 de extremeño versátil, avísame, que los que me molan rara vez me hacen caso. A lo que iba, hace poco descubrí en un centro comercial local de Cáceres este producto del que te adjunto fotos. Me he convertido en fans total, me viene genial para salsas, pizzas o cuando te hace falta un puntito de tomate, y no tienes o no quieres usar solo un cachito de uno. Quería saber si has usado un producto similar y tu opinión, pero vamos, que no creo que lo conozcas, esto es algo de Badajoz, como yo, y ya sabemos que los de "ciudades guays" como tú difícilmente vais a dignaros a bajar de vuestro pedestal psicológico...

Querido Gonzalo, tu pregunta no tiene ningún interés, pero como eres gay, alto y extremeño, entras en el Aló. Lo de versátil ya me lo creo menos, que seguro que eres de esos pasivillos que les da apuro reconocer que lo son. ¡No seas tonto, hombre, que no hay nada malo en disfrutar con el bullate! No conozco esta salsa porque, como bien dices, no desciendo con frecuencia desde mi “pedestal psicológico” (¿ein?) hasta Badajoz, pero parece un simple tomate concentrado al que no le veo ninguna objeción. He usado alguna vez productos similares, y vienen muy bien para potenciar el sabor en guisos, potajes o sopas, en vez de echar pastillas de caldo o guarreridas similares.

Fernando: me gustaría fermentar licuados licuados de alóe, de papaya, de aguacate, chirimoya, etc., etc., creo que tendría que ponerle agua con sal, que podría ser directamente agua de mar, ¿pero en qué proporción? ¿Se podrían emplear también cítricos?

Querido Fernando, algo me dice que con tus experimentos de fermentar zumos de frutas vas a acabar o a) borracho como una cuba o b) ingresado en el hospital. Pero dejemos que hable alguien que sabe unas tres millones de veces más que yo del tema: Matthew Calderisi, de la tienda especializada Ferment9. "Purés, salsas y licuados son muy difíciles de fermentar por no poder guardar el sustrato fermentable bajo una salmuera. Sería mejor fermentar trozos enteros y después licuarlos, como hacemos nosotros con nuestro gazpacho fermentado. El aloe y aguacate no tienen suficientes azúcares para una fermentación adecuada. Además, el aguacate es muy graso, lo que puede aumentar el riesgo de botulismo.

Fernando, después de fermentar un licuadito de chirimoya.. GIPHY

Según Matt, se pueden fermentar cítricos (como limones marroquíes fermentados enteros) pero hay algo que tener en cuenta: "En mezclas, los cítricos darán un sabor agrio. Si utilizas solo el zumo de limón, el resultado podría ser demasiado ácido, y el zumo de naranja dará bastante azúcar".

Julie: Aló Comidista, ¿hay una diferencia entre las gambas al ajillo y las gambas al pil pil? Y si la hay, ¿cuál es? Gracias desde Nueva Orléans, Luisiana.

Querida Julie, hasta donde yo sé, son lo mismo. Las gambas al pil pil son las gambas al ajillo pero mal llamadas. El pil pil es una salsa de origen vasco que se hace con pescado, principalmente con bacalao. La gelatina del mismo emulsiona con el aceite de oliva aromatizado con ajo y guindilla a base de menear la cazuela. Probablemente la confusión viene de que los ingredientes del ajillo son los mismos, pero con unas gambas difícilmente vas a conseguir un pil pil de verdad.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista