Sacher: La tarta de chocolate más famosa del mundo

La receta de la legendaria tarta austriaca es secreta. Por eso te enseñamos la versión de una de las mejores pastelerías de España, aún más lujuriosa.

  • Comentar
  • Imprimir

No sufras: no te vamos a contar por trigésimocuarta vez la historia de la tarta Sacher (resumen exprés por si no la sabes: la inventó el pastelero Franz Sacher en Viena en 1832 para un banquete del príncipe Clemente Wenceslao Lotario de Metternich). Tampoco te ahogaremos en tópicos romanticones sobre la repostería clásica centroeuropea y los viejos cafés de la capital del Imperio Austrohúngaro. Hoy toca ir al grano, a cómo elaborar esta torte con todo su glamour viejunen. O por lo menos, a aproximarse en lo posible al original.

La receta de la Sacher es secreta, pero en la pastelería Canal de Barcelona preparan una de las versiones más logradas que he probado. Y menos dulzona, lo que para mí la convierte en más placentera. Prepararla es menos difícil de lo que pensabas, siempre que tengas en cuenta los importantes detalles que Lluís Estrada explica en el vídeo de arriba. Si te conformas con la triste versión escrita de la receta, la tienes aquí abajo.

TARTA SACHER DE LA PASTELERÍA CANAL

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 6 huevos
  • 200 g de azúcar
  • 100 g de chocolate negro (72% cacao)
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de harina
  • 6 g de impulsor (levadura tipo Royal)

Para la cobertura

  • 300 g de chocolate negro (72% cacao)
  • 200 g de mantequilla

Para la trufa

  • 900 g de nata 35% MG
  • 400 g de chocolate negro (72% cacao)
  • 35 g de azúcar

Otros

  • Mermelada de albaricoque
  • Fruta fresca variada para decorar

Preparación

  1. Empezar con el bizcocho poniendo su chocolate en un bol y fundiéndolo en el microondas. Añadir la mantequilla cortada en dados y acabar de fundirlo sin que llegue a calentarse mucho. Reservar.
  2. Tamizar la harina y el impulsor.
  3. Montar las claras de los huevos con un batidor eléctrico, y cuando empiecen a espumar, añadir la mitad del azúcar (100 g). Acabar de montarlas hasta que cojan consistencia.
  4. Batir las yemas con el resto del azúcar (100 g) en otro bol con un batidor eléctrico hasta que cojan un color pálido.
  5. Mezclar con cuidado las claras y las yemas. Añadir la harina tamizada y finalmente el chocolate derretido con mantequilla. Terminar de mezclarlo con suavidad y llenar con la mezcla dos moldes iguales redondos de silicona.
  6. Hornear en horno precalentado a 180 grados unos 20 minutos, o hasta que estén hechos.
  7. Desmoldar y dejarlos enfriar.
  8. Seguir con la cobertura (aviso: las cantidades son muy generosas por si acaso; si tienes mano con la repostería, puedes reducirlas una cuarta parte respetando las proporciones). Fundir su chocolate en el microondas. Añadir la mantequilla cortada en dados y acabar de fundirla. Reservar.
  9. Continuar con la trufa (aviso: con las cantidades ocurre lo mismo que con la trufa). Poner a hervir 400 g de la nata con el azúcar en una cazuela. Cuando arranque el hervor, verterla sobre el chocolate picado.
  10. Dejarlo reposar unos minutos y acabar de mezclarlo con un batidor eléctrico. Enfriar en un recipiente hermético.
  11. Montar dos terceras partes de la nata restante. Mezclar el preparado anterior con un poco de nata líquida y nata montada, hasta que tenga una textura cremosa y esponjosa. Reservar.
  12. Recortar la base y los laterales del bizcocho hasta dejarlo bien redondo. Cortarlo por la mitad horizontalmente y poner una fina capa de mermelada entre las dos mitades.
  13. Cubrir el bizcocho con una capa fina de la trufa y alisarlo con una paletina, dejando la superficie lo más lisa posible. Meterlo en el congelador y dejarlo hasta que se congele.
  14. Calentar ligeramente la cobertura. Bañar con ella el bizcocho, previamente colocado sobreuna reja. Terminar decorando con alguna frambuesa, fresa o arándano.

Nota: las cantidades para el bizcocho que se incluyeron en la versión original de este texto estaban aumentadas en un 50% respecto a las del vídeo, por lo que salía una tarta idéntica pero más grande. Para evitar confusiones y ataques de histeria en plena elaboración, las hemos unificado. Rogamos las disculpas, como dijo una cocinera en 'Pesadilla en la cocina'.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista