Polos de albaricoque y yogur griego
No nos hacemos responsables de que acabes rechupeteando la pantalla.

Polos de albaricoque y yogur griego

  • Comentar
  • Imprimir

Estos 'jetapolos' de fruta son perfectos para rechupetearlos sin que te confundan con un oso y refrescarte al mismo tiempo. Solo necesitas un congelador y dos manitas para hacerlos.

Chuperretear fruta congelada es algo que hacemos tanto los animales del zoo como servidora durante el verano (aunque no en la misma jaula). No es raro verme en los 32 grados de mi cocina en agosto rebuscando en el congelador hasta dar con la bolsa en la que guardo fresas o trozos de plátano congelados y amorrarme como un bebé ansioso hasta sentir el frío extremo en los labios. Cada una pasa la canícula como puede, oye.

Cuando quiero hacerlo con algo más de elegancia y que no me confundan con una osa, hago polos. O jetapolos, que tampoco haya que esmerarse demasiado con la elaboración. Hoy os traigo un jetapolo de albaricoque venido a más que solamente os exigirá triturar y trocear unos albaricoques, desmenuzar unas galletas y mezclar cositas. Agotador, lo sé, pero a cambio de tanto trabajo podréis chupar un polo frío, rico y hecho en casa con el que llevar mejor un ratito del verano.

A mí el yogur me gusta de toda la vida sin edulcorar; dulce me da tanto asquete que si me pones azúcar no me lo como, por eso estos polos los hago a pelo, sin dulzainas. Si el dulce te puede, le puedes añadir un poco de miel, pero la manera más natural de conseguir un polo con su cosa dulce y su canesú es usar fruta que esté muy madura. Si compras albaricoques tiesos y acidorros, este polo no te va a gustar demasiado. Si los compras maduritos y reventones, lo mismo te enamoras.

Y como hoy me he levantado con ganas de contentar a todo el mundo, la receta tiene dos versiones para hacer los polos: con capas y sin capas, para que los capistas y los no capistas del universo sean felices a partes iguales.

No puedo dejar pasar la ocasión para recordar la etapa polística del Luis XIV de esta maravillosa web, nuestro Sire Mikel López Iturriaga, que nos dejó hitos como un picante polo de sandía limón y chile o este polazo tan pintón hecho con cerezas, vainilla y coco. Que usted lo chupe bien.

Dificultad

Para gente con los dedos congelados.

Ingredientes

Para 12 polos

  • 300 g de yogur griego cremoso
  • 8 albaricoques pequeños muy maduros
  • 1 cucharadita de miel (opcional)
  • 6-8 galletas Lotus
  • 1/2 vaina de vainilla

Preparación

  1. Abrir la vainilla a lo largo y rascar el interior.
  2. Mezclar poco a poco la pulpa de la vainilla con el yogur griego, probando para dar con el punto de vainilla al gusto. Si vas a endulzar los polos con la miel, mézclala ahora.
  3. Desmenuzar las galletas hasta conseguir una arena gruesa.
  4. Lavar y secar los albaricoques y eliminar el hueso.
  5. Triturar la mitad de la fruta hasta conseguir una papilla. Trocear la otra mitad.
  6. Para hacer polos en capas, llenar una manga pastelera con el yogur e ir haciendo capas de yogur, albaricoques triturados, galletas en polvo y trocitos de albaricoque hasta llenar el molde, cuidando que la última capa sea también de yogur. Colocar la tapa.
  7. Para hacer polos sin capas, mezclar el yogur con los albaricoques triturados, los troceados y las galletas desmenuzadas. Rellenar con esa masa los moldes de yogur y colocar la tapa.
  8. Antes de taparlos, golpear varias veces los moldes con suavidad sobre la encimera para eliminar las burbujas de aire que se puedan formar en el interior.
  9. Congelar los polos durante 6-8 horas o hasta que estén congelados por completo.
  10. Sacar del congelador y pasar los moldes por un chorro de agua caliente para poder desmoldar.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista