Tirabeques, mango y requesón
El verano está para no complicarse.

Tirabeques, mango y requesón

  • Comentar
  • Imprimir

Pocos ingredientes y aún menos tiempo de preparación en una receta que mezcla el crujiente de los tirabeques -o la judía verde, si no los tienes a mano- con la dulzura del mango y un cremoso requesón.

Desde que el verano ha llegado sin compasión, cada vez apetecen platos más sencillos, ligeros y refrescantes. Este es un ejemplo de no-receta en toda regla: no me creo que alguien no sea capaz de coger una sartén, saltear dos elementos, condimentarlos con alegría y acompañarlo todo con un poco de buen queso fresco. Sí que se me puede pasar por la cabeza que algunos no sepáis qué es un tirabeque o que no hayáis comido un mango en vuestra vida: en ese caso, creo firmemente que la felicidad os inundará cuando catéis el primero (confieso que tengo adicción estacional).

Volviendo a los tirabeques, me encantan por su sabor delicado y su punto dulce, también porque se preparan en un tris simplemente salteándolos un poco o hirviéndolos en agua con sal apenas un minuto, y también porque combinan muy bien con muchas cosas. Hoy en día no es difícil encontrarlos si preguntáis por ellos en vuestra frutería de confianza: ojo, que también son conocidos como 'bisaltos'. Si queréis buscarles sustituto más sencillo todavía, podéis optar por unas judías verdes planas; si les quitáis las hebras laterales y las cocéis en agua hirviendo con sal unos cuatro minutos antes de saltearlas, el resultado será bastante parecido.

La mezcla entre el mango y el tirabeque funciona muy bien, y además permite que os lo podáis comer en el momento o dejarlo para más tarde y disfrutarlo frío casi a modo de ensalada: vigilad con no sobrecocer la verdura para que no se quede triste y reblandecida. El dulzor de los mangos que están llegando ahora que aprieta el caloret va genial en de esta receta, aunque esta fruta tropical todavía nos está llegando casi siempre del otro lado del atlántico. Si queréis mangos nacionales tendréis que esperar a agosto que empiecen a llegar los de la zona de la Axarquía, pero ya no tendréis tirabeques disponibles, ¡la temporada manda!

Para terminar la receta una vez salteados los tirabeques y el mango con un poco de aceite de oliva virgen extra, yo sólo le doy un toque de alegría con un poco de zumaque, una especia de Oriente Medio que aporta un contrapunto ácido: la compro en Black Pepper & Co, el paraíso madrileño de cualquiera a quien le guste la cocina, los aliños y los sabores exóticos. Si no tenéis esta delicia a mano, podéis rallar un poco de piel de limón (solo la parte amarilla, que si no amarga).

Dificultad

Para zotes.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 400 g de tirabeques
  • 1 mango ni muy duro ni muy blando
  • 200 g de requesón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Un poquito de zumaque o sumac

Preparación

  1. Limpiar ligeramente los tirabeques retirándoles las puntas y, si tuviesen, los hilos gruesos laterales.
  2. Pelar el mango y trocearlo, separando primero las dos partes más grande con el cuchillo plano pegado al hueso, y después lo que quede en los laterales. Cortar cada una de estas partes en láminas de aproximadamente un cm).
  3. Calentar una sartén a fuego fuerte. Cuando ya esté bien caliente añadir un poco de aceite y los tirabeques, salteando sin parar hasta que se hinchen y tuesten un poquito (45 segundos, aproximadamente).
  4. Incorporar el mango al salteado, darle un par de vueltas más para que se mezcle todo y condimentar con sal y pimienta negra.
  5. Servir con un poco de requesón encima, espolvoreando zumaque o ralladura de limón por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista