Una bomba de sabor llamada miso

El miso no sólo sirve para hacer sopas japonesas: puede mejorar aliños, cremas frías, salsas, verduras o carnes. Usarlo es mucho más fácil de lo que imaginas.

  • Comentar
  • Imprimir
Muslitos de pollo con el sabor por las nubes /

Si nunca has cocinado con miso en tu vida, puede que al leer sobre él te vengan tres prejuicios a la cabeza:

1) Es un invento raruno japonés.

2) Es comida de hippies, macrobióticos y ecopijos.

3) No voy a saber cocinar con eso porque la comida exótica no es lo mío.

Ahora respira hondo y repite conmigo: el miso es tirado de usar, vale para un montón de platos que no tienen por qué ser orientales, y es uno de los mejores potenciadores de sabor que existen en el planeta. Esta pasta japonesa alegra aliños de ensalada, marina carnes, lleva a la estratosfera a verduras asadas o convierte una simple crema en un festival. Y todo ello con un procedimiento apto para torpes mayúsculos: disolver en un poco de líquido y añadir. Y ya.

En el vídeo de arriba tienes cinco ideas para introducirte en el misomundo. Os aseguro que todas son un descubrimiento, y que vuestra vichyssoise nunca volverá a ser la misma si las ponéis en práctica.

ALIÑO PARA ENSALADAS

Mezclar dos cucharadas de miso rojo, dos de vinagre de arroz, dos de aceite de girasol y dos de aceite de sésamo.

Sazonar con una pizca de jengibre fresco rallado, otra de cayena y pimienta negra.

Sirve para aliñar cualquier ensalada verde, especialmente con espinacas, endivias, anchoas o nueces.

 

MANTEQUILLA DE MISO

Mezclar 60 g de mantequilla con 40 de miso rojo.

Untar con esta mezcla patatas, zanahorias, calabaza o cualquier verdura asada en el horno o en la parrilla.


POLLO MARINADO

Para 4 personas

Mezclar dos cucharadas de miso rojo, dos de salsa de soja, dos de vino blanco, dos de azúcar moreno y una cucharadita de jengibre en polvo.

Embadurnar 1 kg de muslos o contramuslos de pollo con la mezcla y dejarla reposar en la nevera entre 5 horas y dos días.

Asar en el horno a 180ª unos 30 minutos.

 

MISONESA

Mezclar tres cucharadas de miso blanco, tres de mayonesa y dos de vinagre.

Si se quiere que pique un poco, añadir una cucharadita de cualquier salsa picante.

Utilizar la misonesa para un sándwich vegetal, una hamburguesa o un pepito de ternera.

 

VICHYSSOISE SABROSA

Para 4 personas

Rehogar medio kilo de puerro picado con mantequilla en una olla durante 5 minutos a fuego suave.

Añadir 250 g de patatas peladas y picadas y un litro de agua o caldo de pollo o verduras.

Cuando llegue a hervir, cocer unos 20-30 minutos o hasta que la patata esté muy hecha. Triturar y dejar que se temple.

Disolver dos cucharadas de miso blanco en 150 ml de nata líquida, añadir y remover bien. Reposar en la nevera hasta que se enfríe.

Servir si se quiere con unas yemas de espárrago blanco o verde cocido y un poco de queso azul desmigado como guarnición.

Si haces estas recetas, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te salen mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista