Caracolas rellenas de ricota de albahaca
Más ensalada que pasta.

Caracolas rellenas de ricota de albahaca

  • Comentar
  • Imprimir

Esta ensalada de pasta tiene mucho más de lo primero que de lo segundo, y hará las delicias de los amantes de la albahaca gracias a una sabrosa ricota aromatizada (y muy verde).

En verano las ensaladas de pasta suben a los primeros puestos del ranking de platos apañados. El problema es que en general esos platos tienen poco de ensalada y mucho de pasta, sobre todo cuando son básicamente un plato de este ingrediente, frío y adornado con unas cuantas aceitunas, atún de lata y maíz de bote.

Pero con estos calores, es bien cierto que lo único que apetece son platos fresquitos, rápidos de preparar y que estén ricos. Nadie duda de que las “ensaladas de pasta” cumplan las dos primeras premisas; sobre la tercera, me reservaré mi opinión de oficinista que se ha tenido que chupar innumerables menús del día durante las calurosas jornadas de verano. Por eso, me atrevo a transformar este socorrido invento en algo mucho más ensaladero, lleno de sabor y con la pasta en su mínima expresión.

Las caracolas típicas de las sopas de Navidad que se preparan en Cataluña y Baleares funcionan a la perfección en esta receta, aunque en realidad cualquier pasta que se pueda rellenar cumplirá con la función deseada. Doy fe -y quienes han tenido la suerte de probar este invento también-, de que este plato es fácil y rápido de preparar, además de ser una delicia para los amantes de la albahaca (con la que os recomiendo ser generosos si queréis que el plato tenga saborazo).

Dificultad

Apta para cualquier persona que sepa rellenar una caracola de pasta.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 12 caracolas de pasta
  • 250 g de ricota o requesón
  • 150 g de brotes de espinacas
  • Un manojo de albahaca fresca (de unos 15-20 gramos)
  • 8 tomates cherry
  • ½ limón
  • ½ diente de ajo
  • Un puñado de piñones
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

  1. Poner agua con sal a hervir y cocer las caracolas de pasta siguiendo las instrucciones del fabricante.
  2. Reservar un par de ramas de albahaca y preparar la ricota verde. Para ello, poner en el recipiente de la batidora la albahaca restante y la ricota, con una cucharada sopera de aceite de oliva, un chorrito de zumo de limón, el ajo y una pizca de sal. Batir hasta obtener una textura homogénea, probar y ajustar de sal y/o limón. Reservar.
  3. Calentar una sartén antihaderente y tostar los piñones, hasta que adquieran un bonito tono dorado.
  4. Preparar el aliño picando los tomates cherry y la albahaca restante. Ponerlos en un recipiente con el aceite de oliva, una pizca de sal y otro chorrito de limón. Incorporar los piñones y mezclar todo bien.
  5. Cuando la pasta esté cocida, escurrirla y enfriarla bien con agua del grifo para cortar la cocción. Rellenar las caracolas con la ricota verde. Montar el plato poniendo una base de espinacas y aliñando con la vinagreta de tomates cherry y piñones.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista