Tres salsas frescas para gambas y langostinos
Para pasarse el verano mojando.

Tres salsas frescas para gambas y langostinos

  • Comentar
  • Imprimir

Las gambas y los langostinos son también para el verano, pero si quieres chuperretear como es debido necesitas una buena salsa untuosa. Nosotros te damos tres para que lo goces durante la canícula.

Las gambas y los langostinos son para el verano: en la barbacoa son un éxito asegurado -siempre que la cocción sea correcta y no queden churrumadas y secas-, a la plancha son la versión más parecida que puedes hacer dentro de casa y si las compramos ya cocidas pueden ser una cena rápida, sencilla y sin necesidad de encender el fuego. Si el ahorro prevacacional no da para gambas, siempre podemos recurrir al socorrido langostino, de precio más ajustado y resultado también satisfactorio.

Para dar lo mejor de sí mismos y aumentar el placer del chuperreteo, lo ideal es acompañarlos con alguna salsa untuosa y con un punto cítrico (el marisco y el limón, la naranja y la lima son buenos amigos). Hoy proponemos no una, ni dos, sino tres salsas sencillas y con una elaboración adecuada a las ganas de cocinar que dejan los 35 grados a la sombra que nos está regalando este verano.

Una tiene como base la clásica mayonesa -gran compañía para el marisco cocido cuando se toma frío-, que se va de viaje a Italia gracias a un toque suave de tomate seco y un poco de albahaca. Conseguimos otro aderezo de acabado cremoso, esta vez sin huevo -por si hay alérgicos o necesitamos algo que pueda aguantar un poco a temperatura ambiente- gracias a la textura del aguacate. Y rematamos con una salsa en el sentido más mexicano de la palabra: un pico de gallo con un punto afrutado de mango (y un poco de aceite de oliva, nada canónico pero muy práctico para impregnar nuestras gambas gracias a la magia de la emulsión). Estas salsas, en las cantidades que proponemos, pueden ser suficientes para seis personas y una buena cantidad de gambas... o solo para dos, si eres de mojar cada unas varias veces y hasta la manga.

Si no sabes por dónde empezar con la cocción del marisco, tal vez esta guía rápida para que quede jugoso te ayuda con el problema de base. Solo necesitarás agua, sal, hielo, un fogón y unos pocos minutos: el resultado es tan espectacular que no volverás a comprar langostinos cocidos en la vida (por muy vagoneta que seas).

PICO DE GALLO CON MANGO

Ingredientes

  • Una cebolleta
  • Un tomate de pera
  • Cilantro fresco picado al gusto
  • ½ mango sin piel (unos 150 g)
  • Jalapeños frescos o en escabeche, al gusto
  • El zumo de dos limas
  • Dos cucharadas de aceite de oliva
  • Sal

Preparación

  1. Lavar y picar el tomate en daditos. Hacer lo mismo con la cebolleta pelada y el mango. Mezclar con el zumo de lima, un poco de sal, el cilantro y el aceite y dejar reposar en un tarro cerrado en la nevera al menos media hora. Justo antes de servir, agitar el tarro durante 30 segundos hasta que el aceite y el zumo de lima emulsionen un poco.

SALSA DE AGUACATE Y CHILE DULCE

Ingredientes

Preparación

  1. Triturar los aguacates -sin piel ni hueso- con el ajo, el limón y un poco de sal. Poner en un bol con la salsa de chile dulce por encima.

MAYONESA DE TOMATE SECO Y ALBAHACA

Ingredientes

  • 150 g de mayonesa
  • 6 tomates secos (en aceite o hidratados durante media hora en agua tibia)
  • 10 hojas de albahaca
  • Una cucharada de alcaparras
  • Pimienta
  • Zumo de limón (opcional)

Preparación

  1. Triturar la mayonesa con los tomates secos con una batidora o robot de cocina. Picar las alcaparras a mano y añadirlas a la mezcla, junto con un poco de pimienta recién molida. Si se quiere, añadir un poco de zumo de limón y terminar con la albahaca picada fina por encima.
  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista