Trempó: la ensalada de verano de los mallorquines
Hay vida más allá de la sobrasada.

Trempó: la ensalada de verano de los mallorquines

  • Comentar
  • Imprimir

No todo son ensaimadas y sobrasadas en Mallorca: cuando llega el calor, en Baleares se dan a la ensalada como si no hubiera un mañana. Pero no a una cualquiera, no: al trempó.

Querida península: en Mallorca, hay vida más allá de la sobrasada y la ensaïmada. La ensalada veraniega por antonomasia de la isla balear no puede ser más sencilla: tomate, pimiento, cebolla, aceite y sal. A partir de esta base, que ya es exquisita de por sí, hay quien le añade su toque personal; vinagre, aceitunas pisadas, alcaparras, hinojo marino, garbanzos, alubias, judías verdes cocidas, patata cocida, huevo duro, atún, anchoas, manzana, albaricoque e incluso melocotón. Imaginación al poder, el cielo es el límite. Se puede servir como entrante, plato único o acompañamiento de un segundo, para comer y también para cenar: es uno de los alimentos más cotidianos y queridos de la gastronomía mallorquina veraniega.

Los puristas del trempó nos recomiendan usar tomates maduros, poco ácidos y muy carnosos; hay que pelarlos siempre. Idealmente, los pimientos y la cebolla deben ser autóctonos y provenir de la huerta mallorquina. En su defecto, a los peninsulares nos sugieren usar pimientos de los llamados blancos o italianos y cualquier cebolla blanca y dulce, de sabor ligero y olor poco intenso. Las cantidades de cada ingrediente son importantes, porque el éxito del plato reside en su proporción; mucho tomate, algo de pimiento y poca cebolla.

El aliño también tiene su intríngulis. Hay que ser generosos con el aceite, pero sin excederse: los doctos afirman que el excedente de aceite que queda en el fondo del plato viene a ser lo que el socarrat a la paella. Así que aseguraos de acompañarlo con una buena rebanada de pan. Si es del moreno, mejor. Estos mismos expertos también creen que el orden de los factores sí altera el producto y apuestan por una secuencia de elaboración concreta y estricta; primero el tomate, después el pimiento, la cebolla, la sal y finalmente el aceite. Para ellos, consumir el trempó fuera de los meses de verano es un delito grave y abogan por su penalización.

Trempó, trampó, trompó (no hay consenso) proviene del verbo mallorquín trempar, que significa aliñar. Nada que ver con las connotaciones sexuales que tiene el mismo vocablo para los catalanoparlantes peninsulares.

Dificultad

Tomate, pimiento, cebolla y chimpún.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 3 tomates maduros grandes
  • 2 pimientos verdes medianos
  • Una cebolla blanca dulce pequeña
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

  1.  Pelar los tomates y cortarlos en trozos medianos. Cortarlos pimientos por la mitad, quitar los nervios y semillas y picarlos en trozos medianos. Pelar la cebolla y cortarla en trozos medianos.
  2. En un bol, colocar el tomate, el pimiento y la cebolla. Mezclar bien.
  3. Salar. Aliñar generosamente con aceite, pero sin que los ingredientes naden en él. Remover y servir: para que este plato sea todavía más refrescante, se puede meter en la nevera un ratito antes (pero sin que se quede helado).

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista