Al César lo que es del César
Al César lo que es del César.

Ensalada César de coles de Bruselas y pollo

  • Comentar
  • Imprimir

Una versión otoñal con una salsa que requiere una cierta pericia y coles de Bruselas en lugar de lechuga: atrévete a probarla y repetirás. De paso, aprenderás a hacer 'croutons' sin fritanga.

Si César Cardini levantase la cabeza y viese lo que he hecho con su famosa ensalada, seguro que me pone a fregar platos durante toda la eternidad. O tal vez no, a lo mejor le gusta la idea de utilizar coles de Bruselas en lugar de lechuga, o quizás se la traiga al pairo porque en realidad no fue él quien inventó la famosa ensalada.

El origen de la ensalada César está envuelto en misterio y leyendas, pero sea quien sea su creador, lo que es bien cierto es que, en 1953, la Sociedad Internacional de Epicúreos la proclamó como la mejor receta creada en América en 50 años. No sólo su origen es un misterio, sino que la composición de los ingredientes también se viste de polémica. Si bien muchos dirían que la anchoa forma parte de los ingredientes, parece que la receta original no llevaba anchoas, pero sí salsa Worcestershire -también conocida como Perrins, el nombre de la marca comercial más popular-, que las incluye en su composición.

Sea como sea, la ensalada César es absolutamente deliciosa y me he tomado la libertad de hacer mi interpretación con coles de Bruselas, que estamos en plena temporada y son más nutritivas que la lechuga. Además, como fan de las anchoas me he decantado por una buena cantidad bien picadita y una puntita de mostaza, en lugar de salsa worcestershire. Que no te de miedo eso de comer coles de Bruselas crudas: te aseguro que su sabor es muy suave y la salsa César te ayudará a convencerte de que sí, se puede.

Dificultad

Si superas la parte del huevo, lo tienes hecho.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 200 g de pechuga de pollo de corral
  • 250 g de coles de Bruselas
  • 2 rebanadas de pan del día anterior
  • 40 g de queso parmesano rallado
  • 6 anchoas
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón
  • 1 diente de ajo
  • ½ cucharada de postre de mostaza tipo Dijon
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Cortar el pollo a tiras alargadas, salpimentarlo y reservar en la nevera unos 15 minutos o el tiempo que se tarde en preparar el resto de los ingredientes.
  2. Lavar bien las coles de Bruselas. Secarlas con ayuda de un paño limpio o papel de cocina. Cortar la base y picarlas en juliana con un cuchillo bien afilado o una mandolina. Reservar.
  3. Para hacer los croutons de pan, pelar y picar el ajo. Tostar el pan en la tostadora hasta que quede ligeramente dorado. Posteriormente, cortarlo en dados. Calentar dos cucharadas soperas de aceite de oliva en una sartén mediana y añadir el ajo. Cuando empiece a oler ligeramente, añadir el pan y terminar de dorar por todos los lados a fuego medio, para que no se queme el ajo. Retirar de la sartén y reservar.
  4. Limpiar la sartén con papel de cocina, con cuidado de no quemarse. Añadir una cucharada sopera de aceite de oliva y calentar a fuego alto. Incorporar el pollo y cocinar unos 2-3 minutos por cada lado, según el grosor, o hasta que adquiera un tono dorado por fuera. Recuerda que siempre puedes comprobar si está hecho cortándolo por el centro con un cuchillo. Retirar de la sartén y reservar.
  5. Atención: los siguientes pasos son críticos para que la receta triunfe. Poner el huevo en un cazo con agua y llevarlo a ebullición. Mientras tanto, picar las anchoas hasta que queden casi hechas una pasta y añadirlas a una ensaladera junto a las coles de Bruselas en juliana, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva, el zumo de limón, la mostaza, el parmesano, sal y pimienta al gusto. No mezclar aún.
  6. Cuando el huevo lleve 2 minutos exactos hirviendo, apagar el fuego y refrescar ligeramente el huevo con agua corriente. Inmediatamente y con cuidado de no quemarse, partir el huevo directamente en la ensalada: la yema estará líquida y la clara semicoagulada. Recoger con ayuda de una cuchara los restos de clara que queden en la cáscara y verterla en la ensalada.
  7. Mezclar ahora todos los ingredientes con brío para que queden bien integrados y las hojas estén bien cubiertas por el aliño. Probar y terminar de ajustar de sal, pimienta, limón o mostaza, si fuese necesario. En el momento de servir, añadir el pollo y los croutons de pan. Si sobra, guardar en la nevera y consumir dentro de las 24 horas siguientes.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista