Siguiente entrega: caldereta
Siguiente entrega: caldereta.

Con las manos en la masa: Cochifrito

  • Comentar
  • Imprimir

En homenaje a Elena Santonja, El Comidista continúa publicando todas las recetas mencionadas en la sintonía de su programa 'Con las manos en la masa'. Hoy toca cochifrito de cordero, que no de cochinillo.

En El Comidista seguimos canturreando el "siempre que llegas a casa me pillas en la cocina", y ya vamos por el tercer platillo de la serie de recetas en homenaje a Elena Santonja, su programa Con las manos en la masa y, de paso, Vainica Doble, responsables de la sintonía del mismo.

En aquel mítico estribillo, después de las papas con arroz y el bonito con tomate llegaba el cochifrito. La Real Academia lo define así, y nos da la primera en la frente:

De cocho, part. irreg. de cocer, y frito.

  1. m. Guisado, muy usado entre ganaderos y pastores, que ordinariamente se hace de tajadas de cabrito o cordero, y después de medio cocido se fríe, sazonándolo con especias, vinagre y pimentón.

No, queridos, lo de cochi- no viene de cochinillo. Quieren despistarnos.

Es decir, que tenemos entre manos una carne que se cuece y se fríe, porque se cocina con algo de líquido hasta que este se reduce y queda casi solo la grasa de la fritura y del propio animal. Es un plato sencillísimo que hacían los pastores y campesinos, suculento con género de calidad, que lo tenían muy a mano. Existen versiones con adobo previo o sin él, como la que nos ocupa.

Las señoras de Vainica Doble no especifican con qué animalejo hacían el cochifrito, y aunque el  hecho con cochinillo parece ser algo más habitual en regiones como las Castillas y Andalucía, hemos optado por hacerlo con cordero lechal. Primero, porque vivimos al límite, y segundo, porque tampoco es tan habitual encontrar cochinillo en cualquier carnicería sin encargos ni Navidades de por medio.

Dificultad

Lo podría hacer un niño de cuatro años, parafraseando a Groucho. Que traigan uno.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1,5 k de cordero lechal en trozos más bien pequeños (cortado por el carnicero, si puede ser)
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • ½ cucharadita de pimentón de la Vera, picante
  • Sal
  • Pimienta en grano
  • Aceite de oliva
  • 1 vaso de vino blanco
  • Agua o caldo de carne
  • Un poco de vinagre
  • Patatas a lo pobre o verduras a la brasa para acompañar

Preparación

  1. Pelar y picar las cebollas finamente y pelar y majar los ajos. Reservar.

  2. Salar las piezas de cordero. Calentar aceite de oliva virgen en una cazuela o sartén honda, y dorar el cordero a fuego vivo.

  3. Retirar el cordero y sofreír la cebolla hasta que esté transparente. Añadir el ajo y dar unas vueltas hasta que el ajo se empiece a dorar, con cuidado de que no se queme.

  4. Devolver el cordero a la cazuela y añadir el pimentón y los granos de pimienta machacados. Dar unas vueltas, pero no más de un par de minutos para que no se tueste demasiado el pimentón y amargue

  5. Verter el vaso de vino. Completar con agua o caldo de carne hasta cubrir el cordero, y salar. Cocer a fuego muy suave, destapado, hasta que el líquido se consuma casi por completo; el cordero debe quedar casi seco.

  6. Añadir un chorretón de vinagre al final, tapar la cazuela y, con el fuego ya apagado, dejar reposar 10 minutos. Servir aún caliente, por ejemplo, con unas buenas patatas a lo pobre o unas verduritas a la brasa.

Más platos de la sintonía de Con las manos en la masa.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista