Sopa de ajo contra sopa de cebolla

Dos básicos, ajo y cebolla. Dos países, España y Francia. Dos formas de entender la cocina más humilde y reconfortante. Aprende a hacer estas sopas y muere de gusto diciendo "¡qué buena!" u "oh la la!".

  • Comentar
  • Imprimir

La sopa de ajo y la de cebolla son como esas películas en las que un actor que ha trabajado toda la vida de secundario consigue un papel principal y gana un Oscar. Dos ingredientes básicos que casi siempre trabajan como refuerzo para que otros se luzcan se convierten de repente en protas, y todos nos asombramos del placer que nos pueden llegar a proporcionar. Apenas acompañados de un poco de grasa, caldo y alguna especia, logran que no echemos de menos a las estrellonas habituales como las verduras, las legumbres, los pescados o las carnes.

También representan, de alguna forma, dos maneras de entender la cocina: la española y la francesa. La sopa de ajo, adusta y castellana ella, tira de aceite de oliva, pimentón, pan y huevo. La de cebolla, más golosa, vive gracias a la mantequilla, el caldo de carne, el vino blanco y el cognac. Las dos nos fascinan por igual, pero se trata de que tú las hagas en casa y decidas en qué lado de los Pirineos vivirías (también vale quedarse con las dos y declararse andorrano). En el vídeo de arriba tienes dos recetas más clásicas imposible: la sopa de ajo de El libro de la cocina española, de Néstor Luján y Juan Perucho, y la soupe à l'ognion de El arte de la cocina francesa, de Julia Child. Que era de California, pero sabía más de cocina francesa que la mayoría de los franceses.

SOPA DE AJO

Para 4 personas

  • 3 dientes de ajo picado
  • 100 g de pan del día, cortado a rebanadas finas
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal 

Preparación

  1. Freír el ajo picado en una cazuela. En cuanto empiece a dorarse, añadir el pan.
  2. Rehogar y añadir el pimentón. Vigilar que no se quemen el ajo ni el pimentón, porque amargan y destrozarían el plato.
  3. Añadir un litro de agua caliente y sal al gusto.
  4. Dejar cocer a fuego lento durante unos 15-20 minutos.
  5. Justo antes de servir, añadir los huevos batidos y remover. La idea es que se cuajen.

 

SOPA DE CEBOLLA

Para 6-8 personas

  • 2 litros de caldo de carne
  • 750 g de cebolla dulce cortada en juliana
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite
  • 100 ml de vino blanco seco
  • 3 cucharadas rasas de harina
  • 3 cucharadas de coñac
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • Sal
  • Pimienta negra

Tostadas de pan

  • 12 a 16 rebanadas de pan blanco
  • Gruyère o emmental rallado
  • Aceite de oliva

Preparación

  1. Calentar el aceite y la mantequilla en una cazuela.
  2. Cuando la mantequilla se haya fundido, añadir la cebolla, remover y tapar la cazuela. Dejar que se cocine a fuego bajo 15 minutos.
  3. Subir el fuego a medio-bajo, añadir el azúcar y una cucharada de sal y dejarlo entre 30 y 40 minutos más, hasta que la cebolla se dore.
  4. Poner a calentar el caldo.
  5. Añadir la harina y dejar dos o tres minutos.
  6. Mojar con el caldo hirviendo, el vino y salpimentar al gusto.
  7. Cocer a fuego suave con el recipiente medio tapado durante 30-40 minutos.
  8. Mientras, calentar el horno a 160 grados y tostar las rebanadas de pan untadas en aceite por ambos lados durante 15 minutos.
  9. Cuando se hayan dorado, cubrirlas con el queso, devolverlas al horno y gratinarlas con el grill.
  10. Antes de tomarla, añadir el cognac a la sopa. Servir en cuencos o platos hondos con las rebanadas de pan con queso encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en El Comidista