Tres asados navideños sin complicaciones

Asar carnes es una de las formas más fáciles de hacer mucha cantidad de comida en Navidad sin demasiado esfuerzo. Aquí tienes tres ideas con ternera, pollo y cerdo que gustarán a casi todo el mundo.

  • Comentar
  • Imprimir

¿Por qué nos gusta tanto comer pavos, capones, corderos, rosbifes y demás animalitos asados en Navidad? Quizá porque son un lujo propio de estas fechas, pero también por un motivo menos rutilante que su excepcionalidad: existen pocas maneras más sencillas y menos laboriosas de dar de comer a mucha gente, y encima con un tipo de plato que suele gustar a casi todo el mundo.

La única dificultad intrínseca de un asado  es encontrar el punto en el que la carne esté tostada pero jugosa. Lógicamente, hay preparaciones farragosas con rellenos, bridados o acompañamientos elaborados, que requieren cierto dominio del arte culinario. Pero hoy nos vamos a centrar en tres propuestas muy facilitas, con poca preparación previa y mínimo riesgo de fracaso. Una lleva ternera; otra, solomillo de cerdo, y la tercera, pollo. Todas son tan sabrosas como vistosas, y si quieres que se te pongan los dientes largos con ellas, no tienes más que mirar el vídeo. Por si te ayuda, también incluimos aquí abajo los textos de las recetas.


SOLOMILLOS DE CERDO CON BONIATO Y ARÁNDANOS

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 solomillos de cerdo de medio kilo cada uno aproximadamente
  • 500 g de boniato
  • 100 ml de Pedro Ximénez u Oporto
  • 250 ml de caldo de carne
  • 50 g de arándanos secos
  • 50 g de pistachos picados
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  1. Calentar el horno a 200ºC.
  2. Pelar el boniato y cortarlo en trozos grandes. Untarlo con aceite, sal y pimienta. Ponerlo en una bandeja de horno y asarlo durante 20 minutos.
  3. Untar los solomillos en aceite y marcarlos en una sartén. Salpimentarlos y meterlos en el horno encima de los boniatos. Hornear todo 10 minutos más.
  4. Mientras, echar el vino a la sartén donde has marcado los solomillos. Mantenerla un minuto en el fuego y raspar el fondo con una cuchara de madera.
  5. Añadir el caldo de carne y dejar que hierva unos 5 minutos. Añadir los arándanos y dejarlo 1 minuto más.
  6. Sacar los solomillos del horno y envolverlos en papel de aluminio. Dejar que reposen durante 10 minutos.
  7. Servir el solomillo cortado en rodajas con los boniatos y la salsa de arándanos mezclada con el jugo que haya soltado la carne durante el reposo. Decorar con los pistachos por encima.

 

ROSBIF CON NARANJA, MOSTAZA Y ALMENDRAS

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 kg de ternera para rosbif
  • 3 cucharadas de mermelada de naranja
  • 5 cucharadas de mostaza a la antigua
  • 30 g de almendras crudas picadas
  • Sal y pimienta negra
  • Ensalada verde para acompañar

Preparación

  1. Calentar el horno a 220ºC.
  2. Mezclar dos cucharadas de mostaza con y tres de mermelada en un bol.
  3. Hacer pequeñas incisiones en la carne con un cuchillo. Salpimentar, y embadurnarla bien con la mezcla anterior de mostaza y mermelada.
  4. Meter el rosbif en el horno sobre una rejilla con una bandeja debajo y bajar la temperatura a 190 grados. Para que la carne quede poco hecha, dejarla 30 minutos. Si se quiere a punto medio, 45 minutos. Y si gusta muy hecha, 1 hora.
  5. Mezclar en otro bol la cucharada restante de mermelada y las tres de mostaza con las almendras. Aligerar con un chorrito de agua para que quede con consistencia de salsa espesa.
  6. Retirar la carne del horno y dejar que repose unos 10 minutos envuelta en papel de aluminio. Filetear y sirve con la salsa de mostaza, mermelada y almendras, una ensalada y el jugo que haya soltado la carne en el reposo por encima.

 

POLLO AL HORNO SUPERTIERNO CON HORTALIZAS

La técnica de marinado de este pollo está tomada del libro Sal, grasa, ácido, calor, de Samin Nosrat.

Ingredientes

  • 1 pollo de 1,5-1,8 kg (si se es de buen comer, hacer dos)
  • 480 ml de leche (doblar si se hacen dos pollos)
  • 2 limones
  • 250 g de calabaza
  • 2 chirivías
  • 4 zanahorias
  • 4 ramitas de romero
  • 1 cabeza de ajo
  • Sal

Preparación

  1. Poner la leche en un recipiente y añadir el zumo de un limón. Dejar reposar 10 minutos. Debe adquirir una consistencia espesa.
  2. Salar el pollo e introdúcirlo en una bolsa de plástico, a poder ser de cierre hermético.
  3. Verter la mezcla dentro de la bolsa y dejarlo en la nevera durante un día. Si la bolsa no es hermética, intentar cerrarla de manera que el líquido no se salga.
  4. Sacar el pollo de la nevera 1 hora antes de cocinarlo. Calentar el horno a 220ºC.
  5. Mientras el pollo coge la temperatura ambiente, pon en una bandeja calabaza, chirivías y zanahorias cortadas en trozos grandes. Añade sal, pimienta, dos ramitas de romero, la cabeza de ajo cortada en dos y el limón en octavos, y embadurna bien con aceite.
  6. Sacar el pollo de la bolsa de plástico y secarlo. Salarlo y atar los muslos por los extremos con hilo de cocina.
  7. Poner el pollo en una rejilla sobre una bandeja y meterlo en el horno con los muslos apuntando a la esquina interior izquierda.
  8. Al cabo de 20 minutos, cuando el pollo empiece a dorarse, bajar la temperatura a 190ºC, introducirla bandeja de verduras en el horno y dejarlo 10 minutos más.
  9. Girar la bandeja para que los muslos queden mirando a la esquina interior derecha. Continuar asando el pollo 30 minutos más. Si ves que se tuesta mucho, bajar la temperatura a 170. Estará listo cuando insertes un cuchillo entre muslo y contramuslo y los jugos salgan limpios.
  10. Retirar las verduras y el pollo del horno. Dejar que repose 10 minutos antes de servirlo, cambiando las ramas asadas de romero por las frescas restantes.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista