Sirve para desayunar o la comida que prefieras
Sirve para desayunar o la comida que prefieras.

Nasi goreng de arroz integral

  • Comentar
  • Imprimir

Un plato indonesio que allí suele tomarse para desayunar, pero aquí puede servirnos tanto para una comida como una cena. Se prepara con una base de arroz, salsas sabrosas y verduras salteadas, además de un huevo frito.

El nasi goreng es la versión indonesia del arroz frito y una de las recetas más populares en los Países Bajos, lugar donde he descubierto el plato. Este país no se caracteriza por una cultura gastronómica notable, pero como consecuencia de su pasado colonialista en el sudeste asiático, es bastante habitual encontrar esta y otras recetas de tintes exóticos.

Lo que no sabía es que el nasi goreng fuese tan popular. En 2017, la CNN Travel hizo una encuesta es su página de Facebook para saber cuáles eran las mejores recetas del mundo. Participaron 35.000 personas, y con los resultados elaboraron la lista de las “50 mejores recetas del mundo”. Lo que ocurrió a continuación te sorprenderá: el nasi goreng quedó en segundo puesto, delante de platos tan populares internacionalmente como la lasaña, la paella o el ramen.

Podemos cuestionarnos la validez de una encuesta hecha en Facebook -de hecho, debemos cuestionárnosla-, pero, si bien yo no pondría el nasi goreng en segundo lugar, básicamente porque no he probado todas las recetas del mundo (ojalá), tengo que reconocer que es un plato delicioso.

Tradicionalmente se servía como desayuno en los hogares indonesios utilizando los restos de arroz de la cena anterior. Sí, has leído bien, arroz con sus cositas para desayunar. El nasi goreng es un arroz frito muy aromático (de hecho, eso es lo que significa, arroz frito), con un sabor umami con tintes dulces gracias al uso de kecap manis, una salsa de soja dulce que es la base de la cocina indonesia, y de terasi una pasta de gambas. Se prepara con los vegetales que se tengan a mano, normalmente chalotas, ajos, judías, chile o zanahorias y se añade restos de pollo o ternera del día anterior o gambas. Si no tienes ninguno de esos ingredientes, como me ha pasado a mí, el tofu ahumado le queda estupendamente.

Cada región tiene su variante y como amante del huevo en general y del arroz a la cubana en particular (aunque ambos platos se parecen como un huevo a una castaña), la versión con huevo frito me cautiva. Además de tofu, he usado arroz integral pero si quieres hacerlo más auténtico utiliza blanco arroz largo.

¿Qué no tienes kecap manis ni terasi? ¡Que no cunda el pánico! Puedes preparar algo parecido al kecap manis mezclando dos partes de salsa de soja con una de azúcar. No te estreses, que la cantidad que se usa es pequeña y no te vas a ir al infierno por usarlo como condimento. El terasi lo he sustituido por salsa Worcestershire y el resultado es más que digno. Aún así, si puedes conseguir los dos ingredientes de la receta original, ni lo dudes: el sabor que le dan al arroz es delicioso.

Dificultad

Solo tiene unos pasos más que el arroz a la cubana.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 280 g de arroz integral
  • 100 g de judía verde
  • 2 chalotas medianas
  • 1 zanahoria mediana
  • 2 dientes de ajo hermosos
  • 200 g de tofu firme ahumado
  • 1/4 de chile rojo picante (o al gusto)
  • 1 cucharada sopera de tomate concentrado
  • 2 cucharadas soperas de salsa de soja + 1 cucharada sopera de azúcar (o 2 cucharadas de kecap manis)
  • 1 cucharada sopera de salsa Worcestershire (o 1 cucharada de terasi)
  • 4 huevos grandes
  • 1 cebolleta
  • 100 ml de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Poner en una olla grande abundante agua a hervir con una cucharada de postre de sal. Una vez rompa el hervor, añadir el arroz integral y dejar que hierva unos 20 minutos o el tiempo que indique el fabricante. Si puedes hacerlo el día antes, mejor.
  2. Mientras tanto, poner otro cazo pequeño con agua y un poco de sal a hervir. Lavar la judía verde, quitarle las puntas y los hilos que pueda tener y cortarla a por la mitad. Cuando el agua empiece a hervir, añadir la judía verde y dejar que hierva dos minutos. Preparar un bol con agua fría y añadir las judías bien escurridas para cortar la cocción. Colar y reservar en un plato con papel de cocina absorbente.
  3. Cortar la chalota en juliana y la zanahoria en dados pequeño y reservar. Pelar los ajos y cortarlos en láminas. Cortar el tofu a dados de 1 cm x 1 cm. Picar el chile picante y la cebolleta en juliana. Reservar todo por separado.
  4. Una vez el arroz está cocido, escurrirlo bien y empezar a saltear el resto de los ingredientes. Para ello, calentar un wok a fuego vivo o, en su defecto, una sartén grande. Añadir 4 cucharadas soperas de aceite (40 ml) y saltear la chalota, el ajo, la zanahoria, las judías verdes, el chile y el tofu durante dos minutos.
  5. Añadir el tomate concentrado, la salsa de soja, el azúcar y la salsa Worcestershire *. Remover bien e incorporar el arroz y la cebolleta picada. Apagar el fuego y reservar.
  6. En otra sartén calentar el resto del aceite de oliva y freír los huevos. Servir el arroz en platos con un huevo frito encima. También se puede añadir cebolla frita y acompañarlo de pepino, tomate en rodajas y pan de gambas.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista