Una cerveza negra y ya lo tendríamos
Una cerveza negra y ya lo tendríamos.

Salchichas con Guinness y puré de patatas irlandés

  • Comentar
  • Imprimir

Nos adelantamos a la celebración de San Patricio para tener tiempo de comprar todos los ingredientes necesarios y cocinar esta receta, cuyo puré de patatas lleva cebolleta y una deliciosa salsa de cerveza negra.

Lá Fhéile Pádraig sona daoibh! O lo que es lo mismo, ¡feliz día de San Patricio! Así es, dear friends, este domingo será 17 de marzo y tocará ponerse las mejores galas verdes, dirigirse al pub más cercano y beber cerveza negra hasta ser capaces de pronunciar dicha frase correctamente tres veces consecutivas. Aquí va nuestro pequeño y humilde homenaje a la celebración irlandesa más internacionalizada que, curiosamente, tiene de protagonista a un santo no canonizado de origen inglés -y no irlandés-, llamado Maewyn Succat y no Patricio y cuyo color era el azul (y no el verde).

El día nacional de Irlanda se festeja con cerveza Guinness; el único brebaje del mundo cuyas burbujas van hacia abajo y no hacia arriba. Arthur Guinness, un irlandés protestante y unionista, la creó en 1759 a partir de la porter, un tipo de cerveza inglesa. Como tantas otras empresas, la suya obligó a sus trabajadores, todos protestantes, a rescindir sus contratos laborales si se casaban con católicas hasta el año 1939, y tampoco contrató a personal católico hasta bien entrado el siglo pasado.

La escritora detectivesca Dorothy L. Sayers supo resumir las supuestas bondades nutritivas de esta bebida en uno de los eslóganes más sencillos y emblemáticos de la historia de la publicidad mundial; Guinness is good for you. La efectiva frase debió de calar hondo entre el personal médico del país porque durante un tiempo la empleaban en los postoperatorios y la recetaban a embarazadas, mujeres en lactancia y donantes de sangre por su alto contenido en hierro. Gracias a la diáspora de su gente, el mayor desfile de San Patricio tiene lugar en Nueva York, con tres millones de espectadores, y no en Dublín, con un millón. Que no os extrañe: se calcula que el 12% de la población estadounidense es de ascendencia irlandesa.

Para esta receta hemos usado butifarra, pero también podéis emplear salchichas de cerdo estándar. En la isla Esmeralda se elaboran dos tipos de puré de patatas; el colcannon, más propio de Ulster, y el champ. El primero lleva repollo o kale y el segundo cebolleta. Hay tantas formas de preparar champ como vacas hay en los campos irlandeses. En nuestra versión, cocemos ligeramente la cebolleta con un poquito de leche, pero también la podéis mezclar en crudo con la patata cocida. Lo suyo es maridar este plato con una cerveza negra, pero si sois más de vino, escoged un tinto robusto. Por ejemplo, un Malbec o un Syrah.

¿Cómo? ¿Qué veis poco probable que después de varias pintas de Guinness seáis capaces de felicitar el día de San Patricio en irlandés? Pues intentad cantar los cuatro primeros versos de la canción Fiesta de The Pogues. Sláinte!

Dificultad

Más fácil que recuperarse de una resaca cervecera pasados los 40.

Ingredientes

Para 2 personas

Para las salchichas

  • Salchichas de cerdo para 2 personas
  • Aceite de oliva
  • Para la salsa
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 vaso de caldo de pollo
  • ½ vaso de cerveza negra
  • 1 cucharada de salsa Worcester
  • ½ cucharadita de mostaza de Dijon
  • Sal

Para el puré

  • 3 patatas medianas (unos 500 g)
  • 6 cucharadas de leche
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 4 cebolletas
  • Perejil
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

  1. Para el puré, poner agua a hervir en una olla. Mientras, pelar las patatas y cortarlas por la mitad; picar la parte blanca de las cebolletas muy fina y la parte verde no tanto. Cuando el agua hierva, salar y meter las patatas. Cocerlas a fuego medio unos 25-30 minutos o hasta que estén completamente hechas por dentro.
  2. Mientras se cuecen las patatas, preparar la salsa de Guinness. Tamizar la harina en un bol y derretir la mantequilla a fuego medio en una sartén antiadherente. Añadir la harina, bajar el fuego al mínimo y remover con un batidor de varillas continuamente durante 15 minutos, o hasta conseguir una roux de color dorado. Verter la cerveza y el caldo poco a poco y remover durante cinco minutos más. Agregar la salsa Worcester, la mostaza y sal, removiendo hasta conseguir una salsa homogénea y cremosa. Tapar la sartén para mantener el calor.
  3. Pinchar las salchichas con un tenedor. Ponerlas en una sartén con aceite y freírlas por todos los lados.
  4. Mientras la carne se fríe, escurrir las patatas. En su misma olla, derretir la mantequilla en la leche. Antes de que rompa a hervir, añadir la parte blanca de las cebolletas y cocer un minuto. Añadir las patatas peladas y machacar con un tenedor o pasapuré hasta conseguir la consistencia deseada. Salpimentar.
  5. Emplatar poniendo la salsa de Guinness encima de la carne y las patatas. Esparcir la parte verde de las cebolletas y el perejil y poner unas gotitas de aceite por todo el plato. Servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista