Es un untable o una salsa, lo que prefieras
Es un untable o una salsa, lo que prefieras.

Paté de espárragos, almendras y feta

  • Comentar
  • Imprimir

Apuramos la temporada de espárragos con esta sencillísima receta de paté o crema untable de espárragos con un toque de frutos secos, queso y menta para refrescar el conjunto. El resultado se puede personalizar al gusto.

Estamos en plena temporada de espárragos verdes, y pensamos exprimirla porque cuando se termine todo van a ser llantos y morriña. Hoy hemos optado por un paté con almendras, feta y menta, una receta muy fácil que no solo puedes preparar en cuestión de minutos y con la ayuda de una simple batidora, sino que también puedes personalizar según tus gustos y necesidades.

Para conseguir que la mezcla de estos ingredientes se convierta en una crema, podemos usar diferentes técnicas. Si queremos que quede más ligera, podemos ajustar la textura simplemente añadiendo agua. Si buscamos untuosidad, el aceite es nuestro aliado, aunque mejor que no sea de una variedad demasiado potente porque se comerá el resto de sabores. Si lo que deseamos es refrescarlo, usaremos un buen chorro de zumo de limón o vinagre suave como el de manzana.

Además de tomarlo como untable, paté o como queráis llamarlo, también se puede convertir fácilmente en una salsa para pasta añadiendo aceite hasta conseguir una textura parecida a la del pesto. Si lo que queremos es una vinagreta para servir con una ensalada o sobre unas patatas y judías verdes al vapor -mejor con un huevo al gusto, para mí hervido cuatro minutos y medio- a esa salsa le añadiremos un poco de limón o vinagre.

Dificultad

La de encontrar un buen pan para untarlo. O pasta.

Ingredientes

Para 6-8 personas (como aperitivo)

  • 200 g de espárragos verdes (quitando las partes más fibrosas)
  • 50 g de almendras tostadas
  • ½ cebolla
  • 100 g de queso feta
  • Unas 16 hojas de menta
  • Opcional, para quien le guste un toque ácido, vinagre de manzana, zumo de limón o un poco de ralladura de su piel (solo la parte amarilla)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pan, picos o crudités para servir

Preparación

  1. Picar la cebolla y dorarla en una sartén con un poco de aceite a fuego medio, junto a los espárragos troceados. Cuando tengan color, huelan bien y hayan perdido fuerza -no estén muy duros-, retirar del fuego.
  2. Poner en un recipiente o el vaso de la batidora americana y añadir el queso desmenuzado con las manos, un poco de aceite, un par de cucharadas de agua fría, las almendras (reservar unas 10 para decorar) y 12 hojas de menta (reservar el resto).
  3. Triturar y rectificar de sal y pimienta. Añadir un poco de agua, limón o vinagre -dependiendo del gusto por el ácido- o aceite hasta conseguir una crema untuosa. Decorar con las almendras reservadas troceadas, las hojas de menta picadas, un chorrito de aceite y pimienta negra recién molida. Servir con pan, picos, regañás o palitos de verduras.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista