¡Viva Portugal!
¡Viva Portugal!.

Almejas estilo Bulhão Pato

  • Comentar
  • Imprimir

Un plato con el nombre de un aristócrata portugués que combina las almejas con dos de sus aliados indispensables: el ajo y el zumo de limón, ligeramente cocinado para que espese y pierda algo de acidez.

Hay platos célebres con nombres de reinas como la pizza Margarita, princesas -suflé Diana- o condes (sándwich y ternera Stroganov, entre otros). También participan en el nomenclator duques -el solomillo Wellington es un buen ejemplo- pintores (carpaccio), cocineros como los que bautizaron la ensalada Caesar, los fettuccine Alfredo o las patatas Parmentier y camareros (nachos y salsa bechamel). En Portugal, el plato más famoso con nombre propio son las almejas Bulhão Pato. Hijo de un hidalgo luso y de una vascuence, António Bulhão Pato nació en Bilbao en 1828 y a los diez años se mudó a Portugal con su familia para escapar de los ataques carlistas. Este poeta, dramaturgo, historiador, gastrónomo y cazador se ganó la fama de ser un bon vivant, un Don Juan y un asiduo de la buena mesa. Se cuenta que cazaba mucho, bebía más y comía mejor. Un perla, vamos.

El origen de la receta y su nombre son inciertos. Hay quien cree que fue un reputado chef, João da Mata, quien bautizó este platillo con el nombre del poeta como muestra de su amistad. Otros apuntan que la autoría es de uno de los restaurantes lisboetas que más frecuentaba António, el Estrela d’Ouro. Lo que sí es cierto en Portugal es que él es más conocido por las almejas que por sus versos.

Las amêijoas à Bulhão Pato se sirven habitualmente como entrante en las marisquerías y cervecerías lusas. La receta clásica se hace solo con cilantro, ajo y limón, pero también se puede echar un chorrito de vino blanco y una hoja de laurel en la olla antes de meter los moluscos. Se acompaña siempre de rebanadas de pan para mojar.

Dificultad

Más fácil que entender las cejas de Cristiano Ronaldo o sacarle una sonrisa a Mourinho.

Ingredientes

Para 2 personas (como entrante)

  • 500 g de almejas
  • 1/2 manojo de cilantro fresco (unos 15 g)
  • 1-2 dientes de ajo
  • El zumo de ½ limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Pimienta negra al gusto
  • Sal

Preparación

  1. Revisar las almejas para desechar las que están abiertas y las que tengan las conchas rotas. Meter las almejas en un bol cubiertas de agua con sal. Dejar en remojo una hora. Cambiar el agua, añadir otra cucharada de sal y dejar en remojo otra hora más. Con los dedos, sacar las almejas del bol una a una para no remover la suciedad del fondo. Pasarlas por agua del grifo y reservar.
  2. Pelar y laminar el ajo. Separar las hojas de cilantro de sus tallos y picar las hojas finas.
  3. Calentar el aceite en una olla a fuego medio-bajo. Añadir el ajo y los tallos, freír un par de minutos o hasta que el ajo se dore y huela bien. Agregar las almejas y la mitad de las hojas de cilantro. Agitar con precaución la olla y tapar. Cocer a fuego medio-alto durante unos 4 minutos o hasta que el líquido que sueltan los moluscos hierva con fuerza y estos se hayan abierto. Quitarlos de la olla con una espumadera, descartar los cerrados y reservar los abiertos.
  4. Añadir el zumo de limón en la olla y cocer unos 3 minutos a fuego medio-bajo.
  5. Colocar las almejas en una fuente y retirar los tallos de cilantro. Aliñar con el líquido de la olla y un chorrito de aceite. Salpimentar. Esparcir la otra mitad de las hojas picadas por encima. Servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista