Alitas de pollo de tres maneras

Vivimos en la dualidad muslo-pechuga y no siempre valoramos las humildes pero deliciosas alitas. Aquí tienes tres formas sencillísimas de prepararlas con buen resultado garantizado.

  • Comentar
  • Imprimir

Cuando pienso en un ingrediente con el que los estadounidenses puedan dar lecciones de cocina al resto del mundo, sólo me viene uno a la cabeza: las alitas de pollo. Ignoradas por su escasa chicha y relegadas a pegote de la pechuga en culturas culinarias como la española, estas pequeñas porciones del ave han sido más reivindicadas en Estados Unidos que en ningún otro país. De hecho, las más famosas del mundo son las Buffalo wings, popularizadas en los años sesenta en la localidad del mismo nombre del estado de Nueva York.

Las alitas son un picoteo interesante por varios motivos: son baratas, sabrosas, tiernas y divertidas de comer (sí, ya sé que nos pringamos los dedos con la grasa o la salsa que las recubre, ¿pero no es ése uno de sus mayores placeres?). Además, son facilísimas de preparar y no presentan los problemas de punto de cocción habituales en el muslo o la pechuga: casi siempre quedan bien. Si no te lo crees, mira el vídeo de arriba o las recetas de abajo, donde encontrarás una manera clásica y muy buffaliana de prepararla, otra más curiosa con la carne ligeramente encurtida, y otra de corte asiático. Las tres están buenísimas: tú eliges.

ALITAS AL ESTILO BUFFALO

Ingredientes

Para unas 6 personas

  • 1,250 kg de alitas de pollo
  • 70 g de salsa picante
  • 4 cucharadas de mantequilla derretida
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez
  • 1 cucharada de ajo picado
  • Aceite de girasol
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Salsa de queso azul y apio (opcional)

Preparación

  1. Secar las alitas de pollo con papel de cocina. Este paso es importante para asegurar que la piel queda crujiente.
  2. Embadurnarlas con un poco de aceite y sal y ponerlas separadas en una bandeja de horno.
  3. Calentar el horno con el grill. Poner la bandeja a unos 10 centimetros de la parte superior.
  4. Hornear las alitas hasta que estén doradas, dándoles la vuelta de vez en cuando. Tardarán unos 15 minutos, pero el tiempo de cocción dependerá de la potencia del horno.
  5. Mientras, mezclar en un bol la mantequilla derretida, la salsa picante, el vinagre, el ajo, sal y pimienta.
  6. Una vez estén listas las alitas, pasarlas por el bol para cubrirlas bien con la salsa.
  7. Volver a ponerlas en la bandeja y hornearlas nuevamente unos 3 o 4 minutos, dándoles la vuelta y vigilando que no se quemen.
  8. Servir acompañadas de bastones de apio y crema de queso azul.

 

ALITAS ENCURTIDAS

Ingredientes

Para unas 6 personas

  • 1,250 kg de alitas de pollo
  • 1 frasco de pepinillos grandes (se necesitarán 240 ml de su líquido)
  • 2 cucharadas de brandy o coñac
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • ½ cucharadita de pimentón
  • ¼ cucharadita de cayena
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Eneldo

Preparación

  1. Poner las alitas en una fuente con el líquido de los pepinillos. Dejarlas marinando en la nevera entre 1 y 4 horas.
  2. Mezclar en un bol el brandy o el coñac, la miel, el azúcar moreno, la cebolla en polvo, el pimentón, la cayena, la sal y la pimienta.
  3. Cuando estén marinadas, pasar las alitas escurridas al bol y moverlas para que se impregnen bien con la mezcla.
  4. Ponerlas en una bandeja de horno y volver a condimentarlas con sal y pimienta.
  5. Hornear hasta que estén doradas y crujientes a 220ºC con ventilador. Tardan entre 30 y 40 min. Hay que darles la vuelta a la mitad y vigilar que no se quemen.
  6. Servir con eneldo y rodajas de pepinillos.

 

ALITAS AL ESTILO COREANO

Ingredientes

Para unas 6 personas

  • 1,250 kg de alitas
  • 120 g de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta
  • Aceite de girasol
  • 100 g de jengibre pelado y laminado
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 100 g de azúcar moreno
  • 60 ml de vinagre de arroz o vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 o 2 cucharadas de cayena
  • 2 cucharadas de sésamo tostado
  • 1 cebolleta

Preparación

  1. Mezclar y calentar en un cazo 200 ml de agua, el jengibre, la salsa de soja, el vinagre y el azúcar.
  2. Llevar a ebullición, añadir la miel y la cayena y dejar que se reduzca hasta más de la mitad. Debe tener consistencia de sirope.
  3. En un bol, mezclar la harina, la sal y la pimienta. Poner las alitas en el bol y moverlas para que se cubran bien.
  4. Calentar aceite abundante en una sartén. Freír las alitas en tandas hasta que se doren.
  5. Ponerlas en un plato con papel de cocina para que pierdan el exceso de grasa.
  6. Untar las alitas con la salsa desechando el jengibre, y terminarlas con sésamo tostado y tallo de cebolleta picado.

Si haces estas recetas, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te salen mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista