Crujiente y fresquísimo
Crujiente y fresquísimo.

Dakos (panecillos tostados griegos con tomate)

  • Comentar
  • Imprimir

Un aperitivo griego donde el tomate es el protagonista, con una base de pan de cebada tostado que podemos sustituir por un panecillo tostado o biscotes. El queso es opcional, pero le da calidad a la película.

El dakos es la respuesta cretense a la bruschetta italiana, pero llevada al siguiente nivel; una especie de pa amb tomàquet griego con bastante más presencia tomatil. En los meses de verano, este meze se encuentra en casi todas las tabernas y chiringuitos playeros de la isla y se acompaña de licor raki, vino o cerveza. Para la receta tradicional se usa un pan de cebada seco llamado paximadi, queso de cabra mizithra, tomate rallado, orégano, aceite y sal.

Si no tenéis una panadería o una tienda griega al alcance -en Madrid se encuentran en Greek & Shop y en Barcelona en Furnos; si conocéis más sitios, por favor, compartidlo en los comentarios-, tenéis dos opciones; usar biscotes integrales o tostar un panecillo de cebada o de cualquier otro cereal parejo. Si preferís emplear biscotes, mojad ambos lados de las rebanadas con un poco de agua para ablandarlas superficialmente y aliñadlas bien después. El queso mizithra se puede sustituir tranquilamente por feta.

Como nos hallamos a tres mil kilómetros por carretera y mar de Creta, nos permitiremos la licencia de personalizar esta receta hasta el infinito y más allá. Nosotros le hemos añadido aceitunas negras y pimienta porque sí. También podéis añadirle chalotas o cualquier cebolla de sabor suave y dulce, esparcir las hierbas aromáticas que tengáis -albahaca, perejil, eneldo o hierbas provenzales, por ejemplo- y rematarlo con un chorrito de zumo de limón, vinagre balsámico o de vino tinto.

Sed estupendos y abundantes con el tomate; tiene que cubrir totalmente el pan y casi rebosar por los bordes. Este debe ser maduro y muy jugoso para que empape bien las rebanadas. El objetivo es que el bocado sea crujiente y un poco blando a la vez. Es importante hacerse con tomates muy sabrosos, un buen queso feta y aceite de oliva de calidad. No escatiméis, eh, y Dioniso os lo agradecerá desde el Olimpo. Dos palabras: éxito asegurado.

Dificultad

Nivel pa amb tomàquet.

Ingredientes

Para 2 personas (como entrante)

  • 2 tomates maduros grandes
  • 50 g de queso feta
  • Aceitunas negras
  • Panecillo paximadi (sustituible por biscotes o panecillos de otro tipo)
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

  1. Rallar un tomate, desechar la piel y reservar la pulpa. Cortar a daditos el otro tomate y salar ambos.
  2. Colocar la mitad de un panecillo en un plato y la otra en otro. Aliñar las rebanadas de pan con abundante aceite. Echar la pulpa encima y volver a aceitar.
  3. Colocar los dados de tomate y aliñar de nuevo. Desmigar el queso feta con los dedos y poner las aceitunas por encima. Esparcir el orégano, salpimentar y volver a aliñar. Servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista