Tarta de Santiago más fácil imposible

La tarta de Santiago es un símbolo de Galicia, y también uno de los postres más sencillos de hacer que existen. Pasa de versiones industriales y aprende a prepararla en casa.

  • Comentar
  • Imprimir

La tarta de Santiago es de esos postres que los negados para la repostería amamos con devoción. Ya puedes imaginar por qué: no hace falta haber tocado una espátula ni un rodillo en tu vida para que te salga a la primera. Basta con mezclar unos pocos ingredientes, verterlos en un molde, hornear y disfrutar. Vamos, que es el bizcocho de vasitos de yogur de las tartas.

Dicho esto, hay algunos truquillos -tampoco demasiado complicados- que te hacen dar el salto de una tarta de Santiago de aprobado a una de notable o sobresaliente. Nadie los conoce mejor que el galleguísimo Alfonso Pérez, creador de la web Recetas de Rechupete y autor del libro Cocina gallega, que hoy se convierte en nuestro guía para la elaboración de este clásico. Si quieres verle en acción, dale al play en el vídeo de arriba. Y si no, aquí tienes su fantástica receta, que añade el toque de aguardiente de su madre y una técnica interesante para realzar el sabor y la textura de las almendras.

TARTA DE SANTIAGO

Ingredientes

  • 250 g de almendras crudas peladas
  • 5 huevos grandes
  • 250 g de azúcar
  • 1/2 limón
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 chupito de aguardiente de hierbas (u otro licor)
  • Azúcar glas para decorar

Preparación

  1. Calentar el horno a 180 grados.
  2. Tostar las almendras en una sartén a fuego suave, con cuidado de que no se quemen. Dejar que se templen.
  3. Mientras se enfrían, batir los huevos con el azúcar hasta que cojan un tono pálido. Añadir la ralladura de limón, el aguardiente y la canela.
  4. Triturar a fondo la mitad de las almendras, hasta que quede casi como harina. Triturar la otra mitad durante menos tiempo, para que quede picada más gruesa.
  5. Añadir la almendra al huevo con azúcar y mezclar con suavidad con una espátula.
  6. Engrasar con mantequilla un molde desmontable de 28 cm de ancho. Verter la mezcla en él y hornear unos 30 minutos, hasta que la superficie esté dorada. Tapar con papel de aluminio y hornear unos 10 minutos más. El tiempo exacto depende de cada horno: lo mejor es comprobar si está hecha pinchándola con una brocheta o tenedor: si sale limpio, está lista.
  7. Dejar enfriar la tarta fuera del horno unos 10 minutos y desmoldar.
  8. Cuando esté fría del todo, espolvorear con azúcar glas. Si se quiere hacer la silueta de la cruz de Santiago, descargar este recortable del blog Webos Fritos.
  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista