Fresco, ácido y dulce
Fresco, ácido y dulce.

Zanahorias a la plancha con pesto de piña

  • Comentar
  • Imprimir

Un sencillo cambio para la salsa pesto clásica la convierte en un acompañamiento fresco para verduras y carnes: añadir un poco de piña con su punto ácido y a la vez dulce.

El pesto es una salsa italiana que prácticamente todo el mundo conoce. Hacerla es relativamente fácil: tal y como explica Mikel López Iturriaga en este vídeo, hacer la versión clásica no requiere habilidad alguna y sólo necesitas unos pocos ingredientes: parmesano, piñones, albahaca, ajo y aceite de oliva. Lo bueno de aprender a hacer una salsa tan sencilla es que nos permite experimentar con proporciones e ingredientes extra, que es exactamente lo que haremos en esta receta.

Asar verduras es pan comido, pero con este calor todo cuesta el doble. El mero hecho de acercarse a una barbacoa o, simplemente, abrir la puerta de un horno en funcionamiento se convierte en una prueba que ni las doce de Hércules. De modo que, para simplificar y ganar en salud, haremos la verdura a la plancha. Para esta receta he usado zanahorias cortadas por la mitad, pero es sólo un ejemplo de los distintos ingredientes que se pueden seleccionar (pimientos, rábanos, judías verdes e incluso carnes): lo importante es el pesto de piña.

La piña es dulce, ácida y tiene una gran cantidad de agua, por lo que bien fría la convierte en un buen remedio para combatir el calor. Mezclada con la albahaca se vuelve aún más aromática y, aunque pueda parecer que no pinta mucho en una receta clásica de pesto, combina perfectamente para equilibrar todos sus sabores. Es, además, una receta muy sencilla y podemos hacerla previamente y refrigerar cubierta de aceite durante varios días.

Dificultad

Para organismos unicelulares.

Ingredientes

Para 4 personas

Para el pesto

  • 100 g de piña natural (retirando el tronco fibroso del centro)
  • 20 g de piñones tostados
  • Unas 20 hojas de albahaca
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas y ½ de parmesano rallado
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Media cucharadita de sal

Además

  • Unas 10 zanahorias peladas y cortadas por la mitad
  • Media cucharadita de sal
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra molida
  • ¼ de cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Preparación

Tostar los piñones en una sartén a fuego suave hasta que se doren (con cuidado de que no se quemen).

Triturar los piñones, la albahaca y el ajo con el aceite de oliva. Añadir después el resto de ingredientes y triturar a baja potencia para conservar la textura. Refrigerar.

Cortar las zanahorias por la mitad y aliñarlas con la sal, la pimienta, el aceite y el azúcar. Ponerlas en una plancha o sartén a fuego medio y cocinar hasta que se tuesten los bordes por ambas partes. Servir junto al pesto.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista