Tres eran tres
Tres eran tres.

Tres cócteles veraniegos con vino que no son sangría

  • Comentar
  • Imprimir

Si cuando piensas en la combinación entre verano, cócteles y vino solo te viene a la cabeza la sangría, te estás perdiendo un universo casi infinito donde el blanco y el rosado también pueden dar mucho juego.

Cuando pensamos en verano y en bebidas con el vino como base, la primera y casi la única que nos suele venir a la cabeza es la sangría (porque, no nos engañemos, ya tenemos una edad para ir dándole al calimocho). Pero la coctelería y el vino tienen mucho más que decirse, y no solo el tinto sino también el blanco y el rosado. Prueba estas tres opciones ligeras, frescas y no demasiado alcohólicas que podrás tomar tanto como aperitivo como a media tarde o como trago después de cenar.

CON VINO TINTO

San Francisco Sangaree

Preguntarse si fue primero el sangaree inglés o la sangría patria es cómo cuestionarse si fue primero el huevo o la gallina. Para algunos, mismo brebaje, diferente nombre. Para otros, dos bebidas distintas. Y últimamente incluso circulan teorías que afirman que la inglesa, creada en la Antillas británicas alrededor del 1770 con una base de vino fortificado, precedió a nuestra sangría, de fechas más contemporáneas y con una base de vino tinto.

El sangaree que te presentamos es una creación moderna de H. Joseph Ehrmann, propietario del Elixir Whisky Bar de San Francisco. El uso del vino merlot no es una casualidad. Cerquita de su ciudad están las zonas vinícolas de Napa y Sonoma, famosas por esta variedad. Que la lejanía con California y la falta de un mono-varietal merlot no te desanime, puedes utilizar cualquier vino tinto de aromas y sabores afrutados. Y si no tienes bourbon, usa whisky. El cóctel resultante será intenso, menos dulce y más ahumado, pero igual de disfrutable.

Ingredientes

Para 1 cóctel

  • 45 ml de vino merlot
  • 30 ml de bourbon
  • 10 ml de sirope (5 g de azúcar blanco + 5 ml de agua)
  • 4 cerezas
  • ½ rodaja de limón
  • Cubitos de hielo

Para decorar

  • ½ rodaja de limón
  1. Preparación
  2. En un vasito, mezclar el azúcar con el agua hirviendo. Remover con una cucharita hasta que se disuelva totalmente el azúcar.
  3. En un vaso de whisky, meter el sirope y las cerezas sin hueso y machacarlas con una mano de mortero para que suelten todo su jugo.
  4. En una coctelera, verter el contenido del vaso de whisky y añadir cubitos de hielo, el vino, el bourbon y la rodaja de limón. Tapar y agitar bien.
  5. En un vaso de whisky, meter cubitos de hielo y decantar el contenido de la coctelera.
  6. Para decorar, colocar media rodaja de limón en el borde del vaso. Servir inmediatamente.

CON VINO BLANCO

Just Keep Swimming

De San Francisco a Miami. Concretamente, al Martini Bar del hotel art déco The Raleigh, lugar de nacimiento de este combinado. Lo más famoso del mítico edificio construido en los años 40 y cerrado después del huracán Irma era su impresionante piscina barroca desde donde la actriz y nadadora sincronizada Esther Williams popularizó el género musical acuático allá por los años 50. Lo que desconocemos es si este cóctel se llamó así porque era lo que le decían los directores cinematográficos a Esther constantemente o por la canción que le canturreaba Dory a Merlin en Buscando a Nemo; “Cuando huye la suerte, sigue nadando”. En la receta original del Martini Bar se usa un vino mono-varietal de Sauvignon Blanc. Nosotros lo hemos sustituido por Verdejo.

Ingredientes

Para 1 cóctel

  • 30 ml de vino Verdejo
  • 30 ml de vodka
  • 30 g de sandía (sin piel)
  • 30 ml de sirope (15 g de azúcar blanco + 15 ml de agua)
  • 15 ml de zumo de limón
  • ½ rodaja de limón
  • 45 ml de agua con gas
  • Cubitos de hielo

Para decorar

  • 1 trocito de sandía

Preparación

  1. En un vasito, mezclar el azúcar con agua hirviendo. Remover con una cucharita hasta que se disuelva totalmente el azúcar.
  2. Triturar la sandía con una batidora y colarla.
  3. En una coctelera llena de hielo, añadir el vino, el vodka, el zumo de sandía, el sirope y el zumo de limón. Tapar y agitar bien.
  4. En un vaso alto, meter cubitos de hielo y decantar el contenido de la coctelera.
  5. Añadir el agua con gas y la rodaja de limón. Remover. Decorar con un trocito de sandía en el borde del vaso y servir inmediatamente.

CON VINO ROSADO

Mojito rosado

Y de Miami a Cuba. ¿Un artículo de cócteles veraniegos donde no aparece el mojito? Ni hablar, mi amol. Hay tantas versiones de mojitos rosados como tonos de rosa en la guía Pantone. La nuestra la ha inspirado la canción de Janelle Monáe, Pynk, y es tan burbujeante como la artista.

Ingredientes

Para 1 cóctel

  • 100 ml de vino rosado de aguja
  • 50 ml de ron añejo (sustituible por ron blanco)
  • 10 ml de sirope (5 g de azúcar moreno + 5 ml de agua)
  • 8 hojas de hierbabuena
  • ½ lima
  • 40 ml de tónica rosa (sustituible por tónica clásica)
  • Cubitos de hielo

Para decorar

  • ½ rodaja de lima

Preparación

  1. Cortar la lima en rodajas y reservar una para la decoración.
  2. Meter el resto de rodajas, la hierbabuena y el sirope en un vaso alto. Machacar con una mano de mortero para que suelten sus jugos.
  3. Llenar el vaso con cubitos de hielo. Agregar el vino, el ron y la tónica. Remover un poco.
  4. Colocar media rodaja de lima en el borde del vaso y servir inmediatamente.
  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista