Una bomba calórica -y de sabor- para ocasiones especiales
Una bomba calórica -y de sabor- para ocasiones especiales.

Polvito helado

  • Comentar
  • Imprimir

Un postre muy popular en Canarias que combina galleta, helado y el merengue seco en polvo que le dá nombre. Puedes comprarlo preparado en el supermercado, pero la versión casera está mucho mejor.

Merengue, nata, dulce de leche y galleta… ¿qué puede salir mal? Efectivamente, este postre que se ha hecho tan popular en Canarias -y ya en toda España, gracias a la versión que comercializa Mercadona-, es una auténtica bomba de relojería pero es de esas bombas que hacen muy feliz. Es innegable que la combinación es contundente, pero de cara al verano esta inyección de azúcar en vena se puede hacer un poco más refrescante si se congela y se toma casi como una tarta helada.

Es curioso porque no se llama “polvito” sin más sino que esta mezcla se conoce como “polvito uruguayo”, ¿es que trajeron unos polvos de Uruguay para hacerlo? ¿o será que en Uruguay hay un postre que se llama así? Pues puede ser, o puede no ser, pero lo que sí que está claro es que en el postre original no faltan los Suspiros de Moya, unos merengues secos adictivos, que se incorporan hechos polvo… y quizás de ahí venga lo del “polvito”.

Hagamos un polvito helado entonces, y que cada uno lo interprete como quiera cuando digáis que ese va a ser el postre del día. En la base una capa de galletas con mantequilla también hechas polvo, encima un buen helado de nata -ojo al de Regma, al de Bico de Xeado o al de AcaramHelados-, un chorretón generoso de dulce de leche, unas migas de merengue y para rematar un poco de nata montada con más merengue dentro de la misma. El resultado es una tarta helada genial para tener en el congelador y servir en cualquier momento, contundentísima, sí, pero no pasa nada por darnos un capricho muy de vez en cuando.

Ingredientes

Para 4 polvitos helados individuales

  • 6 galletas tipo Digestive
  • 25 g de mantequilla
  • 4 bolas de helado de nata
  • 4 cucharaditas de dulce de leche
  • 6 suspiros de Moya o merenguitos secos pequeños
  • 100 ml de nata para montar con el 35% de materia grasa
  • 25 g de azúcar glas

Preparación

  1. Derretir la mantequilla en el microondas con cuidado de no pasarnos (para que no explote).

  2. Triturar las galletas en una bolsa de zip o con ayuda de un robot de cocina y mezclarlas con la mantequilla.

  3. Cubrir el fondo de unos aros posados sobre un papel de hornear, lo ideal es que vayan sobre una tabla, o una tartera grande, para meterlo todo en el congelador y que no pierda la forma. Llevar a congelar durante 30 minutos.

  4. Colocar la bola de helado de nata encima de la base, intercalándola con la cucharadita de dulce de leche y cuatro de los suspiros de Moya muy triturados. Llevar al congelador.

  5. Montar la nata bien fría con las varillas, cuando esté semimontada añadir el azúcar glas y seguir batiendo. Poner en una manga pastelera.

  6. Decorar el polvito helado con la nata montada y llevar a congelar durante 2 horas.

  7. Desmoldar con la ayuda de un cuchillo o una espatulina. Terminar con los suspiros reservados triturados.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista