Crujientes por fuera, tiernas por dentro
Crujientes por fuera, tiernas por dentro.

Croquetas japonesas de patata (Korokke)

  • Comentar
  • Imprimir

Son uno de los picoteos más populares del país nipon, donde también se consideran un plato de aprovechamiento. La diferencia básica con las que tomamos aquí es que la base no es bechamel, sino puré de patata.

En la gastronomía japonesa no todo es ramen y sushi: también existen las croquetas. Se llaman korokke y son un préstamo directo de las croquettes francesas. Sí, la comida también es política; la croqueta gala desembarcó en Japón en plena era Meiji (1868-1912). En esa época, el emperador y su entorno decidieron acabar con la reclusión nacional y apostar por la apertura del país en todos los niveles. Su objetivo era modernizarse, desmarcándose de Asia y acercándose a Occidente: esta decisión política hizo que se incorporaran a la dieta nipona platos foráneos que se “japonizaron”, como su icónico kare raisu; arroz con curry (herencia india vía Gran Bretaña).

¿Cuál es la diferencia entre la croquette y el korokke? La base de la fritura gala es de bechamel y la de la asiática es de puré de patata, igual que la coxinha brasileña, la Kartoffelkrokette alemana, la aloo tikki india, la crocchette di patate italiana o la bomba barcelonesa. ¿Por qué de patata? A principios del siglo XX, la industria láctea todavía no estaba muy desarrollada en las islas del sol naciente; en cambio, el cultivo masivo de patata y zanahoria estaba en pleno auge.

Las croquetas son comida de aprovechamiento aquí, en la Conchinchina y también en Japón. El relleno varía según las sobras que se tengan en la nevera. El clásico de los korokke es de carne picada, verdura, setas o pescado. El nuestro lleva zanahoria, cerdo y ternera picada. Si preferís su versión vegetariana, sustituid la carne por tofu y añadid setas shiitake. Y si no tenéis panko, pan rallado japonés, usad pan rallado patrio.

El korokke es uno de unos de los picoteos preferidos del país; lo come gente de todas las edades y se vende en puestos callejeros, supermercados, bares izakaya y restaurantes. Una unidad cuesta entre 2€ i 8€ y siempre se acompaña de tonkatsu; una salsa similar a la barbacoa, de elaboración laboriosa y hecha con salsa de soja, vinagre, frutas y verduras. A los nipones con nulo tiempo para cocinar les pirra la de la marca Bulldog. Para evitar que os compréis otro bote de condimento que morirá caducado en vuestra despensa y sin apenas ser usado, os proponemos una alternativa que da bastante el pego. Es tan rápida de hacer como tramposa; no tiene nada que ver con la receta tradicional; es más, es muy probable que cada vez que alguien presenta esta salsa como tonkatsu, muera un gato en un callejón oscuro de Tokio. Quedáis avisados.

Dificultad

Decidir de qué será el relleno.

Ingredientes

Para 8 unidades

Para el relleno

  • 2 patatas medianas (unos 500 g)
  • 1 zanahoria mediana
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puñado de carne picada de cerdo (unos 60 g)
  • 1 puñado de carne picada de ternera (unos 60 g)
  • Pimienta negra
  • Sal

Para el rebozado

  • 1 huevo
  • 3-4 cucharadas de harina
  • 8 cucharadas de panko (sustituible por pan rallado)
  • Aceite de girasol (suficiente para casi cubrir los korokke en una sartén honda)

Para la falsa salsa tonkatsu

  • 2 cucharadas de ketchup
  • 2 cucharadas de salsa Worcestershire (Perrins)
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharadita de azúcar

Preparación

  1. Poner agua a hervir en una olla. Pelar y cortar las patatas en dados pequeños. Cuando hierva el agua, meterlas y cocerlas durante 10-15 minutos a fuego medio o hasta que estén tiernas.
  2. Mientras, pelar los ajos, la cebolla y la zanahoria. Picar los ajos finos. Cortar la cebolla y la zanahoria en dados pequeños.
  3. Colar las patatas y dejar enfriar.
  4. Calentar dos cucharadas de aceite de girasol en una sartén a fuego medio. Añadir los ajos y la cebolla. Saltear unos tres minutos. Agregar la zanahoria y saltear otros tres minutos. Incorporar la ternera y el cerdo, salpimentar un poco y remover con una espátula para deshacer los grumos de carne. Freír durante cinco minutos o hasta que la carne esté hecha.
  5. En un bol, machacar la patata fría con un tenedor hasta convertirla en puré. Agregar el contenido de la sartén. Mezclar hasta conseguir una masa homogénea.
  6. Dividir la masa en croquetas ovaladas del tamaño de la palma de la mano.
  7. Batir un huevo en un cuenco. Colocar la harina en un platillo y el panko en otro. Pasar cada unidad primero por huevo, después por harina y finalmente por panko.
  8. Calentar abundante aceite de girasol en una sartén honda. Freír las croquetas por todos sus lados hasta que estén totalmente doradas.
  9. Mientras se fríen las croquetas, mezclar el ketchup, la salsa Worcestershire, la salsa de soja y el azúcar en un vasito. Remover con un tenedor hasta que se disuelva el azúcar. Reservar.
  10. Colocar las croquetas fritas en un plato llano con papel de cocina encima para absorber el exceso de aceite. Emplatar los korokke en otro plato y al lado de la falsa salsa tonkatsu. Servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista