Están buenísimas y son muy bonitas
Están buenísimas y son muy bonitas.

Zamburiñas al horno

  • Comentar
  • Imprimir

Este bivalvo, muy popular en las costas gallegas, es más económico que las vieiras y apaña perfectamente un aperitivo de celebración. Sólo hay que pasarlas unos minutos por el horno acompañadas de un sofrito.

Las zamburiñas son un marisco muy popular en Galicia, aunque quizá no tanto en otras zonas. De aspecto similar al de la vieira o concha de peregrino, su tamaño es notablemente inferior, tanto es así que el rico bicho puede deglutirse casi de un bocado. Teniendo en cuenta que se nos avecinan las comilonas de Navidad, estas facilísimas y suculentas zamburiñas al horno son una opción relativamente ligera y elegantísima.

Como en todos los platos de marisco con una elaboración mínima, es fundamental que el género sea de categoría. En Galicia es habitual encontrar zamburiñas congeladas, que vienen ya limpias de unas molestas barbas de color oscuro que rodean al bicho al natural y se deben eliminar para consumirlo. Sin embargo, pueden traer algo de arena: hay quien recomienda sacar el bicho después de descongeladas, lavar bien la concha, y volver a colocarlo en su concha si la elaboración así lo requiere, como es este caso. En mi pescadería de confianza -en la Comunidad de Madrid- me traen por encargo zamburiñas al vacío, ya limpias y sobre su media concha inferior, aunque no sé si este tipo de producto llega a todas partes.

Dicen los sabios que el molusco que encontramos en los comercios con el nombre de zamburiña no suele ser tal, sino que es otro animalillo similar que atiende por el nombre de volandeira, infinitamente más abundante en el mar y casi igual de sabroso. Las zamburiñas son más largas que anchas y de color violáceo; por el contrario, las volandeiras tienen un perfil más redondeado y un color castaño claro. Aunque quizá la característica más fácil de percibir es la del color de su coral, esa especie de lengua que rodea al músculo de la concha, que en la volandeira es roja, parecida a la de la vieira, mientras en la zamburiña genuina es de color blanco. Ahora ya lo sabéis todo sobre la vida y milagros de la zamburiña y su compañera la volandeira.

En esta sencilla fórmula uso un sofrito vulgaris realzado con una pizca de carne de ñora, que hoy día encontramos en conserva. Aunque si queréis usar el método de toda la vida de remojar las ñoras en agua caliente y raspar la carne, no os vamos a poner pegas.

Dificultad

La de encontrar unas buenas zamburiñas o volandeiras y no pasarse con el horno para no resecarlas.

Ingredientes

Para 4 personas, como picoteo

  • 12 zamburiñas limpias
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • 75 ml de vino blanco (seco, semidulce, etc. al gusto, o un albariño que va de miedo)
  • ½ cucharada de harina
  • 1 cucharada de carne de ñora
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Pan rallado
  • Perejil

Preparación

  1. Pelar y picar finamente la cebolla. Picar igualmente el ajo. Pochar la cebolla a fuego suave en algo de aceite de oliva, hasta que esté transparente. Añadir el ajo y darle unas vueltas.

  2. Agregar la harina y dar unas vueltas para quitar el sabor a crudo. Añadir el vino y la carne de la ñora. Cocer un par de minutos para que espese. Salar y retirar del fuego.

  3. Colocar las zamburiñas limpias sobre su media concha inferior en una bandeja de horno y rociar con algo de zumo de limón. Salar solo ligeramente.

  4. Distribuir el sofrito por encima de las zamburiñas o junto a ellas, dentro de la concha. Espolvorear cada una con un poquejo de pan rallado.

  5. Hornear en el tercio inferior del horno precalentado a 170°, con calor arriba y abajo, solamente cinco minutos, no hace falta más. Servir de inmediato con perejil picado por encima.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista