Nuestros restaurantes favoritos de 2019

Una entrega más acudimos expectantes a la lista de restaurantes definitiva, por lo menos para nosotros en El Comidista: estos son los establecimientos seleccionados este año.

  • Comentar
  • Imprimir
restaurantes
Una de las mejores aperturas del año.

Tras los sonadísimos éxitos de nuestra lista en 2016, 2017 y 2018 y después de comprobar su inconfundible influencia sobre la Guía Michelin, la 50 Best y Tripadvisor, no podíamos desperdiciar la oportunidad de publicar la selección de los restaurantes favoritos del núcleo duro comidístico.

Fieles a nuestro estilo aquí vertemos restaurantes sin agrupar por precio, estilo o categoría. Pero lo que podría ser un popurrí sin forma ni sentido obedece a un criterio claro aunque no demasiado sólido, que es el gustirrinín que hemos experimentado en estas casas de comidas los que formamos el núcleo duro de El Comidista: Mikel López Iturriaga, Mònica Escudero, Patricia Tablado, Julia Laich, Carlos Doncel, y un servidor, Jordi Luque, que me tienen aquí por mi elegancia, belleza y modestia y agilidad para describir todo cuanto como.

Sin más prolegómenos ni energúmenos, ahí va la lista.

MADRID

Olivia Te Cuida

Este año Patricia se ha dejado caer por Olivia te cuida y su sucursal en Matadero: “Tienen producto de temporada, todo está riquísimo y a medio día tienen unos menús bastante apañados. No tienen una carta muy amplia ni mucho espacio para atender pero vale la pena. A mí además me encanta su limonada, aunque no es para todos los públicos porque está muy poco dulce (o sea, perfecta). También tienen opción para vegetarianos. Tienen pocos sitios en ambos locales y solo dan cenas en el Matadero, pero vamos, que está todo delicioso”.

Olivia te cuida: Calle de Sta. Teresa, 8. Madrid. Tel.: 917 02 00 66. Mapa.

Lakasa

Mikel se ha entretenido en Lakasa, establecimiento del que se atreve a decir lo siguiente: “¿Es el restaurante con mejor relación calidad-precio de Madrid? Eso dicen algunos, y aunque yo no lo pueda confirmar porque no he probado todos los restaurantes con buena relación calidad-precio de Madrid, doy fe de que Lakasa es un SÍ con mayúsculas, negrita y cuerpo 94. No es un restaurante de 20 euros, pero allí por 50 puedes conseguir lo que muchos no te dan ni por 100: cocina contemporánea con los pies en la tierra de la tradición, sin gilipolleces churriguerescas, perfectamente ejecutada y con una encomiable apuesta por la naturalidad frente al artificio. Si a eso le sumas un servicio acogedor, ya tienes un lugar donde peregrinar si estás en o vas a la capital”.

View this post on Instagram

A post shared by Restaurante Lakasa (@lakasa) on

Lakasa: Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 1. Madrid. Tel.:915 33 87 15. Mapa.

La Virgen 154

Volvemos a Patricia, que pone en el podio de 2019 a un spin off de nuestro amado y picante Kitchen 154. Estamos hablando de La Virgen 154: “Fui a la inauguración y he vuelto un par de veces después. Tienen comida asiática como en Kitchen 154 pero una carta distinta. Me quedo con el codillo y los baos”.

La Virgen 154: Calle de José Abascal, 11. Madrid. Tel.: 910 57 77 28. Mapa.

Restaurante de Sichuan

Y la última recomendación capitalina de este 2019 vuelve a ser de Mikel y vuelve a ser especiada y picante: “No sé de qué soy más fan, si de la fantástica comida de este sitio o de su imaginativo nombre. Por si no te había quedado claro, en el madrileño Restaurante de Sichuan se sirven platos de Sichuan, región de China caracterizada por su espléndida gastronomía y su afición a los chiles. A pesar de su interior pulido y moderno, es un chino-chino de verdad, donde especialidades como el hot pot, el mapo tofu o el pollo ban-ban se sirven con la fiereza y la potencia de sabores originales, sin domesticación alguna para pusilánimes occidentales. Vamos, que si no te gusta el picante, no es tu sitio, pero si disfrutas con él, te lo pasas como una guindilla enana”.

Restaurante de Sichuan: Calle del Caballero de Gracia, 8. Madrid. Tel.:914 26 64 53. Mapa.

Barcelona

Iakni

En este 2019, Julia Laich ha disfrutado como un falafel en Iakni, un restaurante libanés: “Carta breve pero perfecta (o al menos todo lo que he probado yo me lo ha parecido). El personal es muy amable, en especial el dueño, que se molesta en explicarte cada uno de los platos. Es un local pequeño, sencillo y muy tranquilo. Los precios son muy buenos teniendo en cuenta que se trata de Barcelona. El hummus ras asfúr, con carne y piñones, es lo más. También el baba ganúsh y el shawarma. Recomiendo preguntar por los postres, que van cambiando de vez en cuando”.

Iakni: Carrer de Vilamarí, 3. Barcelona. Tel.: 672 29 47 93. Mapa.

Aürt

Mikel apunta un poco más alto, en concreto al recién estrellado Aürt: “Por desgracia nunca comí en El Capritx, el difunto restaurante de Artur Martínez en Terrassa. Por suerte, he podido comer en su nuevo local en Barcelona, Aürt, uno de esos lugares que te reconcilian con la gastronomía (y con el mundo). Mínima complicación estética y máxima búsqueda del sabor son los dos ejes en los que se mueve este cocinero, al que no le hace falta irse a buscar novedades al quinto pino porque sabe crear platos sorprendentes con ingredientes y maneras de proximidad. Y todo sin el estiramiento que se le presupone a la alta cocina: aquí comes en la barra mientras ves a los cocineros en acción”.

Aürt: Passeig del Taulat, 262-264. Barcelona. Tel.: 935 07 08 60. Mapa.

Bar Central

Mònica Escudero fue a tomarse un algo y casi se queda a vivir en el Bar Central: “Fui por el café, y me quedé por los bocatas, las bebidas caseras y los dos patios (y también por el café, ya que estamos). Detrás de la apertura están las mentes pensantes de Satan´s Coffee Corner y Xemei, lo que nos asegura buen café y buena comida: sus bocadillos, desde el bikini -clásico, pero con mostaza antigua-, el rosbif generoso y contundente o el de queso y kimchi, especiado y con carácter. La ensaladilla rusa también está riquísima, y si te pilla a la hora de la comida el vitello tonnato y la ensalada de hinojo no decepcionan; de postre, puedes pedir un helado de su propio obrador, Nata´s, donde ofrecen sabores poco convencionales y bastante conseguidos. Para beber, además de café, puedes probar los refrescos de Blub: soda de pomelo, café cold brew, cerveza de jengibre y kombucha. Hay un valor intangible añadido que hace que todo lo anteriormente mencionado parezca todavía mejor: el espacio. El patio interior, con una fuente cubierta de musgo y unas parras haciendo sombra, se ha convertido en uno de mis rincones favoritos”.

View this post on Instagram

A post shared by barcentral (@barcentral.barcelona) on

Bar Central: Carrer d'Elisabets, 6. Barcelona. Tel.: 653 19 00 83. Mapa.

Direkte Boqueria

Debajo de los porches de la Boquería se esconde uno de los mejores restaurantes de Barcelona en este momento. Se llama Direkte Boquería y es una barra con la cocina a la vista –delante de las narices– en la que solo caben nueve comensales. Aquí, el cocinero Arnau Muñío mezcla técnicas japonesas con ingredientes del mercado, que a pesar de las hordas de turistas sigue siendo uno de los mejores del mundo (lo que no puede saberse es si aguantará mucho tiempo más). Es una cocina precisa, exótica y sabrosísima. Los menús degustación son más que razonables: puedes comer 7 pases por 32 €. Una enorme relación calidad precio.

Direkte Boqueria: Carrer de les Cabres, 13. Barcelona. Tel.: 931 14 69 39. Mapa.

CÁDIZ

El Refugio

Carlos Doncel, zahareño de los pies a la cabeza, nos recomienda este restaurante a pie e playa gaditana: “Cualquier restaurante que esté en plena playa de Zahara de los Atunes tiene ya mucho ganado. Pero es que en el caso de El Refugio, la comida está al nivel de su ubicación. No miento si digo que las tostas güeníjimo y malíjimo, ambas bien cargadas de atún rojo de almadraba, están para que las pongan en formato baguetina. Y no solo de atún vive Zahara. En la carta de este chiringuito algo heterodoxo también hay sitio para otros productos tan de la tierra como los quesillos (unas alcachofas silvestres) o el choco de potera. Todo ello acompañado, por supuesto, de una Cruzcampo bien fría (este paso puedes saltártelo si eres otro hater cruzcampil más). En definitiva, un marco incomparable que no quiero seguir describiendo porque voy a llorar más que cuando fui a ver Coco al cine (sí, me emocioné, qué pasa)”.

Restaurante El Refugio: Calle Cerro Currita, 10. Zahara de los Atunes, Cádiz. Tel.: 956 43 97 46. Mapa.

SEVILLA

Mano de Santo

Carlos, de nuevo, nos sorprende con un restaurante en Sevilla, y nos sorprende porque no es una barra de tapas sino de tacos: “El Mano de Santo fue ídem cuando quería darme un capricho gastronómico sin que eso supusiera tener que pagarlo a plazos. Cuando me apetecía y en la cartera había algo más que el DNI, me acercaba a este rincón mexicano de la Alameda de Hércules. Y mexicano mexicano, eh. No como esos en los que los burritos parecen los kebabs que te pillas cuando saludas dos veces al mismo. Si eres amante de lo cárnico, los tacos de tinga de pollo de corral o los de carnitas están de repuchete. Aunque también hay opciones vegetarianas igual de buenas como la quesadilla de maíz azul con huitlacoche o la tinga de setas. Todo con mucho sabor y un puntito de picante nada desagradable. Además, la carta de bebidas es muy variada, desde cervezas como Dos Equis a las típicas micheladas. Un sitio genial para cuando no te entre más lomo al whisky”.

View this post on Instagram

A post shared by MANO DE SANTO (@taqueriamanodesanto) on

Mano De Santo: Alameda de Hércules, 90. Sevilla. Tel.: 954 90 63 02. Mapa.

Chifa

De nuevo Carlos, que a este paso se convertirá en un renovador de la gastronomía sevillana, nos recomienda un restaurante exótico: “El Chifa hace propuestas diferentes sin caer en ese barroquismo pretencioso y flipado que se suele ver por ahí. El ceviche "de calle", el steak tartar con helado de rocoto (os juro que está para alquilar una quincena en él) o el anticucho de pollo dan fe de lo que digo. No es broma, es el lugar al que llevaría a mis padres, ambos bastante tradicionales y castizos a la hora de comer, para que probaran algo nuevo y de calidad. Y con esto digo mucho del Chifa y de mis padres”.

Chifa: Calle Barco, 2. Sevilla. Tel.: 955 38 26 68. Mapa.

PONTEVEDRA

Niño Corvo

Otro restaurante que ha enamorado a Mònica Escudero está en Vigo, se trata de Niño Corvo y podría pasarte desapercibido: “Si no sabes que existe, es imposible que acabes por casualidad en este pequeño (pero muy matón) restaurante, situado en una empinada calle del vigués barrio de Berbés. Adrián Albino lo sabía cuando lo abrió y decidió asumir el riesgo (muy inteligentemente, el boca-oreja y la calidad de su cocina le dieron a conocer en relativamente poco tiempo). Niño Corvo se abastece con lo que ofrece el mar y el mercado, la carta va variando casi a diario con técnicas y sabores orientales como protagonistas: fui muy feliz comiendo en una de sus mesas altas. Podría deciros lo que comí exactemente, pero no serviría de nada, porque un año después poco debe de quedar de aquellas delicias (que habrán sido sustituidas por otras cosas igual de ricas, seguro): os recomiendo llegar al restaurante con la mente abierta, echar un vistazo a la carta por si hay algo que no os queráis perder y pronunciar las palabras mágicas "tráeme lo que creas". El resultado será un festival de frutos del mar (y algo de la tierra, claro), fresquísimo, rico, excelentemente trabajado, con toques especiados, picantes y ácidos; un festival de sabor al que estarás feliz de haber sido invitado. La carta de vinos locales merece que se le preste atención (o todo lo contrario: que dejes que el sumiller escoja por ti)”.

View this post on Instagram

A post shared by Niño Corvo (@nino_corvo) on

Niño Corvo: Rúa de San Francisco, 13. Vigo, Pontevedra. Tel.: 986 11 50 64. Mapa.

LA RIOJA

El Rincón de Alberto / El Soldado de Tudelilla

Mikel tiene el corazón partío, como el bueno de Alejandro, pero en el caso de Mikel no es por amores, es por gochismo: “Lo siento pero me es imposible decidirme entre estos dos enclaves logroñeses, que visité casi seguidos en una escapada a La Rioja. Conozco pocos sitios que merezcan más el calificativo de "templo del producto" que El Rincón de Alberto, en cuya cocina saben sacar el máximo partido a las exquisitices de la huerta riojana. Además de unas alcachofas prodigiosas, allí me tomé unos de los mejores espárragos de mi vida. El Soldado de Tudelilla es un histórico de la zona de la calle Laurel: la ensalada de tomate y el bocadillito de sardinas con guindilla siguen siendo un clasicazo que nadie que pase por Logroño se deberia perder”.

View this post on Instagram

A post shared by El soldado de Tudelilla (@elsoldadodetudelilla) on

El Rincón de Alberto: Calle San Agustín, 3. Logroño, La Rioja. Tel.: 666 91 09 07. Mapa.

El Soldado de Tudelilla: Calle San Agustín, 33. Logroño, La Rioja. Tel.: 941 13 90 68. Mapa.

ALICANTE

ProBar

Mikel López Iturriaga me ha pisado esta recomendación pero cómo él es el jefe solo puedo apostillar que ProBar es una ma-ra-vi-lla. En fin, Mikel dice lo siguiente: “En su web definen su cocina como 'sabores de siempre puestos al día', pero al contrario que en tantos otros lugares con parecida filosofía, en ProBar 'puestos al día' no significa 'complicados sin sentido' ni 'reformulados para parecer originales pero en el fondo empeorados'. En la ensaladilla de anguila ahumada, las croquetas, la coca amb tonyina o el tomate al desnudo de este restaurante alicantino hay modernidad, pero también respeto y conocimiento de la tradición. Todo sabe a fresco, el espacio es agradable y el servicio me pareció amabilísimo: yo a la vida no le pido mucho más”.

ProBar: Calle San Diego, 1. Alicante. Tel.: 965 77 78 95. Mapa.

BILBAO

Bikandi Etxea

En cambio, a esta recomendación en la Capital del Universo se le tiene que reconocer a Mikel sin discusiones: “El Bikandi del Campo Volantín es de esos sitios que ya casi no existen, al menos en Bilbao. Esta tasca regentada por José Antonio Cruz y Conchi Jurado, con cuatro o cinco mesas con mantel de cuadros y un menú con pocas opciones, es una reliquia de otros tiempos en los que comer excelente comida casera por poco dinero era relativamente fácil en el País Vasco. Dependiendo de la temporada, allí puedes encontrar clásicos vascos como purrusalda, kokotxas o bonito con tomate, hechos con mimo por dos personas que llevan décadas alimentando a una parroquia fiel. Todo por menos de 15 euros”.

View this post on Instagram

A post shared by Restaurante Bikandi Etxea (@bikandietxea) on

Bilkandi Extxea: Campo de Volantín Pasealekua, 4. Bilbao, Bizkaia. Tel.: 944 46 67 39. Mapa.

SEGOVIA

Casa Silvano / Maracaibo

Una recomendación más de Mikel, esta vez puesto en modo castellano: “El restaurante de Óscar Hernando fue toda una sorpresa en mi última visita a Segovia, no tanto por sus platos más modernos (sobre los que no puedo opinar porque no los probé) sino por los clásicos de la zona que sirve. Una sensacional sopa castellana capaz de devolver a la vida a un zombi después de 15 temporadas de The walking dead, unos cremosos judiones sin rastro de hollejo y un incontestable cordero de piel crujiente e interior de mantequilla forman parte de la oferta del lugar, a años luz de los asadores para turistas que se han hecho con el centro de la ciudad. Por si te despistas, el local se llama de las dos maneras: Maracaibo (nombre original) y Casa Silvano (el que puso Óscar en homenaje a su padre, fundador del restaurante)”.

Bar Restaurante Maracaibo: Paseo Ezequiel González, 25. Segovia. Tel.: 921 46 15 45. Mapa.

BURGOS

Los Claveles

Para terminar, olla podrida, el cocido de alubias de Ibeas típico de la provincia de Burgos. Y es que la olla podrida que comimos en Los Claveles me pareció excelsa. Legumbres de hollejos finísimos, secretos a base de cerdo en su punto, pero lo que me volvió muy tarumba fue el relleno, una especie de tortilla que se añade al cocido y que me pareció un grado de confort superior a este plato de comfort food apoteósico.

Los Claveles: Calle Ctra. Logroño, 31. Ibeas de Juarros, Burgos. Tel.: 947 42 10 73. Mapa.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista