Nuevas patatas fritas de sabores: cuáles están bien y cuáles son un engendro

Foie, boletus, banderillas toreras, cheddar y cebolla o salsa Espinaler picante: si te preguntas si las patatas con estos sabores están buenas o no, aquí tienes la respuesta.

  • Comentar
  • Imprimir
Los puntitos son el sabor.
Los puntitos son el sabor..

Hace dos años casi exactos nos dejamos las papilas gustativas probando algunos de los sabores más raros que ofrecía el mundo de la mercadotecnia patatera, que en aquel momento iban desde el vino blanco hasta la salsa boloñesa, pasando por el huevo frito —la estrella del momento, cuya fama resultó ser bastante efímera—, el all i oli o la misteriosa salsa casera.

Desde entonces, los fabricantes de snacks no se han quedado precisamente quietos, y la curiosidad del equipo comidista tampoco, así que la cabeza nos sigue haciendo chiribitas cada vez que descubrimos que hay chips con sabor a jamón ibérico —y no a cualquier otro—, salsa de chile dulce y crema agria, boletus o solomillo con reducción de Pedro Ximénez.

Si tú, querido lector, también sientes este impulso por saber qué se esconde dentro de esas bolsas llenas de grasa, hidratos, glutamatos y dulces promesas, pero no quieres comerte la oferta entera porque temes engancharte o dar mal ejemplo a esos hijos a los que no paras de decirles que tienen que comer verdura, volvemos a sacrificarnos por ti. Que empiecen los Juegos del Hambre (patatera).

PATATAS TORRES SELECTA SABOR A JAMÓN IBÉRICO

Antes de abrir esta bolsa sentí el mismo respeto que antes de ir a una cata de vinos, cuando me aterrorizo por si no sé reconocer el sabor a cereza o café: ¿estará mi paladar lo suficientemente afinado como para saber diferenciar el aroma de jamón ibérico de su versión chusquera Ruffles Vulgaris? Solo abrir la bolsa y oler el interior, ya tengo claro que sí, y la primera patata me lo confirma. Curiosamente sabe a la parte magra del jamón, no a la grasa, con un nivel de umami potente —como de jamón bien curado— y el punto justo de sal. Aunque las estoy probando de una manera seria y profesional, creo que con una cerveza fría o un fino pueden ser una auténtica delicia. A mí este tipo de sabores me llenan bastante rápido, pero mis compañeras de estudio, que me han acompañado sacrificadamente en una parte de esta cata, aseguran que podrían bajarse la bolsa entera. Lo único que nos separa de la auténtica experiencia jamonera es esa sensación de agarrarse a los lados de la boca que aporta la grasa del jamón. La fritura es excelente, como corresponde a una patata Torres Selecta.

Calidad de la patata: 9

Fidelidad con el sabor prometido: 9

Precio: sobre 2,80 euros la bolsa de 150 g.

MARINAS VICENTE VIDAL FLOR DE SAL D'ES TRENC, ACEITUNAS Y ANCHOAS

Nos encontramos con unas patatas de la variedad agria muy bien fritas, poco aceitosas y con los sabores bien definidos. Como en los chicles mágicos de Willy Wonka, se nota primero la aceituna y después la anchoa, y es sorprendente lo bien separados que están. Podrías comerte una buen cantidad sin sentir hartura porque la patata es más pequeña y tiene menos grasa que las demás, además de ser muy muy crujiente (lo que la hace más viciosa). Me comentan mis ayudantes que si te comes solo una parece que falta mandanga: lo mejor es coger unas cuantas con la punta de los dedos y llenarse la boca. Para sublimar el invento, se puede añadir un poco de limón y pimienta.

Calidad de la patata: 8,5

Fidelidad con el sabor prometido: 8,5

Precio: a partir de 1,70 euros la bolsa de 150 g.

PATATAS TORRES SELECTA SABOR FOIE

Como es habitual en esta línea de Torres, el olor al abrir la bolsa es a foie-foie y al comerlas es bastante fidedigno. El problema es que no sabemos qué tiene el “aroma a foie” que indican en la composición, aunque se intuyen claramente el azúcar, la leche en polvo y el glutamato monosódico: saben como a foie con mermelada, se nota que han buscado sensación de cremosidad y de envolverte la boca. Son un poco dulzonas y cansan bastante más que las de jamón, no provocan comer sin fin.

Calidad de la patata: 9

Fidelidad con el sabor prometido: 7, pero cansan enseguida.

Precio: a partir de 2,50 euros los 150 g.

PATATAS SABOR SALSA ESPINALER PICANTE

Son las primeras fritas en aceite de oliva de la cata. Al primer bocado, el segundo y el tercero parecen el invento de I + D del siglo, sobre todo si te gusta la salsa Espinaler, pero no las patatas mojadas. Pronto aparece la sensación de lengua y labios escocidos que cualquier fan de las patatas a la vinagreta recordará (seguramente con cariño). Por desgracia, otra cosa que también aparece pronto es un punto dulce que no sabemos bien de dónde viene, pero le da un regustillo a ketchup rarísimo. A pesar de eso son bastante viciosas, y el riesgo de bajarse la bolsa entera es patente, porque hay muchas patatas dobladas y están muy bien fritas y muy ricas.

Calidad de la patata: 8,5

Fidelidad con el sabor prometido: 6,5 porque primero da el pego pero después la dulzura satura.

Precio: a partir de 2,30 euros los 150 g.

PATATAS KIMBO TORERAS "LAS DE SIEMPRE" PICANTES

Tienen una gran fidelidad con el sabor prometido: no tiene ningún sabor añadido, sabe totalmente a banderilla torera. Se notan incluso los diferentes matices de pepinillo-cebollita-aceituna-pimiento-piparra, aunque tal vez es que a estas alturas de la cata ya tengo el paladar atocinado. La dextrosa les da un punto dulce que dura cinco segundos y recuerda al pimiento rojo y la cebolleta. También son con aceite de oliva 100%, y se nota en el sabor. Dan ganas de comer banderillas: parecen unas grandes patatas para disfrutar un vermut. Preguntamos a un experto en la materia vermutera, el bodeguero Alberto García Moyano ("En ocasiones veo bares"), que confirma que estamos ante una patata bien rica: "El punto avinagrado es un factor maravilloso, es sutil, y las diferencia de cualquier patata a la vinagreta. Estoy feliz de haberlas conocido".

Calidad de la patata: 8,5

Fidelidad con el sabor prometido: 8,5 (no le damos un excelente por el dulce, tal vez un poco excesivo).

Precio: a partir de 1,83 euros la bolsa de 120 g.

Mis papilas gustativas acaban de mandarme un burofax, amenazándome con independizarse de manera unilateral si no les doy una tregua. Mientras me cepillo la lengua con un Nanas, bajo riesgo de no volver a sentir nunca ningún sabor que no reviente el umamímetro, asumo que esta tarea tiene demasiada magnitud para una sola persona. Ha llegado el momento de pedir refuerzos, y quién mejor que nuestro último fichaje, el inocente Carlos Doncel, que todavía no sabe cómo las gastamos por aquí y acepta con la sonrisa del corderito que desconoce que esta cita termina en el matadero.

LAY'S GOURMET CON SABOR CREMA DE QUESO CON CEBOLLA CARAMELIZADA

“Son las típicas patatas Sour cream & Onion. Las mismas. Las dos saben exactamente igual. Y ahora la cuestión es: esas que copia son onion nada más, no SWEET onion, y si tienen el mismo sabor ¿entonces dónde c*** está lo caramelizado en este paquete de Lay's? ¿Qué aportan nuevo? ¿Adónde han ido a parar las horas para caramelizar tantísimas cebollas? ¿Creerán ellos que sí se nota? En fin, al zamparme esta bolsa solo hay tres cosas claras: que tengo más dudas que respuestas, que apuesto a que lleva 13 kilos de glutamato y que se me ha quedado un hedor en la boca que me voy a tener que lavar los dientes con un martillo percutor”.

Calidad de la patata: 7 (son algo más gruesas de lo normal y están bien fritas).

Parecido con el sabor prometido: 2 (originalidad: -2).

Precio: a partir de 2,14 euros los 150 g.

PATATAS FRITAS CON SABOR TRUFA NEGRA DE ALDI

“De primeras, lo que más destaca es el envase de color bronce metálico: ínfulas de lujerío y pretensiones glamurosas. Por si fuera poco, aparece estampada la cara de un señor que parece ser el terrateniente de Los Santos Inocentes. ‘¿Seré digno de probarlas?’, me pregunto antes de abrir el paquete.

El aroma digamos que recuerda más bien a plástico, pero, para mi sorpresa, estas patatas saben a trufa. Aunque no nos engañemos, vienen a ser como los perros yorkshire: están bien, pero para mucho tiempo cansan. Cuando me he comido ya varias, el sabor se me hace más intensito que un cuñado hablando del veto parental. En definitiva, si quieres que durante una quincena todo te sepa a trufa —y así te ahorras gastarte la pasta—, adelante, cómete la bolsa entera”.

Calidad de la patata: 6

Parecido con el sabor prometido: 9

Precio: 1,99 euros el paquete de 130 g.

Mientras Carlos Doncel escribe una carta de renuncia, he conseguido recuperar algo de capacidad palatal y pienso en volver a la carga con una tanda de patatas británicas, no sin antes hacer testamento y encomendarme a la Virgen de la Papila Pocha. Cuando le cuento la situación a Antonio Luna, empresario de padre mexicano y madre inglesa al frente de los restaurantes Taco Alto, se siente responsable del daño que pueda producir una de sus patrias en mis receptores del sabor y se ofrece a probarlas en mi lugar.

KETTLE CHEDDAR MADURO Y CEBOLLA ROJA

“Todos los ingredientes son reconocibles: no hay aroma de queso, sino queso real muy madurado y hecho polvo, además de cebolla en polvo, cebollino, leche en polvo, levadura y otros ingredientes que tal vez no tendríamos en nuestra cocina pero son reconocibles: no hay el ignoto “aroma de”. El sabor a cebolla roja es más bien cebollino, y hay un fondo amargo que es difícil identificar del todo, porque no están quemadas ni mucho menos (ni es propio del cheddar). Son muy grandes, gruesas y poco aceitosas, pero a pesar de eso empalagan un poco”.

Calidad de la patata: 8

Fidelidad con el sabor prometido: 7,5 (por el punto amargo final).

Precio: a partir de 1,99 euros la bolsa de 150 g.

KETTLE CHILE DULCE Y CREMA AGRIA  

“Es muy dulce, se nota el azúcar añadido y también lleva mucho lácteo, que por un lado “frena” el picante y por otro hace que el picante se te pegue a la boca y puedas acabar enchiládote, una sensación bastante atrevida en unas chips de bolsa. No tiene nada de acidez, comparándola con otras que he probado se echa de menos el toque”.

Calidad de la patata: 8

Fidelidad con el sabor prometido: 7,5 porque es dulce, tiene picante y sabe realmente a crema (aunque no tan ácida como promete).

Precio: a partir de 1,99 euros la bolsa de 150 g

Antonio Luna pone el imperio a mis pies mientras me suplica clemencia, pero yo todavía tengo unas patatas fritas inglesas —de nuevo con sabor a cheddar— para catar. Sin miedo al incidente diplomático, porque a estas alturas el glutamato me ha tocado el seso y todo me parecen buenas ideas, le propongo a Luc Talbordet, quesero en Fromagerie Can Luc, que se preste a hacerlo por mí.

TYRELLS DE CHEDDAR MADURO Y CEBOLLINO

“Como puntos positivos destacaría el crujiente de la patata, el hecho de que no estén nada grasientas, y que parece patata de verdad, con el grosor justo. También me encanta que estén retorcidas en lugar de planas, porque se disfrutan mucho más. El punto de sal es ideal, ya que permite percibir y disfrutar el sabor mejor, sobre todo cuando como en este caso el sabor parece natural. Ahora bien, de cheddar-cheddar tiene poco para mi gusto: el cebollino se aprecia claramente, y es agradable y equilibrado, pero el cheddar la verdad no lo noté. Tal vez un sabor genérico a queso y poco más”.

Calidad de la patata: 9

Parecido con el sabor prometido: 5

Precio: sobre 2,80 euros el paquete de 150 g.

Cuando le pregunto si quiere probar alguna patata más, Luc me estampa un Brillat-Savarin en la cara a modo de contundente respuesta. Todavía necesito más ayudantes dispuestos a sacrificarse, y cuando se lo comento a Mikel López Iturriaga, comidista mayor del reino, se nota que lamenta no haber incluido una cláusula en mi contrato que no me permitiera inflarle a glutamato pero acepta con resignación.

LEMON & PIMENTA DE HACENDADO

“Muchas personas piensan que la vida del periodista gastronómico es una jauja permanente de restaurantes finolis y deliciosos productos gourmet. Y no: de vez en cuando también debes someterte al suplicio de probar patatas fritas de sabores porque te lo pide una compañera. Con este pensamiento en mente caté las ‘Lemon & Pimenta’, que saben más exquisitas sin ni siquiera probarlas al no caer en la vulgaridad de llamarse ‘Limón & Pimienta’. Su olor no despierta condena y estupor, ni su barnizado de aromas y potingues varios, tampoco: son como una evolución hacia la limonada de las típicas vinagreta con un subidón de pimienta y glutamato monosódico. Personalmente, prefiero untar las patatas fritas normales en Mistol, pero tampoco encuentro nada demasiado ofensivo en esta variedad de Hacendado”.

Calidad de la patata: 5

Parecido con el sabor prometido: 7

Precio: 0,90 euros el paquete de 130 g.

SOLOMILLO CON REDUCCIÓN DE PEDRO XIMÉNEZ DE FRIT RAVICH

“Lo primero que cabe preguntarse ante este producto es qué ha ido mal en la gastronomía española para que pueda existir demanda de un sabor a solomillo con jarabe de Pedro Ximénez. Lo segundo es dónde está el tal Pedro Ximénez, porque no aparece ni en pintura en los ingredientes. Lanzadas al viento ambas cuestiones, abrimos la bolsa y nos encontramos con unas chips muy crujientes con regustillo a carne a la plancha y dulzor bastante intenso, logrado con unas dosis de edulcorante propias de una CocaCola Zero. Empalagan a la tercera patata, y aunque yo no las compraría ni muerto, entiendo que pueden tener su público entre los paladares más infantilizados por el abuso de azúcar”.

Calidad de la patata: 6

Parecido con el sabor prometido: 3

Precio: 1,50€ el paquete de 170 g.

SABOR BOLETUS DE HACENDADO

“Si quieres rememorar aquellos días felices de la infancia en los que te comías la tierra de las macetas, quizá puedas lograrlo probando estas patatas. Huelen a una mezcla de musgo, barro y humedad, y saben a champiñón mojado. No encuentro ningún motivo sólido para consumirlas, salvo que de repente desaparezcan todas las setas del mundo y tengas un mono horroroso de comerlas. En su descargo, debo decir que son las que menos mierdis añadidas tienen, que el paladar agradece la ausencia de potenciadores de sabor cuando llevas unas cuantas, y que preparar con ellas una tortilla de chips a la Ferran Adrià quizá pueda funcionar como guarrindongada”.

Calidad de la patata: 5

Parecido con el sabor prometido: 4

Precio: 1,15 euros el paquete de 150 g.

Patricia Tablado, community manager de esta santa casa, se acaba de dar cuenta de que si a López Iturriaga le da un parraque por exceso de saborizantes nos quedamos todos sin curro, y acude al rescate, ofreciéndose a probar nuevos sabores patatiles.

PATATAS FRITAS MARISA ESTILO CACHELO CON PIMENTÓN

“La lista de ingredientes es corta: patatas, aceite de girasol, pimentón y cayena. Ya. Pican bastante pero están muy ricas, son un poco más gruesas que las normales (sin llegar a ser de las que sirven para hacer canapés o montaditos, solo un poco). Me las imagino de aperitivo dominguero total, acompañadas de una cerveza, un vino o un agua con gas si todavía mantienes los buenos propósitos de año nuevo sobre consumir menos alcohol. Las producen en un pueblo de Madrid, pero saben a Galicia”.

Calidad de la patata: 8

Fidelidad al sabor prometido: 10

Precio: a partir de 1,49 la bolsa de 150 g

TOKYO STYLE (TERIYAKI) DE VICENTE VIDAL

“De teriyaki tienen solo el nombre. Comí varios puñados para ver si le encontraba el sabor a teriyaki pero ni rastro del mismo: son onduladas y eso a lo mejor modifica el sabor pero para mí sabían solo a sal y glutamato. Un punto a su favor es la historia lacrimógena del chef inventor que viene en el paquete, en el que cuenta que a pesar de ser un guerrero su corazón le decía que tenía que ser chef y así lo hizo. Parece que están perpetrando lo mismo con otras ciudades como París o Río de Janeiro, con historias igual de estereotipadas”.

Calidad de la patata: 2

Fidelidad al sabor prometido: 2, porque a partir del cuarto puñado el retrogusto te quiere recordar a del teriyaki pero el glutamatazo lo mata todo

Precio: consultar punto de venta

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista