Una masa sencilla y un relleno ideal
Una masa sencilla y un relleno ideal.

Empanadas de cebolla y queso

  • Comentar
  • Imprimir

Una masa que nunca falla, un relleno con múltiples opciones y una técnica sencilla para cerrarlas sin que se abran en el horno: esta receta de empanadas argentinas es un acierto seguro por muchos motivos.

Las empanadas son un mundo: existen en muchísimos países, se elaboran de maneras muy diversas y los ingredientes con las que se rellenan y se prepara su masa son tan variados como las regiones en las que se cocinan. Hablando solo de las argentinas, podríamos decir sin miedo que también son un mundo en sí mismas. Fueron los españoles quienes las introdujeron en el país, y a su vez ellos las tomaron de los árabes.

Poco a poco se fueron transformando y adaptando a los ingredientes de cada una de las regiones, por eso hoy en día cada provincia se enorgullece de las propias. Cuesta decidir cuáles son las mejores, si es que tal clasificación existe: varían la forma, el tamaño, la masa, el método de cocción y el repulgue (sistema para cerrarlas sin que el relleno se esparrame y la receta pierda el sentido). Hablando del relleno, como ya dijo Clara Pérez Villalón en su receta de empanadas de humita, las opciones son infinitas.

En esta ocasión son de cebolla y queso, dos ingredientes sencillos que combinan rebien. ¿Qué tipo de queso se utiliza? En Argentina se suelen rellenar con queso cuartirolo, un queso blando de leche de vaca que funde muy bien y suelta muy poco suero, algo que resulta maravilloso para evitar que las empanadas se abran (una dificultad añadida de todas las que llevan queso). Dado que no es un queso que se comercialice en España, las dos opciones que propongo son la mozzarella o el Arzúa-Ulloa. En caso de que utilices mozzarella, debes quitarle todo el suero posible; por ejemplo calentándola unos segundos en el microondas y retirando el líquido que vaya desprendiendo. Abrirla bien sobre un colador y dejarla reposar también funciona.

Al relleno también se le agrega otro queso con un poco más de potencia. En este caso es grana padano rallado, pero bien podría ser parmesano, gouda, edam o, por qué no, algún tipo de queso azul. El tomillo se puede cambiar por orégano o se puede prescindir de él, y la cebolla -que en este caso es dulce-, podría ser morada, blanca o la que más te guste. Elijas la que elijas, es importante que la dejes escurrir una vez la hayas cocinado, nuevamente, para que las empanadas no acaben en desastre en el horno.

Hay un par de cosas más que debes tener en cuenta para evitar el caos. Respecto al relleno, además de lo mencionado, recuerda que debes ponerlo frío. Si no tienes prisa, incluso podrías formar las empanadas y congelarlas antes de hornearlas. En cuanto a la masa, es importante no estirarla muy fina y hacer un buen repulgue: el que tienen estas empanadas no es el característico de las de cebolla y queso sino de las de carne, pero he decidido utilizarlo porque es uno de los que mejor cierra y más fácil se hace (para los manazas, hay un montón de tutoriales en YouTube).

La masa es bastante sencilla y da un resultado muy bueno, algo de esperar ya que su autora es la gran cocinera argentina Choly Berreteaga, no solo conocida por sus habilidades culinarias sino también por haber sido presentadora de televisión y autora de varios libros.

Dificultad

Tienen su qué, pero compensan.

Ingredientes

Para la masa

  • 500 g de harina de trigo
  • 125 g de mantequilla
  • 170 ml de agua
  • 1 cucharadita de sal

Para el relleno

  • 500 g de cebolla
  • 300 g de mozzarella o Arzúa-Ulloa
  • 150 g de algún queso más potente (ver explicación)
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • Sal

Además (opcional)

  • Yema de huevo batida

Preparación

  1. Pelar y cortar la cebolla en juliana. Rehogarla lentamente en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego bajo. Añadir la sal al gusto y el tomillo.

  2. Retirar cuando esté blanda y translúcida. Dejar escurrir y enfriar en un colador.

  3. Mientras, preparar la masa. Mezclar la harina, la sal, 100 gramos de mantequilla y el agua. Amasar hasta conseguir una bola de textura lisa.

  4. Estirar hasta conseguir un cm de espesor y untar con el resto de la mantequilla. Hacer tres pliegues y estirar hasta obtener una lámina de unos cinco mm de espesor. Cortar discos de unos 10 o 12 centímetros de diámetro.

  5. Calentar el horno a 180 ºC. Preparar el relleno mezclando la mozzarella o el Arzúa-Ulloa cortados en daditos, el queso rallado y la cebolla fría. Rellenar las empanadas con una cucharada de la mezcla.

  6. Poner agua en uno de los bordes para que se peguen al cerrarlas. Hacer el repulgue.

  7. Colocar las empanadas en una bandeja de horno con papel vegetal o aceite (se pueden pincelar con yema de huevo batida). Hornear durante 20 minutos o hasta que estén doradas y servir calientes o tibias.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

ENTRAR PARA PARTICIPAR

O conéctate con:

Lo más visto en El Comidista