Cremosidad, untuosidad y platos del IKEA. Nada puede fallar
Cremosidad, untuosidad y platos del IKEA. Nada puede fallar.

'Batch cooking' de marzo: comidas y cenas para una semana cocinando una tarde

  • Comentar
  • Imprimir

¿Organizar el menú semanal te quita el sueño y de lunes a viernes no tienes tiempo? Aquí tienes un montón de ideas de platos sencillos y sabrosos para cuatro personas que se preparan en una sola tarde.

Aunque en la mayoría de la península hemos tenido un invierno bastante light –un saludo a los negacionistas del cambio climático–, ahora sí, la primavera oficial está a punto de asomar la patita. Los días se alargan, las temperaturas suben y nuestra cocina en lotes acude fiel a su cita mensual para que dejes toda la comida hecha de una, y te dediques a disfrutarlos sin preocuparte por el táper del trabajo o la cena de después del gimnasio. Hoy tenemos cremas reconstituyentes para los días más frescos, un guiso de legumbres con calamares, pescado, patatas a la riojana y un montón de verduras asadas para alegrar las guarniciones.

Todo lo que puede congelarse, descongelarse y quedar igual de bien es mejor para comerlo a final de semana, priorizando cosas como las ensaladas o las patatas guisadas para el principio de la semana. Si queremos tomar el pavo o el guiso de judías el jueves o el viernes, podemos congelarlos sin problema: si la salsa del pavo se desestabiliza, solo tendremos que volver a darle un hervor para que vuelva a su condición inicial (y por eso es una buena idea duplicar las cantidades: tendremos un premio guardado para la semana siguiente).

Si nos gusta la textura y el sabor del queso quark, podemos preparar diferentes combinaciones para alegrar verduras, ensaladas o platos de pasta. Mezclado con hierbas aromáticas de todo tipo, la ralladura de cítricos, especias como pimienta o curry, cúrcuma o chile en polvo nos ofrece un producto muy interesante, a medio camino entre una salsa y un untable, del que podemos disfrutar desde el desayuno –sobre una rebanada de pan integral tostado, con pepino o rodajas de tomate– hasta la cena, donde podemos tomarlo con crudités y palitos de pan o regañás.

Seguimos sin incluir los desayunos, meriendas o picoteos en la organización semanal, ya que estos no necesariamente se cocinan. De nuevo recomendamos dejar algunos de los básicos —en cada casa son diferentes— preparados en una bandeja dentro de la nevera para no tener que pensar demasiado de buena mañana cuando aún se te está solidificando el cerebro. Yogur, leche o bebida vegetal con copos de avena para tomar fría o caliente, queso fresco, mandarinas, uvas, naranjas, kiwis, manzanas o plátanos, además de botecitos o bolsitas con frutos secos y chocolate con 70% de cacao, huevos cocidos -perfectos para improvisar un bocadillo con rodajas de tomate y/o pepino- o algún untable, que son de lo más agradecidos en estas situaciones.

Cenas

  • Crema de alcachofa y espinacas, patata asada con queso quark con cebolleta y especias

  • Lomos de caballa a la plancha con calabaza y cebollas asadas con comino y canela + ensalada de tomates raf con vinagreta de avellanas y tomillo

  • Pasta integral con tomatitos cherry y espárragos asados + burrata

  • Escalivada con patata asada, anchoas y huevo mollet

  • Tostas con queso quark con cebolleta y especias, tomatitos cherry y espárragos asados y jamón + untable de pimiento y nueces

Comidas

  • Estofado de pavo en salsa cremosa de tomate + calabaza y cebollas asadas con comino y canela + arroz integral

  • Guiso rápido de judías pintas y boniato con calamares + Ensalada de tomates raf con vinagreta de avellanas y tomillo

  • Boniatos con queso feta y aguacate + escalivada

  • Fideos de arroz salteados con verduras, huevo y langostinos + untable de pimiento y nueces

  • Patatas a la riojana + berenjena asada con miso y miel

Preparación

Al llegar de la compra, congelar los lomos de caballa (si no la vamos a consumir ese día o al siguiente).

Encender el horno a 180 grados y repartir en una o dos bandejas la calabaza violín -cortada en rodajas gruesas con dos cebollas peladas y cortadas en octavos, aliñadas con sal, pimienta, comino, canela y un chorro de aceite de oliva-, 8 patatas medianas, 5 boniatos de ración, 4 pimientos rojos, 4 berenjenas, 2 cebollas y una bandeja con los tomates cherry aliñados con hierbas al gusto, dos o tres dientes de ajo pelados y laminados, sal, pimienta, aceite y vinagre. Pasados unos 20 minutos, dar unas vueltas a los tomates y añadir los espárragos: los tomatitos cherry y espárragos asados estarán listos 15 minutos más tarde. La mezcla de calabaza y cebolla puede tardar unos 45 minutos, las patatas, cebollas y boniatos pueden tardar alrededor de una hora y los pimientos y las berenjenas más o menos lo mismo, o un poco más, si son muy grandes. Como siempre, el tiempo concreto depende del tamaño de las verduras y la potencia real del horno, así que lo mejor es vigilarlo de vez en cuando mientras hacemos otras cosas.

Mientras, cortar dos pepinos, cuatro zanahorias y un pimiento en palitos. Estas crudités en un tarro o bolsa de silicona bien cerrada aguantarán bien tres días en la nevera: en ese momento habrá que repetir el proceso con el resto para acompañar la crema de pimiento y nueces el resto de la semana.

Cuando las berenjenas están listas y aún calientes, abrir dos por la mitad y untarlas con una mezcla de miso, miel y aceite: ya tenemos listas las berenjena asada con miso y miel.

Pelar y romper con las manos las otras dos berenjenas, dos pimientos y las dos cebollas, y aliñarlas aún calientes con ajo laminado -o en trozos más grandes, si se quiere quitar después-, aceite, vinagre, sal y pimienta: la escalivada ya está lista. Pelar y despepitar los otros dos pimientos y triturarlos con un yogur griego, 100 g de nueces, un poco de comino, pimentón rojo dulce, picante o mezclado, sal y y una cucharadita de miel: el untable de pimiento y nueces ya está listo.

Mientras, dorar en una olla grande 4 cebollas peladas y picadas. Cuando esté lista, separar una cuarta parte en otra olla y añadir 600 g de alcachofas, 300 de espinacas -ambas pueden ser congeladas- y la parte blanca de un puerro picada. Dorar todo durante unos minutos y añadir 1 l de caldo de verdura y 200 ml de leche evaporada. Hervir 15 minutos, añadir parmesano o queso curado rallado al gusto y triturar: la crema de alcachofa y espinacas.

Mezclar los 400 g de queso quark con una cebolleta picada -tallo incluido-, la ralladura de un limón, sal, pimienta y especias o hierbas aromáticas al gusto. El queso quark con cebolleta y especias ya está listo.

Poner agua salada a hervir y preparar el arroz y la pasta integrales, siguiendo las instrucciones del fabricante. Cuando estén listos, escurrir bien, poner un poco de aceite, remover y pasar a una fuente grande para que se enfríen rápido y no se peguen. Mientras, cocinar también los 8 huevos durante cinco minutos en agua hirviendo a fuego mínimo y enfriarlos después.

Para preparar las patatas a la riojana, dorar ligeramente dos dientes de ajo picado en cuatro cucharadas de aceite de oliva en una cazuela grande. Añadir un tercio de la cebolla reservada y rehogar todo a fuego suave durante cinco minutos. Añadir el chorizo y rehogar un par de minutos más. Pelar y cascar cinco patatas medianas y llevarlas a la cazuela, removiendo para que se impregnen bien del aceite, y cocinar unos cinco minutos. Añadir el pimentón y la sal y echar agua hasta cubrir. Con el primer hervor, bajar el fuego y dejarla hasta que estén bien cocidas y el agua se haya reducido más o menos a la mitad. Las patatas a la riojana ya están listas.

Mientras, picar -no demasiado, que queden trozos más pequeños y otros más grandes- las avellanas y mezclarlas con 150 ml de aceite de oliva virgen extra, vinagre al gusto, unas hojas de tomillo, sal y pimienta: la vinagreta de avellanas y tomillo ya está lista. Cuando vayamos a preparar la ensalada, cortar y aliñar los tomates solo un rato antes de comerlos. Rematar con unas aceitunas negras.

El día que vayamos a comer los boniatos, rellenarlos con medio aguacate y 30 g de queso feta cada uno, y aliñar con aceite de oliva, zumo o ralladura de limón y, si se quiere, pistachos picados.

Coger la mitad de la cebolla restante y ponerla en una olla con el pavo para estofar y un chorrito más de aceite, sal y pimienta. Dorar el pavo y añadir 300 g de salsa de tomate, 100 g de queso de untar y 125 ml de agua, caldo o vino blanco (si el tomate lleva acidificante, añadir una cucharadita de Maizena para que el queso no se desestabilice y la salsa quede cortada). Cocer 20 minutos a fuego suave: el estofado de pavo en salsa cremosa de tomate ya está listo.

Coger el resto de la cebolla y añadirle los calamares troceados o calamarcitos y un diente de ajo picado. Dorar todo durante unos cinco minutos, añadir un chorro de vino blanco y cuando evapore sumar las judías cocidas con parte de su líquido de conservación y un poco de agua o caldo. Añadir el boniato cortado en daditos y hervir cinco minutos a fuego bajo: el guiso rápido de judías pintas y boniato con calamares ya está listo.

Cortar en trozos grandes un pimiento rojo, dos zanahorias y un calabacín, saltearlos a fuego alegre con un poco de salsa de soja y reservar. El día antes de preparar el salteado, pasar los langostinos a la nevera para que se descongelen poco a poco (si son congelados). El día que vayamos a preparar el salteado, dejar los fideos en remojo en agua fría durante 10 minutos, y después pasarlos a un bol con agua caliente durante cinco más. Escurrir, saltear y añadir las verduras; en el último momento poner los langostinos y servir con el huevo mollet encima (también podemos añadir el huevo crudo al salteado). Los fideos de arroz salteados con verduras, huevo y langostinos ya están listos. Si se quiere, añadir cilantro y un poco de zumo de lima.

¿Quieres más ideas de 'batchcooking'? Mira nuestras anteriores entregas.

LA LISTA DE LA COMPRA

Verdulería

1 calabaza violín de aproximadamente 1 kg, 8 cebollas, 13 patatas medianas, 5 boniatos de ración, 7 pimientos rojos, 4 berenjenas, 500 g de tomates cherry, 2 manojos de espárragos verdes, 2 cabezas de ajo, 4 pepinos, 12 zanahorias, 600 g de alcachofas limpias (pueden ser congeladas), 300 g de espinacas (pueden ser congeladas), 1 puerro, 1 cebolleta, 2 limones, 1,5 kg de tomates raf, 2 aguacates, 1 calabacín, cilantro (opcional), 1 lima (opcional).

Pollería

8 huevos, 600 g de contramuslo de pavo para estofar.

Pescadería

4 caballas de ración (limpias en lomos), 600 g de calamarcitos o calamares medianos (pueden ser congelados), 400 g de langostinos pelados (pueden ser congelados).

Lácteos

1 yogur griego, 400 g de queso quark, 200 ml de leche evaporada, 120 g de queso feta, 100 g de queso de untar.

Además

Sal, pimienta, comino, canela, aceite de oliva, vinagre, hierbas al gusto, pasta de miso, miel, pimentón rojo dulce o picante, 1 l de caldo de verdura, 150 g de parmesano rallado o queso curado al gusto, 200 g de arroz integral, 250 g de pasta integral, 200 g de fideos de arroz “vermicelli”, 2 chorizos -mejor si son riojanos-, 60 g de avellanas, tomillo, 100 g de aceitunas negras, 50 g de pistachos pelados (opcional), un bote de salsa de tomate, maizena (opcional), vino blanco (opcional), 2 botes de judías pintas cocidas, salsa de soja.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista