Fresca y sabrosísima
Fresca y sabrosísima.

Ensalada de escarola, burrata y sardina marinada

  • Comentar
  • Imprimir

Las sardinas marinadas están muy buenas en el aperitivo, pero también podemos integrarlas en platos como esta ensalada de escarola y burrata, el queso italiano más sexy.

Esta ensalada fresca y a la vez contundente -gracias a esa maravilla quesera llamada burrata- sirve para decir adiós a un par de vegetales de los que estamos diciendo adiós hasta el año que viene: la escarola y los tomates raf, que al final de la temporada disminuyen un poco de tamaño pero tienen la misma cantidad de dulzura, lo que los convierte en auténticas bombas de sabor (que puedo comerme no solo en ensalada, sino también directamente a mordiscos como si fueran una manzana).

Si quieres preparar las sardinas en casa, sácales los filetes, ponlos con la piel hacia arriba en una bolsa de congelación o una tartera bien tapada y congélalas durante tres días (antes haz un examen visual exhaustivo para asegurarte de que no tienen anisakis). Descongela en la nevera y pon los filetes en una marinada con 300 ml de vinagre -al gusto, con uno de manzana quedarán más suaves y con uno de vino más potentes-, 100 ml de agua y dos cucharaditas de sal: puedes ajustar la cantidad a lo que necesites, siempre que mantengas las proporciones.

Cubre las sardinas con la marinada y muévelas suavemente para que les llegue a todos lados. Deja marinar entre 6 y 8 horas, seca con papel de cocina y consérvalas en aceite de oliva, si quieres con un poco de ajo laminado, pimienta o hierbas al gusto. El resultado será parecido al de un boquerón en vinagre, pero con un poco más de chicha; perfecto para comerlo como aperitivo, en bocadillo o tostada -con espinacas tiernas y huevo duro están buenísimas- o en ensaladas como esta.

Dificultad

Si haces tú los filetes de sardina, un poquito más. Si no, cero patatero.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 escarola
  • 1 burrata de 200 g (o la que se encuentre)
  • 1 cebolla (normal -amarilla-, dulce o roja, al gusto)
  • 12 filetes de sardina marinada
  • 4 tomates raf pequeños (o 2 si son grandes)
  • Aceitunas al gusto
  • Sal
  • Pimienta
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana (o al gusto)

Preparación

  1. Pelar la cebolla, cortarla por la mitad y después en tiras y ponerla en agua fría con vinagre -yo uso 50% de cada porque me gusta que quede un poco encurtida, si no se busca este efecto rebajar la cantidad de vinagre- y sal durante una media hora.
  2. Retirar las hojas más duras de la escarola, trocearla, lavarla y dejar escurrir bien.
  3. Lavar los tomates, retirarles el pedúnculo y cortarlos en trozos que quepan bien en la boca.
  4. Preparar una vinagreta con el vinagre, la sal, la pimienta y el aceite. Montar la ensalada con la escarola como base, la burrata enmedio y el resto de ingredientes por encima. Aliñar con la vinagreta y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista