Estas fresas tienen perfectas hasta las hojas
Estas fresas tienen perfectas hasta las hojas.

Menú para hoy: el increíble mundo de las fresas maceradas

  • Comentar
  • Imprimir

Esta fruta de temporada nos ofrece muchas posibilidades más allá de comerla lavadas y cortadas: las maceraciones con vinagres, cítricos o alcoholes potencian su dulzura. De regalo, un menú para comer y cenar.

Aunque no salgamos mucho de casa sabemos que ya es primavera no solo porque lo diga El Corte Inglés, sino porque los días cada vez son más largos, perdemos una hora de sueño y las fruterías se llenan de fresas. Nos encontramos en plena temporada de estas pequeñas delicias rojas, y es ahora cuando podemos disfrutar de su sabor en todo su esplendor. Si quieres sacarle todo el partido a tu bandeja de fresas y alegrar tus platos con una de las formas más versátiles de prepararlas, sigue leyendo y toma nota. Tu primavera ya no será igual.

Cómo comprar fresas y conservarlas

Para aprender a seleccionar bien las fresas, te aconsejo que te mires este vídeo del jefecillo de ésta nuestra comunidad Comidista, donde un experto nos cuenta las claves para seleccionar las mejores fresas del mercado.

En cuanto a su conservación, las fresas se estropean rápidamente y deben guardarse en el frigorífico, sin lavar, ni quitarles las hojas y, preferiblemente, en recipientes que “respiren”. Funciona muy bien tenerlas en un recipiente amplio, sin que se amontonen las unas con las otras, e introducirlo dentro de una bolsa de papel agujereada. Como su duración es corta, deberás consumirlas en dos o tres días y retirar aquellas que se pongan malas.

Dios, me estoy revolviendo en mi silla como la niña del exorcista cuando calienta en la banda antes de jugar. RAQUEL BERNÁCER

¿Qué es la maceración?

Según el Larousse Gastronomique en Español, uno de nuestros libros de cabecera, la maceración es una técnica que consiste en remojar, durante un tiempo determinado, alimentos crudos, secos o confitados, hierbas o especias, en un líquido (aguardiente, licor, aceite, mezcla agridulce, jarabe, vino) para conservarlos o para que se impregnen de su perfume.

Este término, que definido así es muy general, se utiliza de forma específica cuando nos estamos refiriendo, principalmente a su aplicación en frutas. Si queremos macerar pescados o verduras, solemos hablar de “marinar” y cuando se trata de carnes, “adobar”, pero todos los términos hacen referencia a la misma técnica explicada más arriba.

¿Con qué puedo macerar las fresas?

Las fresas maceradas ven potenciado su sabor y cambian su textura, ablandándose. Es preferible cortarlas para que absorban mejor el líquido de maceración. En cuanto al tamaño del corte, esto ya va a gusto del consumidor.

Para macerar fresas podemos utilizar ácidos, cítricos, alcoholes o una combinación de varios de ellos. Por ejemplo, las fresas Romanoff son fresas marinadas en partes iguales de zumo de naranja y licor de naranja, mezcladas luego con nata montada.

Aquí tienes los ingredientes que mejor combinan con las fresas para macerarlas:

  • Ácidos: cualquier tipo de vinagre les vendrá bien a las fresas. Desde vinagre de Módena, vinagre de Jerez, vinagre de vino tinto, de vino blanco, vinagre de manzana. No hay que poner mucho vinagre, verás que con 1 cucharada sopera por cada 100-150 g de fresa es suficiente.
  • Cítricos: naranja, mandarina, limón, lima o mezclas. El limón, la naranja y la mandarina son los que mejor quedan con las fresas, pero puedes atreverte con un poco de lima o combinarlos según tu gusto.
  • Alcoholes: vino tinto, cava, champagne, kirsch, licor de naranja.
  • Azúcares: la adición de azúcar ayudará a potenciar el dulzor y el sabor de la fresa, sobre todo cuando tenemos fresas que se han recolectado antes de su ponto de maduración y no tienen mucho sabor. Puedes utilizar azúcar blanquilla, moreno, azúcar glass, sirope de ágave o miel.
  • Hierbas aromáticas y especias: a las fresas maceradas les viene muy bien algunas hierbas y especias. Las que mejor combinan con estos frutos del bosque son la menta, la vainilla, el anís y la canela.

Una nota importante: en caso de utilizar alcoholes para macerar fresas -o cualquier alimento- hay que tener claro que ni niños, mujeres embarazadas, lactantes ni personas que sufren alcoholismo deberán consumirlas (así como cualquier persona con una patología en la que el consumo de alcohol esté contraindicado)

¿No me vas a dar una receta?

Aquí va una receta básica para macerar fresas en vinagre. Si tienes en cuenta la proporción de 1 cucharada sopera de vinagre por cada 100-150 g de fresas y 1 cucharada sopera de azúcar por cada 200 g de fresas, tendrá un macerado rico y equilibrado en sabor.

Fresas maceradas en vinagre balsámico

Ingredientes

  • 400 g de fresas, limpias y sin rabito
  • 3 cucharadas soperas de vinagre balsámico
  • 2 cucharadas soperas de azúcar

Preparación

  1. Cortar las fresas a cuartos y ponerlas en un bol con el vinagre y el azúcar.

  1. Dejarlas en la nevera mínimo una hora. Si quieres un sabor dulce e intenso, déjalas toda la noche o incluso 24 horas.

  1. Servir escurridas o con el líquido de maceración.

Según el uso que le vayas a dar a las fresas, puedes escurrir el líquido de maceración y reducirlo a fuego medio para hacer un sirope que podrás usar con yogur, tortitas y otros postres.

¿Con qué me las puedo comer?

Las fresas maceradas en vinagre -y de cualquier forma- son un complemento delicioso en platos tanto dulces como salados.

Si quieres sorprender utilizándolas en platos salados, puedes probar con una ensalada a base de tomate, fresas maceradas, mozzarella y albahaca (si tienes burrata, la cosa ya se pone fina). Aliña con aceite de oliva, un poco del líquido de maceración, unas gotas extra de vinagre balsámico y sal en escamas.

Otra ensalada que puedes hacer con fresas maceradas en vinagre es una con pepino, menta y yogur. Escurre bien las fresas y guarda el líquido de maceración para hacer un sirope. Corta un pepino, pon las fresas y pica bien de menta. Prepara la salsa de yogur de estos medallones de verdura (sin el eneldo) añádesela a la ensalada.

Al aguacate también le queda muy bien las fresas. Prepara uno o dos aguacates a láminas, añádele las fresas maceradas escurridas, un chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal en escamas, pimienta y unas almendras. ¿Tienes albahaca fresca? Pues ponle unas hojas y ya verás qué rico.

Pasemos a los postres. Si quieres una receta gocha, prepara el bikini de brie, chocolate y fresas, que os preparé en esta entrada con ideas para desayunar, con fresas maceradas bien escurridas. En el mismo artículo, tienes un parfait de yogur griego, frutas rojas y granola. Supongo que no hará falta que te diga que sustituyas las frutas rojas por las fresas maceradas, pero, por si acaso, te lo digo: sustituye las frutas rojas por fresas maceradas.

Otras opciones dulces consisten en utilizar las fresas maceradas como acompañamiento de crepes, tortitas, bizcochos, mascarpone y la clásica nata montada.

Si te va más el rollo jelci, puedes combinar las fresas maceradas con yogur griego y añadirle un poco de chocolate del 80% picado, además de avellanas o almendras, que quedan estupendamente con las fresas.

Comparte tus fotos de estos trucos o recetas en redes sociales con la etiqueta #ComidistaConfinado. Y si quieres más propuestas para cada día, entra aquí.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista