A los tomates les sienta bien todo
A los tomates les sienta bien todo.

Tomates rellenos de quinua y encurtidos

  • Comentar
  • Imprimir

El tomate en verano alcanza su máximo esplendor. Es en esta estación cuando se puede disfrutar de su punto ideal y aprovecharlo en elaboraciones tan sencillas y ricas como la que hoy traemos.

El verano es el mejor momento para consumir el tomate fresco en todas sus posibilidades, lo que significa casi infinitas, porque es una delicia desde en su forma más minimalista -con un chorrito de buen aceite y sal- hasta en ensaladas de fantasía donde se mezcla con todo tipo de ingredientes. Lechugas y otras hojas verdes, frutas como el mango, el albaricoque, la ciruela o el melocotón, encurtidos que elevan su dulzura a la estratosfera y cereales que se empapan de su juguillo a modo de sabrosa salsa.

La temporada del tomate de verano -también los hay de invierno, como el raf- suele ir de junio a octubre, aunque algunas variedades tardías y generosas, como el rosa de Barbastro pueden alargarse un poco más. Para la receta de hoy nos decantaremos por el tomate de bola, una variedad de forma redondeada que nos facilitará la tarea del vaciado -y posterior relleno- al que lo vamos a someter.

Nuestra propuesta es bien sencilla porque creemos firmemente que un buen tomate merece todo el protagonismo, pero sobre ella se pueden hacer muchísimas variaciones. Por ejemplo, cambiar la quinua por arroz, bulgur o cuscús, añadirle un poco de bonito, sardinas en lata o trocitos de de queso curado, además de hierbas aromáticas como la albahaca o la menta.

Si queremos rematar los tomates con algo que les sirva de tapa -en lugar de usar la que traen de serie-, podemos optar por una lasca de buen jamón, un par de piparras que lo alegren, un filete de anchoa o de boquerón (o uno de cada, a modo de matrimonio) o una rodaja de queso fresco. En lugar de comernos el coco pensando qué hemos hecho mal para que nos haya sobrado relleno -nota: siempre sobra relleno- lo usaremos como base para estabilizar nuestros tomates, y aquí paz y después gloria (y al final de todo, nos lo comemos).

Ingredientes

Para 4 personas

  • 10 tallos de cebollino
  • 80 g de quinua blanca
  • 8 aceitunas negras
  • 8 aceitunas verdes
  • 8 pepinillos
  • 12 avellanas
  • Perejil (unos 4 tallos)
  • Sal
  • Pimienta
  • Ralladura de limón
  • Zumo de limón (opcional)
  • 4 filetes de anchoa (opcional)

Preparación

  1. Lavar bien la quinua bajo el grifo en un colador fino para eliminar la saponina, hasta que deje de salir espuma. Cocerla en agua salada durante 10 minutos, escurrir y reservar.
  2. Cortar la parte superior de los tomates en horizontal, para poder vaciarlos y que quede como una tapita. Vaciar los tomates con una cucharilla, escurrir la carne y reservar las semillas (guardar el agua para otras preparaciones, como una sopa fría).
  3. Picar las aceitunas, el cebollino, las avellanas, los pepinillos y el perejil (guardar unas hojas de este último para decorar). Pasar todo a un bol con la quinua y las semillas del tomate, y aliñar con aceite, sal, pimienta, ralladura de limón y, si se quiere, un poco de su zumo. También podemos añadir cuatro filetes de anchoa picados.
  4. Rellenar los tomates con la ensalada, usando el sobrante para poner una cucharada debajo de cada uno, para que se aguanten rectos y no se vuelquen. Decorar con el perejil reservado y más ralladura de limón.
  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista