Una explosión de sabor en cada mordisco
Una explosión de sabor en cada mordisco.

Ceviche-tartar de caballa y sandía

  • Comentar
  • Imprimir

Los 'Frankenstein' gastronómicos, como los cronuts o los burritos de sushi, están a la orden del día y no siempre funcionan. Pero este híbrido entre ceviche y tartar está buenísimo y es un homenaje al verano.

Comida híbrida. En inglés, mashup food o Frankenfood (de Frankenstein, sí). ¿Os acordáis de los cronuts? Daban más miedo que el monstruo de Mary Shelley, ¿verdad? Pues que sepáis que también han sido tendencia los tacos de waffle, los burritos de sushi y los macarons de Cheetos. ¿Cómo os quedáis? Y no os penséis que estos cruces son solo cosa de Gringolandia: nuestro país es la cuna del helado de fabada, ahí lo dejamos. De entrada, os diremos que en El Comidista el único concepto híbrido que nos gusta es el de follamigo/a, pero es que nos hemos inventado un medio ceviche medio tartar que da bastante el pego. Perdón Latinoamérica; Désolé Francia.

Hemos sustituido el salmón y el atún omnipresentes en muchos tartares marineros de aires japoneses por caballa, que es más económico e igual de sabrosón que los otros dos pescados. Para no perder el rollo nipón, hemos mantenido la salsa de soja, el jengibre y el aceite y las semillas de sésamo. Por el lado latino-cevichero, hemos conservado la cebolla roja, la lima, el chili, el cilantro y el aguacate, pero le hemos añadido sandía, que le da un toque refrescante muy sexy.

Dificultad

Tan fácil como gozarlo con un/a follamigo/a cariñoso/a y cumplidor/a.

Ingredientes

Para 2 personas (como entrante)

  • 2 lomos de caballa descongelados limpios, sin piel ni espinas (200-250 g los dos filetes)
  • 1 cucharadita de chili rojo fresco (de los largos y grandes)
  • 1 cucharadita de jengibre fresco
  • 1/3 rodaja de sandía pequeña de 0,5 mm de grosor
  • ¼ cebolla roja pequeña
  • ½ aguacate
  • 1 cucharada de zumo de lima
  • Para el aliño
  • 1 cucharada de aceite de girasol (sustituible por cualquier aceite neutro)
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo
  • Pimienta negra recién molida al gusto

Para decorar

  • Hojas de cilantro (sustituible por perejil)
  1. Preparación
  2. Cortar la caballa en dados de 0,5 mm. Colocarla en un bol. Abrir el chili por la mitad y retirar los nervios y las semillas. Picar muy fino. Añadir una cucharadita del chili picado al bol.
  3. Pelar el jengibre y picarlo muy fino. Agregar una cucharadita de jengibre picado al bol.
  4. Pelar y cortar la sandía, la cebolla y el aguacate a dados del mismo tamaño que el pescado. Meterlo en el bol junto con el zumo de lima y remover. Cubrir con un plato o con papel film y llevar a la nevera.
  5. En un bote de cristal con tapa, poner el aceite de girasol, la salsa de soja, el aceite de sésamo, las semillas y la pimienta negra. Tapar y agitar bien.
  6. Picar las hojas de cilantro. Retirar el bol de la nevera. Agitar el bote del aliño y aliñar; remover bien, probar y añadir un poquito más de salsa de soja si es necesario. Emplatar y esparcir el cilantro por encima y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista