Esta sopa es fresquita, sabrosa y está hecha con productos de temporada. ¿Quién da más?
Esta sopa es fresquita, sabrosa y está hecha con productos de temporada. ¿Quién da más?.

'Batch cooking' de septiembre: cocina una tarde y come toda la semana

  • Comentar
  • Imprimir

¿Organizar el menú semanal te quita el sueño y de lunes a viernes no tienes tiempo? Aquí tienes un montón de ideas de platos sencillos y sabrosos para cuatro personas que se preparan en una sola tarde.

El único momento que sí podíamos prever de todas las cosas terribles que nos ha dado 2020 ya está aquí: terminó agosto; con él las vacaciones y la vuelta a la rutina ataca con la crueldad habitual (aunque tal y como viene el año igual se acerca un apocalipsis zombie y estaremos más entretenidos que de costumbre). Ya sea porque hemos vuelto al trabajo -versión casera o no- y los niños aún no han empezado el colegio (tres cuartos de lo mismo), porque; este curso sí, vamos a sacar tiempo de donde sea para hacer deporte a diario o porque queremos alargar un poco la sensación vacacional, esta técnica para cocinar una tarde y vivir de rentas el resto de la semana te puede ser realmente útil.

Aunque este mes se llame septiembre, hace tan pocos días que lo estrenamos que de nuevo hemos decidido prescindir del horno; porque lamentablemente aún no hemos inventado la magia que hace que cuando nosotros nos alejamos de la playa, piscina o zonas fresquitas del país la temperatura baje de golpe. ¿Cómo lo supliremos? Con legumbres cocidas, salteados rápidos, sofritos en bloque, conservas de pescado o verduras y poniendo un par de ollas al fuego y dándoles caña.

Todo lo que puede congelarse, descongelarse y quedar igual de bien -siempre en bolsas de congelación, de silicona o recipientes perfectamente cerrados- es mejor para comerlo a final de semana, como el pescado en salsa, los calamares, el pisto o los guisantes (podemos duplicar las cantidades y tener ya una comida para la siguiente semana), priorizando cosas como las patatas o ensaladas. Las sopas y cremas de verduras duran cuatro días en la nevera en un recipiente bien cerrado; hay que tener en cuenta que sabores como el del ajo o el vinagre se volverán un poco más potentes.

En este menú contamos con una preparación que nunca debería faltar en nuestra cocina por lotes: el pisto (igual que la sanfaina cuando encendemos el horno). Podemos usarlo para muchísimas cosas: desde para acompañar un huevo poco cocido -con un buen par para mojar en ambas cosas- hasta para rellenar unas empanadillas o unos canelones, como salsa para pasta o sofrito base para cualquier estofado e incluso arroz. También podemos triturarlo con legumbres para hacer un untable, ponerle un poco de vino, darle tres minutos de hervor y añadir cualquier corte de carne que se haya quedado securrio. Con el pan también se lleva muy bien, tanto sobre una tostada con queso, anchoas o aguacate como dentro de dos, en bocadillo; con unos filetes de lomo o seitán.

Seguimos sin incluir los desayunos, meriendas o picoteos en la organización semanal, ya que estos no necesariamente se cocinan. De nuevo recomendamos dejar algunos de los básicos —en cada casa son diferentes— preparados en una bandeja dentro de la nevera para no tener que pensar demasiado de buena mañana cuando aún se te está solidificando el cerebro. Yogur, leche o bebida vegetal con copos de avena para tomar fría o caliente, queso fresco, frambuesas, uvas, granadas, higos, melocotones tardíos, peras, sandía o melón, además de botecitos o bolsitas con frutos secos y chocolate con 70% de cacao, huevos cocidos -perfectos para improvisar un bocadillo con rodajas de tomate y/o pepino- o algún untable, que son de lo más agradecidos en estas situaciones.

Cenas

  • Guisantes con panceta y cebolla + untable de lentejas, cacahuetes y chipotle (o chile al gusto) con crudités
  • Tostada de pan de espelta con tomate a la plancha y lascas de queso curado + sopa fría de melón, calabacín y ciruela
  • Empanadillas de pisto y bonito y huevo duro + sopa de tomate de pera y yogur griego
  • Filete de ternera + ensalada de patatas, pepino y tomates cherry con aceitunas y vinagreta de almendras y pimentón
  • Calamares en su tinta con arroz integral y guisantes

Comidas

  • Sopa de tomate de pera y yogur griego + guisantes con panceta y cebolla
  • Pisto con huevo cocido seis minutos + sopa fría de melón, calabacín y ciruela
  • Ensalada de patatas, pepino, sardinas en conserva y tomates cherry con aceitunas y vinagreta de almendras y pimentón
  • Salteado de arroz integral con calabacín, cebolla, champiñones, pimiento, y ternera, con salsa de soja, sésamo y vinagre
  • Supremas de merluza en salsa verde de almendras + untable de lentejas, cacahuetes y chipotle (o chile al gusto) con crudités

Preparación

  1. Al llegar de la compra, congelar los filetes de ternera (si no la vamos a consumir ese día o al siguiente). Descongelar el día antes de prepararla, siempre en la nevera.
  2. Llevar a ebullición una olla grande con abundante agua salada. Cocinar 1,2 k de guisantes congelados durante tres minutos desde que el agua vuelva a hervir. Sacar, enfriar y retirar. Sin cambiar el agua, poner a cocer ocho patatas medianas enteras hasta que estén blandas, durante unos 25 minutos.
  3. En otra ollita, también con agua hirviendo, cocinar 10 huevos; sacar seis de ellos a los seis minutos y enfriar; dejar el resto tres minutos más y enfriar.
  4. Lavar la ollita y cocinar el arroz integral según instrucciones del fabricante. Enfriar y reservar.
  5. Mientras, preparamos el untable. Poner en el vaso batidor 800 g de lentejas, 150 g de cacahuetes, un diente de ajo -o al gusto-, chipotle u otro chile al gusto y zumo de lima, sal y aceite al gusto (probar y ajustar, el sabor a ajo aumentará). Si se quiere, añadir cilantro: el untable de lentejas, cacahuetes y chipotle está listo.
  6. Cortar dos pepinos, cuatro zanahorias y un pimiento en palitos. Estas crudités en un tarro o bolsa de silicona bien cerrada aguantarán bien tres días en la nevera: en ese momento habrá que repetir el proceso con el resto para acompañar el untable de lentejas, cacahuetes y chipotle el resto de la semana.
  7. Poner en el vaso batidor 1,2 kg de tomate de pera maduro, tres yogures griegos, unas hojas de menta fresca, 50 ml de vinagre de manzana y 100 ml de aceite de oliva virgen, 300 ml de agua y sal y pimienta al gusto. La sopa de tomate de pera y yogur griego está lista para pasar a un recipiente bien cerrado o un par de botellas, en la nevera para que se enfríe. Servir con una cucharadita de yogur griego, algo de menta y más pimienta.
  8. Poner una sartén grande al fuego. Saltear ligeramente en ella dos calabacines medianos sin las semillas y retirar (sin lavarla). Enjuagar el vaso batidor y poner en él el calabacín salteado, unos 700 g de melón sin piel ni semillas, seis ciruelas amarillas sin semilla, un puñado de hojas de albahaca, 60 ml de aceite, sal y pimienta al gusto y unos 200 ml de agua. Triturar, probar y, si se considera necesario, añadir un poco de vinagre (las ciruelas ya son ácidas). La sopa fría de melón, calabacín y ciruela ya está lista, podemos añadirle un poco de chía por encima un rato antes de comerla.
  9. Preparar una vinagreta con 60 ml de vinagre, sal, pimienta y pimentón al gusto -cuidado con pasarse con el ahumado- y 40 g de almendras picadas en grueso. Remover y añadir 150 ml de aceite de oliva virgen; ya tenemos lista la vinagreta para la ensalada de patatas, pepino, y tomates cherry. El día antes de consumirla, o el mismo; cortar las hortalizas y mezclar con las patatas peladas y troceadas y 100 g de aceitunas verdes. Aliñar media hora antes de comer (y, en uno de los casos, añadir sardinas).
  10. Picar ocho cebollas y sofreírlas en una cazuela.
  11. Mientras, planchar 12 mitades de tomate en la sartén reservada, por ambos lados y con un poco de aceite, sal, pimienta y tomillo. Cuando estén listos, retirar. Llegado el momento; servir sobre una tostada de pan de espelta -o integral al gusto- con unas lascas de queso curado por encima.
  12. Pasar un agua a la sartén, y ponerle un par de cucharadas generosas del sofrito de cebolla (con un chorro extra de aceite). Añadir un pimiento rojo y uno verde, 150 g de champiñones, un calabacín sin las semillas, todo en tiras o laminado. Cuando ya esté dorado, añadir 300 g de filete de ternera en tiritas; saltear un par de minutos más y añadir salsa de soja, un chorro de vinagre y sésamo al gusto. Añadir la mitad del arroz integral cocido, saltear dos minutos más y reservar.
  13. Pasar un agua a la sartén y añadir dos cucharadas generosas del sofrito de cebolla y 150 g de panceta curada en daditos (puede ser bacon). Dorar bien el bacon y añadir tres cuartas partes de los guisantes, sal, pimienta y 100 ml de vino blanco seco. Cocinar unos cinco minutos removiendo de vez en cuando: los guisantes con panceta y cebolla están listos.
  14. Pasar un agua a la sartén y añadir un chorrito de aceite y las supremas de merluza salpimentadas y con un poco de harina o maizena. Dorar dos minutos por el lado de la piel y uno por el contrario. Añadir dos cucharadas generosas del sofrito de cebolla y 150 ml de vino blanco o caldo de pescado, 40 g de almendras picadas, sal y pimienta. Estofar unos tres minutos, añadir dos cucharadas de perejil picado y remover un minuto más: Las supremas de merluza en salsa verde de almendras están listas.
  15. Poner en una cazuela dos cucharadas generosas del sofrito de cebolla y añadir un diente de ajo picado y un poco más de aceite. Tostar-freír una rebanada de pan en la misma cazuela y reservar. Añadir un tomate de pera rallado (sin la piel). Pasados cinco minutos, añadir 700 g de calamares medianos-pequeños, la tinta de los calamares -o un par de sobres-; el pan frito majado y un chorro de vino. Dejar guisar destapados durante unos diez minutos, removiendo de vez en cuando; ya fuera del fuego, añadir los guisantes. Llegado el momento, servir con el arroz integral restante.
  16. Añadir a la cebolla que quede en la olla tres dientes de ajo, dos pimientos verdes, un pimiento rojo grande, seis tomates y dos calabacines medianos, todo picado (no muy fino). Añadir un poco más de aceite, sal y pimienta y dejar hacer chup-chup unos 25 minutos, o hasta que el agua del tomate se haya evaporado y quede todo bien amalgamado.
  17. Reservar la mitad para servir con los huevos cocidos seis minutos, mezclar el resto con los huevos cocidos nueve minutos picados y el bonito escurrido y desmigado. Ajustar de sal y pimienta y rellenar las empanadillas (salen unas 24 y se pueden congelar, si la masa no está congelada previamente). Antes de comer, freírlas u hornearlas, según instrucciones del fabricante de las obleas.

¿Quieres más ideas de 'batchcooking'? Mira nuestras anteriores entregas.

La lista de la compra

Frutería

1,2 k de guisantes (congelados), 8 patatas medianas, 4 pepinos, 8 zanahorias, 4 pimientos rojos, 3 pimientos verdes, 3 k de tomate de pera, menta fresca, cilantro (opcional), 5 calabacines medianos, 1 melón, 6 ciruelas amarillas, albahaca, 2 pepinos, 500 g de tomates cherry, 8 cebollas, 150 g de champiñones, 3 cabezas de ajo,

Carnicería

300 g de filete de ternera.

Pescadería

600 g de merluza en supremas, 700 g de calamares.

Pollería

10 huevos.

Además

500 g de arroz integral, 800 g de lentejas cocidas, 150 g de cacahuetes, chile al gusto, sal, aceite, vinagre de manzana, 3 yogures griegos, aceite de oliva virgen, pimentón, 80 g de almendras, 100 g de aceitunas verdes, 1 lata de sardinas, pan de espelta, 150 g de queso curado, sésamo, 150 g de panceta, vino blanco seco (y/o caldo de verdura), pan, 300 g de bonito en conserva escurrido, 2 paquetes de masa para empanadillas.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista