Todo es mejor con verduras asadas
Todo es mejor con verduras asadas.

Pasta con verduras asadas

  • Comentar
  • Imprimir

Llenar el horno de verduras una vez a la semana es una estupenda manera de poder utilizarlas después, rápidamente y sin demasiado esfuerzo, en todo tipo de platos fríos y calientes.

Esta receta de pasta con verduras asadas echa mano de uno de nuestros mayores aliados en la cocina cuando nos ataca la galbana suprema: el horno. Trocea unas verduras de temporada, añádeles un buen aceite de oliva virgen, pásalas por el horno hasta que estén tiernas y combínalas con lo que más te apetezca: por ejemplo, pasta.

En esta versión hemos usado berenjenas, calabacines y pimientos rojos y verdes: nada del otro mundo, pero podéis usar las verduras que os vengan bien y estén en temporada en cada momento. Sea cual sea la verdura, untada en aceite de oliva quedará tierna y con los bordes tostaditos, lo que le añade sabor y gracia. Mézclala recién salida del horno con una pasta italiana de tamaño grande, que tenga un tamaño parejo a los trozacos de verduras, y disfrutarás de un plato sencillísimo y muy satisfactorio.

Ah, y, aunque no están igual que recién hechas, estas verduritas se pueden hornear en gran cantidad para varios días, e ir sirviéndolas de distintas maneras, con la pasta, con salsa de tomate, sobre una tosta con queso fundido encima, o encima de un lecho de polenta, puré de patata, quinoa o arroz integral.

Dificultad

Necesitas un horno y poco más.

Ingredientes

Para 3-4 personas

  • 2 calabacines medianos
  • 1 berenjena hermosa
  • 1 pimiento italiano rojo
  • 1 pimiento italiano verde
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva virgen
  • 250-300 g de pasta grande
  • Orégano al gusto

Preparación

  1. Lavar la berenjena y los calabacines. Trocear en pedazos grandotes. Reservar.

  2. Quitar el pedúnculo a los pimientos y despepitarlos. Cortar en trozos grandes de tamaño parecido a la berenjena y los calabacines.

  3. Pasar las hortalizas a una fuente de horno donde quepan holgadas, salar y rociar abundantemente con aceite de oliva virgen.

  4. Asar en el horno calentado a 190° durante 30-40 minutos, vigilando a menudo (el tiempo final depende de la potencia del horno y cómo de tiernas estén las verduras).

  5. Cuando las verduras estén casi listas -probar pinchando con un cuchillo-, cocer la pasta en agua abundante con sal hasta que esté al dente. También pueden hacerse antes y después calentarlas en la sartén. Servir la pasta caliente con las verduras mezcladas y orégano al gusto.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista