Sí, el bol es como si fuera una sandía. Y está muy chulo
Sí, el bol es como si fuera una sandía. Y está muy chulo.

'Batch cooking' de noviembre: cocina una tarde y come toda la semana

  • Comentar
  • Imprimir

¿Organizar el menú semanal te quita el sueño y de lunes a viernes no tienes tiempo? Aquí tienes un montón de ideas de platos sencillos y sabrosos para cuatro personas que se preparan en una sola tarde.

El que posiblemente sea el noviembre más raro de nuestra vida se acaba de estrenar (esperemos que con mejor pronóstico que los meses anteriores). Nos esperan noches frías y caseras de mantita y Netflix, y días de teletrabajo con conatos de calefacción, con extra de infartito cada vez que llega un mensaje de la escuela. Encender el horno ya es una experiencia de lo más apetecible, ya que además de dar calorcito y sensación de hogar hace las veces de ambientador (qué bien huelen las verduras de otoño).

Todo lo que puede congelarse, descongelarse y quedar igual de bien -siempre en bolsas de congelación, de silicona o recipientes perfectamente cerrados- es mejor para comerlo a final de semana. Como el pollo con peras y manzanas, el guiso criollo con langostinos -sin el aguacate, lo añadiremos al servir- o el bonito guisado: si tenemos sitio en el congelador, podemos duplicar las cantidades y tener ya una comida para la siguiente semana. Priorizaremos la ensalada: los calamares son lo único que deberemos cocinar en el último momento, una preparación muy sencilla que solucionaremos en cuestión de minutos.

La pechuga de pavo con verduras que incluimos en este menú es un buenísimo truco para aprovechar al máximo el horno, cocinando en él una porción de proteína que, por su gran tamaño y la técnica de la papillote, quedará igualmente jugosa. La vinagreta potenciará esta jugosidad, alargará la conservación del plato y hará que tenga un sabor intenso y delicioso. Si se añade otra pechuga y se filetea fina, podemos usarla para bocadillos.

Seguimos sin incluir los desayunos, meriendas o picoteos en la organización semanal, ya que estos no necesariamente se cocinan. De nuevo recomendamos dejar algunos de los básicos —en cada casa son diferentes— preparados en una bandeja dentro de la nevera para no tener que pensar demasiado de buena mañana cuando aún se te está solidificando el cerebro. Yogur, leche o bebida vegetal con copos de avena para tomar fría o caliente, queso fresco, melocotones de Calanda, manzanas, peras, mandarinas, naranjas, kaki o saroni, uvas o chirimoyas, además de botecitos o bolsitas con frutos secos y chocolate con 70% de cacao, huevos cocidos -perfectos para improvisar un bocadillo con rodajas de tomate y/o pepino- o algún untable, que son de lo más agradecidos en estas situaciones.

Cenas

  • Bonito guisado con tomate, zanahoria y cebolla + calabaza con pesto de remolacha
  • Pollo con peras y manzanas + untable mexicano de frijoles y cacahuete con crudités
  • Crema de remolacha, patata y cebolla con huevo y cebollino
  • Calamares a la plancha + patatas y calabaza con pesto de remolacha
  • Salteado de arroz integral con pimientos y salchichas + ensalada de col con zanahoria

Comidas

  • Bonito guisado con tomate, zanahoria y cebolla + boniato y calabacín asados en vinagreta
  • Crema de remolacha, patata y cebolla con cebollino + pollo con peras y manzanas
  • Guiso criollo exprés con langostinos + ensalada de col con zanahoria
  • Pechuga de pavo y boniato y calabacín asados en vinagreta
  • Salteado de arroz integral con pimientos y salchichas + untable mexicano de frijoles y cacahuete con crudités

Preparación

  1. Al llegar de la compra, si tenemos los calamares frescos congelarlos en un táper o recipiente bien cerrado. Pasarlos a la nevera el día antes de comerlos y preparar al momento siguiendo esta técnica: poner una sartén o un wok al fuego, y trocear los calamares si son grandes. Una vez esté muy caliente, hacerlos en pequeñas tandas sin amontonarlos. No remover nada más echarlos: dejar que se doren por un lado y darles la vuelta. Añadir un poco de aceite y moverlos. En unos segundos estarán listos.
  2. Encender el horno a 180°C. Distribuir en dos bandejas 8 boniatos de ración, 6 calabacines medianos, 8 patatas de ración, 3 cebollas, 1 kg de calabaza con la piel hacia abajo y 4 peras, 4 manzanas y 2 cebollas cortadas en octavos, en una fuente o recipiente apto con un poco de aceite, sal y pimienta. Poner también la pechuga de pavo salpimentada, pincelada con aceite y bien envuelta en un paquetito de papel de hornear.
  3. Mientras, triturar los frijoles con los cacahuetes, uno o dos dientes de ajo, seis cucharadas de agua fría -o la necesaria para conseguir la textura deseada-, sal, zumo de lima al gusto, cilantro -si se quiere- y jalapeños o salsa picante al gusto. El untable mexicano de frijoles y cacahuete ya está listo para guardar (con un poco de aceite se sabor suave por encima).
  4. Cortar dos pepinos, cuatro zanahorias y un pimiento en palitos. Estas crudités en un tarro o bolsa de silicona bien cerrada aguantarán bien tres días en la nevera: en ese momento habrá que repetir el proceso con el resto para acompañar el l untable mexicano de frijoles y cacahuete el resto de la semana.
  5. Pasados unos 20 minutos desde que hemos puesto las verduras en el horno, dar la vuelta a las patatas y remover la fuente con manzanas, peras y cebollas para que se hagan por todas partes (sobre todo si el horno no reparte bien el calor). Las manzanas, peras y cebolla estarán listos unos 10 minutos después; la pechuga unos 15 (si es grande dejarla unos minutos más, y reposar 15 minutos antes de cortarla para que se acabe de cocinar y no pierda jugos).
  6. Mientras, preparar los aliños y las vinagretas. Para el pesto de remolacha, triturar una remolacha cocida con 75 g de pistachos, un diente de ajo -o al gusto-, albahaca y zumo o ralladura de limón al gusto. Para la vinagreta del pavo y las verduras, mezclar 120 ml de aceite con vinagre al gusto -recomiendo de Jerez-, tomillo, romero, sal y pimienta.
  7. Los boniatos, los calabacines y las cebollas estarán listos más o menos una hora después de haber entrado en el horno, la calabaza tardará un poco más. Como siempre, el tiempo concreto depende del tamaño de las verduras y la potencia real del horno, así que lo mejor es vigilarlo de vez en cuando mientras hacemos otras cosas.
  8. Al sacar los calabacines y el boniato, trocear al gusto y separar en dos partes iguales. Añadir a una la carne del pavo cortada en lonchas y aliñar ambas con la vinagreta, removiendo bien para que se impregne todo. Poner en un táper bien cerrado y llevar a la nevera: el boniato y calabacín asados en vinagreta -con y sin pechuga de pavo- ya están listos. Se toman a temperatura ambiente (sacar con tiempo).
  9. Cuando la calabaza esté lista, sacarla, trocear y aliñar con el pesto: cuando vayamos a tomarla sacarla con tiempo suficiente para que esté a temperatura ambiente.
  10. Llevar una cazuela al fuego y, con un poco de aceite, dorar los contramuslos de pollo deshuesados, salpimentados por ambos lados, durante tres minutos. Añadir las cebollas, manzanas y peras asadas, cubrir con 300 ml de leche evaporada y un poco de curry o mostaza en polvo -si es mostaza normal, en salsa, añadir una puntita de maicena- y cocinar a fuego lento durante seis minutos: el pollo con peras y manzanas ya está listo.
  11. Llevar una olla al fuego y cocinar 500 g de arroz integral en agua salada, siguiendo las instrucciones del fabricante. Escurrir, poner un poco de aceite y dejar enfriar.
  12. Volver a llenar la olla de agua, cocinar cuatro huevos durante cinco minutos y medio y cortar la cocción con abundante agua fría. Llevar rápido a la nevera y consumir en los tres días siguientes, con la crema de remolacha, patata y cebolla de la cena.
  13. Poner en una olla tres de las patatas asadas -peladas y troceadas-, las tres cebollas asadas -también peladas y troceadas-, las remolachas que hayan quedado en la bolsa después de usar una para el pesto, dos o tres ramas de albahaca y 1,5 l de agua -con miso, si se tiene- o caldo. Cocer todo durante unos 10 minutos, retirar la albahaca con cuidado para no quemarse, añadir cuatro yogures o una lata de leche de coco y triturar. Ajustar de sal y pimienta: la crema de remolacha, patata y cebolla está lista (es recomendable servirla con cebollino fresco picado).
  14. En otra olla, dorar a fuego medio con un chorro de aceite cuatro cebollas y seis dientes de ajo, cuando ya huelan bien añadir seis zanahorias en rodajas. Sumar 1,2 l de tomate triturado y dejar que se cocine todo, ajustando de sal y pimienta. Cuando ya tengamos una salsa, retirar ⅓ y añadir el bonito en dados grandes, dejándolo cocinar un minuto (y después con el calor residual). El bonito guisado con tomate, zanahoria y cebolla ya está listo para llevar rápidamente a la nevera (o al congelador).
  15. Añadir a la salsa restante una cucharada de pimentón, dos tarros de garbanzos con su líquido de cocción y un poco de agua, hasta cubrir. Hervir tres minutos a fuego suave, añadir los langostinos, cocinar un minuto más y apagar (el calor residual hará el resto). Guardar en la nevera o congelar, servir bien caliente con aguacate y, si se quiere, cilantro.
  16. Trocear dos pimientos y una cebolla, saltearlos a fuego alegre con las salchichas también troceadas y, cuando estén listas, el arroz integral -mejor hacerlo en dos veces-, aliñado con hierbas o especias al gusto.
  17. Para la ensalada, cortar en tiras o rallar la col blanca y lombarda, seis zanahorias y una cebolla roja, y mezclar con las pasas, dos yogures griegos, mostaza y zumo de limón al gusto, sal y pimienta. Consumir en los tres días siguientes.

¿Quieres más ideas de 'batchcooking'? Mira nuestras anteriores entregas.

La lista de la compra

Fruta y verdura

8 boniatos de ración, 6 calabacines medianos, 8 patatas de ración, 8 cebollas, 1 kg de calabaza, 4 peras, 4 manzanas, 2 cebollas, 2 limas, cilantro (opcional), 4 pepinos, 20 zanahorias, 4 pimientos, una bolsa de remolacha cocida, albahaca, 3 cabezas de ajo, cebollino (opcional), 2 aguacates, 1/4 de col blanca, 1/4 de col lombarda, 1 cebolla roja, 2 limones, perejil.

Pescadería

800 g de calamares frescos o congelados, 800 g de bonito en dados gruesos, 400 g de langostinos pelados.

Aves

Una pechuga de pavo (unos 800 g), 12 contra muslos de pollo (1,5 por ración), 4 huevos.

Lácteos

300 ml de leche evaporada, 4 yogures (o una lata de leche de coco) + 2 para el aliño de la ensalada.

Carne

800 g de salchichas de buena calidad.

Además

800 g de frijoles cocidos, 120 g de cacahuetes tostados, jalapeños o salsa picante al gusto, 75 g de pistachos, tomillo, romero, sal, pimienta, 300 ml de leche evaporada, curry o mostaza en polvo, 500 g de arroz integral, miso, 1,2 k de tomate triturado, pimentón, 2 tarros grandes de garbanzos, 100 g de pasas.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista