Pavo en un formato adaptado a tiempos pandémicos
Pavo en un formato adaptado a tiempos pandémicos.

Albóndigas de pavo al horno con salsa de arándanos

  • Comentar
  • Imprimir

Si quieres celebrar Acción de Gracias pero cocinar un pavo para seis -como mucho- te parece excesivo, estas albóndigas te ofrecen el mismo sabor con bastante menos lío.

Hoy en El Comidista hemos querido hacer una simplificación libre y gamberra del plato de pavo asado que se sirve en el Día de Acción de Gracias en Canadá el segundo lunes de octubre, y en Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. Ya sabéis, esa celebración que hemos visto en películas y series tantas veces como a Donald Trump diciendo majaderías.

A modo de resumen, el Thanksgiving Day gira entorno a una comilona donde se junta la familia o círculos de amigos íntimos para comer y beber en exceso, lanzarse pullas pasivo-agresivas y recuperar rencillas pretéritas no resueltas… Os suena, ¿no? Efectivamente, es un ritual doméstico muy parecido a nuestra cena navideña patria, pero se celebra en otoño y se habla en inglés. Otra gran diferencia entre los dos ritos es que, en el gringo, los comensales empiezan dando las gracias por algo y/o a alguien.

En la receta tradicional de Acción de Gracias, el pavo se prepara entero, se rellena de pan de maíz y salvia, y se asa pacientemente durante horas. Se acompaña de diversos platillos de verdura, mazorcas de maíz, boniatos, puré de patatas y salsa de arándanos rojos. El festín se remata con un pastel dulce de calabaza. Nuestra receta prescinde de la laboriosidad, las verduras y el postre, y se centra en lo esencial: la carne y la salsa. No os volváis crazy si no encontráis arándanos rojos frescos. Funciona igual de bien con su versión congelada, y también se pueden sustituir por negros, que quizás son más fáciles de encontrar en nuestras fruterías.

Apartado edulcorante: azúcar blanco o moreno. Apartado especias: se puede tirar de canela, nuez moscada, clavo y jengibre molido. Apartado líquido: desde solo agua hasta zumo de naranja, mandarina o limón, pasando por ron y porto. Apartados adicionales: hay quien cuece dados de manzanas, peras o membrillos junto con los arándanos, y también los que le añaden frutos secos como almendras, pasas, nueces o pecanas.

La lista de ingredientes de esta salsa es tan libre como sus usos: es un excelente condimento para asados de cerdo, pollo y jamón, así como para postres tipo crepes, panqueques, bizcochos, pasteles de queso y yogures. En general, la salsa de arándanos se sirve a temperatura ambiente o fría (previamente refrigerada en la nevera durante 24 horas para que quede gelatinosa). En nuestra receta, la servimos caliente porque, ya puestos a pasarnos la tradición culinaria norteamericana por el Arco de Gateway (San Luis, Misuri)…

Dificultad

Tan fácil como ser agradecido/a.

Ingredientes

Para unas 12 albóndigas

  • 400 g de carne picada de pechuga de pavo
  • 1 huevo grande
  • 4 cucharadas de pan rallado (unos 20 g)
  • 2 ajos
  • Perejil al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • Sal al gusto
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva para engrasar una fuente de horno

Para la salsa

  • 125 g de arándanos frescos (rojos o negros)
  • 4 cucharadas de zumo de naranja recién exprimido (unos 50 ml) y parte de su piel
  • 3 cucharadas rasas de azúcar (unos 50 g)
  • 1/3 cucharadita de canela molida
  • 1 pizca de sal

Preparación

  1. Calentar el horno a 190º. Pelar y picar los ajos. Lavar y picar el perejil. Batir el huevo, añadir el pan rallado y volver a batir.
  2. Poner la carne en un bol junto con los ajos, el perejil, el huevo con pan rallado, la sal y la pimienta.
  3. Mezclar bien con las manos y hacer albóndigas del tamaño de una pelota de golf.
  4. Colocar un poco de harina en un plato llano. Rebozar las albóndigas.
  5. Engrasar una fuente apta para horno con gotas de aceite. Meter las albóndigas. Hornear a 190º durante 30 minutos.
  6. Mientras se hornean las albóndigas, elaborar la salsa: lavar los arándanos. Sacar unas tiras de piel de la naranja y exprimirla. En un cazo y a fuego medio, cocer el zumo de naranja y el azúcar removiendo de vez en cuando hasta que rompa a hervir y el azúcar se haya disuelto.
  7. Agregar los arándanos, la canela y la piel de naranja. Cocer a fuego lento y remover ocasionalmente durante unos 10 minutos o hasta que la salsa se espese.
  8. Retirar la salsa del fuego y las albóndigas del horno.
  9. Emplatar las albóndigas. Quitar la piel de naranja de la salsa y salsear por encima de la carne (o poner en un cuenco por separado). Servir inmediatamente.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista