Cómo hacer el arroz a la cubana perfecto

El arroz a la cubana no tiene nada de cubano, pero nos sigue gustando tanto como en la infancia. Por eso lo hemos intentado llevar a la perfección con una receta tan cuidada como deliciosa

  • Comentar
  • Imprimir

El arroz a la cubana tiene de cubano lo mismo que la paella: nada. La combinación de arroz blanco, salsa de tomate, huevo y, en ocasiones, plátano, es un invento español; pero su nombre falsario no le quita ni un ápice de gozo al hecho de comerlo. No es solo que a muchos nos recuerde a la infancia: su mezcla de sabores y texturas es un éxito absoluto, siempre que el plato se trate con el respeto que merece.

Entre un arroz a la cubana con el cereal pasado y tomate chungo de bote y uno hecho con mimo hay un abismo del tamaño del Caribe. Por eso nuestra receta apuesta por un sofrito de estilo —este sí— cubano, un arroz bien aliñado y unos tostones de plátano crujientes por fuera y cremosos por dentro. Si quieres ver cómo se hace, dale al play en el vídeo de arriba.

ARROZ A LA CUBANA DE PRIMERA

Ingredientes

Para 4 personas

  • 350 g de arroz largo
  • 500 ml de caldo de pollo o de verduras (en su defecto, agua)
  • 4 huevos
  • 500 g de tomate triturado
  • 4 plátanos verdes
  • 1 cebolla
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 4 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cdta de comino
  • 2 cdas de tomate concentrado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación

  1. Picar la cebolla, el pimiento rojo y el verde.
  2. Rehogarlos con un poco de aceite y una pizca de sal en una sartén hasta que se ablanden, a fuego suave unos 10-15 minutos.
  3. Añadir el ajo picado, el laurel, el comino y el orégano, y rehogar un par de minutos más.
  4. Sumar el tomate concentrado, el triturado y un poco de sal y pimienta.
  5. Dejarlo a fuego lento entre 20 y 30 minutos o hasta que reduzca y se haya espesado.
  6. Mientras se hace la salsa, lavar el arroz y juntarlo con el caldo y un poco de sal en un cazo.
  7. Calentarlo a fuego fuerte, y cuando empiece a hervir, bajar a fuego suave y cocinar unos 15 minutos, hasta que haya absorbido el caldo.
  8. Dejarlo reposar cinco minutos más fuera del fuego. Poner un trapo debajo de la tapa para que el vapor no gotee.
  9. Pelar los plátanos verdes y freírlos en aceite a fuego medio hasta que se reblandezcan, pero sin que se doren. Darles la vuelta para que se cocinen por todos los lados.
  10. Cuando se hayan reblandecido, sacarlos del aceite, ponerlos entre dos capas de papel film y aplastarlos suavemente con una sartén o un cazo.
  11. Subir el fuego y, cuando el aceite esté bien caliente, freír los tostones hasta que se doren y queden crujientes. Ponerlos sobre papel de cocina para que pierdan en exceso de grasa y salpimentarlos.
  12. Si el aceite de los plátanos no se ha quemado, bajar el fuego y dorar en él tres dientes de ajo cortados en láminas. Si ha humeado mucho, cambiarlo y hacer lo mismo con uno nuevo.
  13. Retirar los ajos, picarlos y añadirlos al arroz junto a tres o cuatro cucharadas del aceite en el que se han frito. Añadir perejil picado y remover.
  14. Freír los huevos en el aceite restante y salarlos. Juntar el arroz, los huevos, el sofrito y el plátano, y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista