Si no te gusta el pomelo, puedes usar otras frutas
Si no te gusta el pomelo, puedes usar otras frutas.

'Galette' de pomelo

  • Comentar
  • Imprimir

Una base crujiente cubierta por una deliciosa crema de almendras y rematada con rodajas de pomelo. El cítrico da frescura y un punto amargo, pero si no te gusta lo puedes mezclar o sustituir por otras frutas.

Cojan ese cuaderno de recetas lleno de manchurrones y apunten esta receta porque querrán volver a ella una y otra vez, o si han perdido el romanticismo, márquenla en favoritos en su navegador. Esta galette -“torta” en francés- admite una gran variedad de frutas: cítricos, melocotones, ciruelas y demás frutas de hueso, manzanas, peras, fresas, frambuesas, moras, arándanos y un larguísimo etcétera. Se puede hacer mono-fruta o tutti frutti. Vuela alto.

La galette de frutas recuerda a la galette des rois. Consta de una masa con un alto contenido en mantequilla que, obviamente, la hace increíblemente apetecible. Es muy sencilla de hacer, de ahí que no sea un hojaldre clásico como en la receta tradicional de galette des rois. Si aún así te da pereza ponerte a amasar puedes comprar un hojaldre ya hecho de buena calidad. Encima de la masa lleva una especie de frangipane, una mezcla típica de la repostería tradicional francesa que consta de almendra molida, huevos, azúcar y mantequilla.

En este caso omitimos la mantequilla porque ya tenemos suficiente con la de la masa. Y, por último, la fruta en cuestión. Aquí hemos utilizado pomelo rosado, pero si esta fruta te hace arrugar la cara por su carácter amargo, tienes dos opciones: la primera, aceptar la amargura, porque si le diste más de una oportunidad a la cerveza, por qué no al pomelo; la segunda, combinarlo con otros cítricos más dulces como la naranja o la mandarina.

Dificultad

Para lerdos de la pastelería.

Ingredientes

Para la masa

  • 250 g de harina
  • 200 g de mantequilla fría
  • 70 g de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de agua muy fría
  • ½ cucharadita de sal

Para el franchipán

  • 85 g de almendras molidas
  • 1 huevo
  • 80 g de azúcar glas

Para la capa de fruta

  • 4 pomelos
  • 30 g de azúcar moreno
  • 1 huevo batido

Preparación

  1. Poner en un bol la harina, la mantequilla fría cortada en cubos muy pequeños, el azúcar moreno y la sal. Integrar los ingredientes con una rasqueta o tenedor hasta que quede una mezcla arenosa y algo seca. Si hay dificultad para mezclar con tenedor o rasqueta, se pueden utilizar los dedos.

  2. Añadir el agua y unir todos los ingredientes con los dedos, pero sin amasar en exceso, hasta obtener una bola. Cubrir con papel film y dejar reposar en la nevera durante 30 minutos. También se puede hacer de un día para otro e incluso congelar, pero en este caso hay que dejar que la masa se temple para que sea manejable.

  3. Calentar el horno a 180 ºC.

  4. En un bol mezclar las almendras molidas, el huevo y el azúcar.

  5. Aparte, pelar los pomelos procurando no dejar partes blancas. Cortar rodajas de 1 cm de espesor.

  6. Retirar la masa de la nevera y estirar hasta obtener un círculo de unos 24 cm aproximadamente. Colocar encima de una placa de horno con papel vegetal.

  7. Verter encima el frangipane dejando un borde de 4 o 5 cm. Colocar las rodajas de pomelo. Doblar los bordes hacia adentro.

  8. Pincelar los bordes de masa con el huevo o la clara batida. Espolvorear con el azúcar moreno y hornear durante 35 minutos hasta que la masa quede dorada. Dejar enfriar y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista