Aromática y con el punto justo de dulzura
Aromática y con el punto justo de dulzura.

Tarta invertida con naranjas

  • Comentar
  • Imprimir

Si quieres hacer las paces con la naranja confitada, prepárala en casa y úsala para hacer esta tarta, que puedes especiar a tu gusto con jengibre, canela, nuez moscada y mucho más.

La naranja confitada no suele despertar buenos sentimientos en mí: siempre he pensado que estropea terriblemente el roscón de Reyes. ¿A qué persona se le ocurrió que era una buena idea ponerla ahí? ¿Es la misma que le pone licor a los bombones? ¿Qué clase de invento del mal son esas rodajas de naranja confitadas cubiertas con chocolate?

Mantengo mi postura firmemente -y sé que no soy la única en este club- pero he dado con una receta donde la naranja confitada no solo no me disgusta sino que me agrada bastante. Se trata de esta tarta especiada invertida: un suave bizcocho con especias con una capa fina de naranjas confitadas en almíbar con cardamomo por encima. Esta tarta no se cocina así como la ven sino al revés, con la naranja debajo y el bizcocho encima, y se da vuelta en el desmoldado. De ahí, obviamente, lo de invertida.

Lo interesante de esta receta es que uno puede ir cambiando las especias a su antojo. Esta versión tiene cardamomo, jengibre, canela y nuez moscada, pero perfectamente se podrían utilizar otros aromatizantes como ralladura de algún cítrico, vainilla, anís, pimienta, clavo, cúrcuma o incluso una pizquita de cayena.

En cuanto a las naranjas, es mejor utilizar unas que tengan poco ombligo, piel fina y pocas semillas. Las Valencia Late, que se venden normalmente para zumo, son fáciles de encontrar y buenas para este propósito. Si tienes la posibilidad de comprar naranjas sanguinas, no lo dudes y ve a por ellas, la tarta te quedará muy rica y mega cuqui.

Dificultad

La de cortar rodajas finitas de naranja.

Ingredientes

Para un molde de 24 cm de diámetro

Para las naranjas

  • 2 naranjas (3 si son pequeñas)
  • 250 ml de agua
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 g de azúcar moreno
  • 3 vainas de cardamomo

Para el bizcocho

  • 150 g de harina de trigo
  • 150 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de impulsor químico
  • 25 g de jengibre fresco rallado
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • ½ cucharadita de sal

Preparación

Naranjas

  1. Lavar muy bien las naranjas y cortarlas en rodajas finas de 3 o 4 mm como máximo.

  2. En una sartén o cazo, donde quepan las rodajas en dos capas como máximo, calentar el agua con los azúcares y las vainas de cardamomo aplastadas. Llevar a punto de ebullición.

  3. Una vez haya comenzado a hervir, bajar el fuego y agregar las rodajas de naranjas. Cocer durante 30 minutos: deben quedar blandas pero no deshechas. Reservar.

Bizcocho

  1. Calentar el horno a 180 ºC. Engrasar un molde de 24 cm de diámetro con aceite y forrar con papel vegetal, tanto la base como el borde.

  2. En un bol batir la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar hasta que tome la consistencia de una crema. Se puede hacer con batidora o a mano.

  3. Agregar los huevos e incorporar bien.

  4. Añadir el jengibre, la nuez moscada y la canela.

  5. Mezclar en otro bol la harina, el impulsor químico y la sal. Añadir a la mezcla anterior e integrar hasta que quede homogéneo. Debe quedar densa y pegajosa.

Ensamblaje

  1. Poner las naranjas ordenadas en la base del molde con la mitad del almíbar de la cocción. Reservar la otra mitad.

  2. Verter encima la mezcla del bizcocho y alisar con una espátula con cuidado para no mover las naranjas.

  3. Hornear 40 minutos o hasta que esté dorado. Pinchar con un palillo o cuchillo y comprobar que este sale seco. Consejo: si estás utilizando un molde desmontable que no cierra al 100%, pon en la base del horno un papel o bandeja porque puede que se escape un poco del almíbar durante el horneado (y no querrás limpiar semejante desastre después).

  4. Retirar del horno y desmoldar pasados 10 minutos. Es importante no dejarla enfriar por completo o el desmoldado será complicado. Verter encima de las naranjas el almíbar restante.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista