Coge, unta, muerde, disfruta
Coge, unta, muerde, disfruta.

Pakoras de patata y guisantes

  • Comentar
  • Imprimir

Una masa de harina de garbanzo crujiente por fuera y tierna en el interior en la que podemos usar cualquier verdura de temporada. Más una salsa fresca de yogur y pepino para mojar como si no hubiera un mañana.

La pakora -también llamada pakoda, pakodi, fakkura, bhajiya, bhajji o ponako- es un delicioso buñuelo salado, especiado y frito originado en el subcontinente indio. La masa puede llevar varias verduras e incluso trocitos de carne o pescado, y para el rebozado se emplea harina de garbanzo, pero a veces también de arroz o trigo sarraceno. Se acompaña de salsa de tamarindo, chutney o raita; un aderezo muy similar al tzatziki griego, y se toma como tentempié o como parte de una comida.

A diferencia de la samosa; esa empanadilla frita triangular, cónica o de media luna con relleno salado que casi siempre se compra fuera, la pakora es un alimento que allí se prepara mucho en casa. En pocas palabras, si la primera es callejera, la segunda es más familiar. Y si la samosa aterrizó en la India vía Oriente Medio, algunos afirman que en el siglo XVI la pakora india viajó en un barco de colonos portugueses hasta Japón, donde se convirtió en tempura. Otros discrepan y dicen que la fritura japonesa proviene de la receta lusa peixinhos da horta (judías verdes rebozadas). A nosotros nos da un poco igual saber quién exactamente inventó esta técnica culinaria: lo único que sabemos es que nos gusta más una buena fritanga que a un tonto un lápiz.

Volvamos a nuestras pakoras. Queríamos simplificar al máximo la receta tradicional para no tener que comprar ingredientes que jamás volveremos a usar. En cuanto a las especias, hemos tirado de las que teníamos en nuestra despensa, pero allí es común usar diferentes tipos de pimentones, garam masala, fenogreco, asafétida, mango seco en polvo, semillas molidas de cilantro y semillas molidas de carambola, entre muchas otras. En cuanto al relleno, es 100% adaptable a lo que tengáis en la nevera y a la temporada de las verduras; coliflor, berenjena, espinacas, zanahoria, etc.

Nos imaginamos que para los indios, pakistaníes, nepalíes y bangladeshíes una pakora hecha con pocas especias y frita en aceite de girasol en vez de ghee -mantequilla clarificada-, es como un pà amb tomàquet hecho con kétchup para un catalán. Aquí van nuestras más sinceras disculpas por avanzado.

Dificultad

Rallar, amasar, freír, disfrutar.

Ingredientes

Para unas 20-22 pakoras

  • 2 chiles verdes pequeños
  • 4 dientes de ajo
  • 2 láminas de jengibre (la mitad de cantidad que de ajo)
  • 2 patatas medianas (unos 300 g)
  • 1 cebolla mediana
  • 4 cucharadas de guisantes frescos o descongelados (unos 60 g)
  • 250 g de harina de garbanzos
  • 50 g de harina de trigo
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 2 cucharaditas de curry molido
  • 1 cucharadita de pimentón molido
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 480 ml de agua
  • Aceite de girasol para freír

Para la raita

  • 1 ½ yogur griego
  • 1 puñado de hojas de menta
  • 1 puñado de hojas de cilantro (sustituible por perejil)
  • 1 chorrito de zumo de lima (sustituible por limón)
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • Pimienta negra al gusto
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Pelar y picar muy fino los chiles (sin nervios internos ni semillas), los ajos y el jengibre.
  2. Pelar y rallar las patatas y la cebolla.
  3. En un cuenco mediano, mezclar los chiles, los ajos y el jengibre junto con las patatas, la cebolla y los guisantes. Reservar.
  4. En un bol grande, meter la harina de garbanzos, la harina de trigo, el bicarbonato sódico, el curry, el pimentón, la cúrcuma, el comino, la sal y el zumo de limón. Verter el agua gradualmente y batir con un túrmix hasta que quede una masa sin grumos similar a la de las crepes y panqueques. Añadir el contenido del cuenco al bol y remover bien.
  5. Calentar abundante aceite en una sartén honda. Para comprobar que está caliente, echar un poquito de masa dentro. Si se eleva a la superficie y chisporrotea es que ha alcanzado la temperatura idónea. Si por el contrario el aceite humea, retirar del fuego y esperar a que se enfríe un poco.
  6. Coger una cucharada de la masa e introducirla en la sartén. Hacer lo mismo con una segunda, tercera y cuarta cucharada. Es importante que las pakoras no se toquen entre sí cuando se fríen.
  7. Freír las pakoras a fuego medio en tandas de 5-6 minutos o hasta que estén doradas por todos lados.
  8. Colocar las pakoras en un plato con papel de cocina para absorber el exceso de aceite. Repetir hasta acabar con toda la masa. Mientras se fríe la última tanda de pakoras, preparar la salsa raita.
  9. Lavar y picar el cilantro y la menta. En un cuenco, mezclar el yogur, la menta, el cilantro, el zumo de lima, el aceite, la pimienta y la sal. Remover y servir con las pakoras.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

 

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista