Solo te hace falta una tarde
Solo te hace falta una tarde.

'Batch cooking' de mayo: cocina una tarde y come toda la semana

  • Comentar
  • Imprimir

¿Organizar el menú semanal te quita el sueño y de lunes a viernes no tienes tiempo? Aquí tienes un montón de ideas de platos sencillos y sabrosos para cuatro personas que se preparan en una sola tarde.

Mayo es el mes bisagra por excelencia, ese momento del año en el que la primavera ya coquetea con el verano pero aún puede recordarnos que no hace tanto era invierno, con lo que tienes que salir de casa preparado para cualquier escenario. También retozan las últimas alcachofas con las primeras cerezas, se van los aguacates y el brócoli y asoman las nectarinas, el guisante se dirije al banquillo después de jugar toda la temporada mientras los tomates calientan para salir, y nosotros pensamos cómo cocinarlos a todos durante una tarde para poder dedicar el resto de la semana a otros menesteres.

Igual que sugeríamos el mes pasado con el salmón, podemos preparar el caldo para la sopa de corvina con sus espinas y su cabeza, y congelar lo que nos sobre -si la corvina es grande puede dar para varias veces- para otras preparaciones. Después de hacer el fumet podemos dedicar un par de minutos a despegar la carne que haya quedado pegada en la espina: junto con los trozos menos bonitos del pescado, como la parte más cercana a la cola o los laterales de los filetes -además de unas gambitas descongeladas-, le daremos enjundia a la sopa. ¿Por qué este mes hay sopas frías y calientes? No es que tengamos el termómetro corporal mal regulado: en estos meses de transición muchas veces hace bastante calor de día y algo de fresco de noche, con lo que se agradece tener una opción de cada.

Todo lo que puede congelarse, descongelarse y quedar igual de bien -siempre en bolsas de congelación, de silicona o recipientes perfectamente cerrados- es mejor para comerlo a final de semana, como las butifarras guisadas, el pollo a la cazadora o los garbanzos con espinacas. Si tenemos sitio en el congelador, podemos duplicar las cantidades y tener ya una comida para la siguiente semana, que en el caso del pollo se pueden convertir en el relleno de unos canelones, croquetas o salsa para pasta. Las ensaladas las prepararemos en el momento en el que las vayamos a consumir, pero al tener la vinagreta preparada tardaremos apenas un par de minutos.

Seguimos sin incluir los desayunos, meriendas o picoteos en la organización semanal, ya que estos no necesariamente se cocinan. De nuevo recomendamos dejar algunos de los básicos —en cada casa son diferentes— preparados en una bandeja dentro de la nevera para no tener que pensar demasiado mientras todavía luchas por despertarte. Yogur o kéfir, leche o bebida vegetal con copos de avena para tomar fría o caliente -tal cual o con un poco de chocolate 70% rallado, cacao o pasas, orejones o dátiles picados-, queso fresco o quark, naranjas, fresas, arándanos, frambuesas y moras, plátanos, albaricoques, las primeras cerezas y nectarinas o aguacate y pepino para comer en tostada o bocadillo, donde también podemos integrar diferentes tipos de hortalizas asadas.

Otros básicos para llevar son botecitos o bolsitas con frutos secos y frutas deshidratadas, huevos cocidos -o una tortilla francesa hecha al momento en tres minutos- y algún untable con crudités o tomates cherry que también podemos untar en una tostada de pan integral, muy agradecidos en estas situaciones. ¿No puedes vivir sin el bocadillo de media mañana, por la mañana no te da la imaginación y no quieres recurrir a los socoridos embutidos? Añade unos contramuslos de pollo o una pechuga de pavo con un aliño gustoso -en papillote, para que no se sequen- al horno cuando hagas el asado semanal, y ve cortándolo a diario o guárdalo bien tapado si prefieres hacerlo antes. Tendrás tu propio fiambre casero, barato y con el 100% de carne de ave.

Cenas

  • Patatas asadas con tartar de trucha ahumada + alcachofas con aceite, ajo y limón + huevo duro + ensalada de endivias con vinagreta de mojo picón
  • Butifarra guisada al vino con champiñones y judías + tomate asado con queso curado
  • Sopa fría de tomate, albaricoque y queso de cabra + pollo a la cazadora + arroz integral
  • Sopa de corvina y gambas con fideos de arroz + untable de lentejas con pimiento rojo asado y nueces
  • Garbanzos con espinacas, pasas y piñones + corvina a la plancha con lima y chile

Comidas

  • Alcachofas con aceite, ajo y limón + sardinas en aceite + arroz integral + ensalada de endivias con vinagreta de mojo picón
  • Sopa fría de tomate, albaricoque y queso de cabra + ensalada de cuscús con calabaza y cebolla asadas, queso azul y avellanas
  • Garbanzos con espinacas, pasas y piñones + butifarra guisada al vino con champiñones
  • Pollo a la cazadora + tomate asado con queso curado + untable de lentejas con pimiento rojo asado y nueces
  • Patatas asadas con tartar de trucha ahumada + calabaza y cebolla asadas con queso azul y avellanas + huevo duro

Preparación

  1. Cuando lleguemos a casa de comprar, si no vamos a tomarlo ese día o el siguiente, congelar los filetes de corvina hasta el momento de consumo. Sacarlos el día antes y dejarlos descongelar en la nevera.

  2. Encender el horno a 180 grados. Poner en dos bandejas 8 patatas medianas, 8 alcachofas -tal cual, simplemente lavadas con agua-, 8 tomates de pera abiertos por la mitad a lo largo, 1 calabaza violín de aproximadamente un kilo cortada a lo largo, 4 cebollas enteras y 2 pimientos rojos.

  3. Mientras se asan, llevar una cazuela al fuego con 4 cebollas picadas, un poco de aceite de oliva y sal, dándole vueltas durante unos 15 minutos hasta que se dore.

  4. Pasados 20 minutos, los tomates ya estarán listos: no buscamos que queden muy hechos porque desaparecerían; solo queremos que estén un poco dorados para potenciar su dulzura. Justo cuando los saquemos del horno, aliñar con tomillo, sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra; cuando estén a temperatura ambiente, añadir el queso en daditos o lascas finas. El tomate asado con queso curado está listo.

  5. Las alcachofas tardarán entre 45 minutos y una hora, las patatas, los pimientos, la calabaza y la cebolla, una hora o un poco más.

  6. Mientras, separamos la cebolla dorada que tenemos en la olla en cinco partes: dos se quedan en la misma olla, y añadimos los champiñones troceados. Cuando hayan cogido color, perdido volumen y huelan bien, añadir las butifarras troceadas y dorarlas. Añadir 300 ml de vino tinto y 300 de agua o caldo, hierbas al gusto y guisar a fuego suave -destapado, para que la salsa reduzca- durante unos 25 minutos, vigilando para que no se sequen en el proceso (podemos apagarlo antes, en ese caso). Las butifarras guisada al vino con champiñones ya están listas, cuando vayamos a calentar la mitad que tomaremos con las judías dejarlas hervir un par de minutos, si se puede,

  7. Dorar -bien y por todas partes- en una cazuela el pollo troceado salpimentado, añadir el apio, y cuatro zanahorias y dar vueltas durante unos minutos hasta que cojan color. Añadir el tomate troceado de lata, sal, pimienta y 75 ml de vino blanco y otros 75 de agua o caldo. Tapar y dejar cocinar a fuego lento 45 minutos desde que arranque el hervor, controlando pasados 30 minutos para destapar la olla los últimos minutos de cocción si la salsa está muy líquida: el pollo a la cazadora está listo.

  8. Mientras se guisa, preparar una vinagreta con las aceitunas al mojo picón picadas y todo su jugo, sal, 120 ml de aceite y vinagre al gusto. Reservar en un tarro cerrado en la nevera para aliñar las endivias.

  9. También mientras se cocina, cortar dos pepinos, cuatro zanahorias y un pimiento en palitos. Estas crudités en un tarro o bolsa de silicona bien cerrada aguantarán bien tres días en la nevera: en ese momento habrá que repetir el proceso con el resto para acompañar el untable de judías con aguacate y miso el resto de la semana.

  10. Preparar también el aliño de las alcachofas con 120 ml de aceite, un diente de ajo bien picado -o al gusto-, sal y pimienta. Recomendamos quitarles las hojas exteriores y la parte exterior del tallo -cuando están cocinadas es muy fácil-, cortarlas a la mitad a lo largo y marcar en la plancha o sartén con una gota de aceite antes de servirlas cubiertas con el aliño.

  11. Cuando el pimiento asado ya no queme, quitarle la piel y las semillas y triturarlo con las nueces, las lentejas, zumo de limón, sal y pimentón ahumado (dulce, picante o mezclado) y ajo al gusto.

  12. Preparar el tartar picando la trucha y mezclándola con 1 cebolleta picada, sésamo y aceite de oliva virgen extra. Guardarlo en un bote o táper bien cerrado, con un chorrito de aceite de oliva y un trocito de film de cocina pegado justo encima para que no se seque. Guardar en la nevera y servir sobre las patatas asadas abiertas por la mitad.

  13. Llevar a ebullición una olla con agua salada y cocer el arroz integral según las instrucciones del fabricante. Escurrir y dejar enfriar. En la misma olla, llevar más agua a ebullición y hervir los huevos a fuego mínimo durante 9 minutos, pasándolos después por abundante agua fría para cortar la cocción. Para que no exploten, es mejor sacarlos un rato antes de la nevera y que estén a temperatura ambiente cuando los vayamos a poner en el agua caliente.

  14. Cuando la cebolla y la calabaza ya no quemen, pelarlas, trocearlas, aliñar con sal, pimienta y aceite y pasar a un táper. Cuando vayamos a preparar la ensalada, simplemente dejar hidratar una hora antes el cuscús con su mismo volumen de agua a temperatura ambiente, con un poco de sal. En ambos casos, rematar con queso azul, avellanas picadas y un poco más de aceite, sal y pimienta.

  15. Para la sopa, triturar 1 kilo de tomates de pera, dos pepinos y 600 g de albaricoques con dos rebanadas de pan de hogaza, aceite, vinagre, sal, pimienta, un diente de ajo -o al gusto- y una cucharada de miel hasta conseguir una crema lisa. Llevar a la nevera y servir con queso de cabra desmigado por encima (y más pimienta).

  16. Recuperamos ⅓ de la cebolla dorada reservada y le añadimos 2 zanahorias troceadas y la parte verde de un puerro. Dorar todo tres minutos más, ponemos la cabeza y espinas de la corvina y cubrimos con 1,5 l de agua fría. Llevar a ebullición a fuego suave durante 25 minutos, pasar por un colador fino para eliminar los residuos.Quitar las migas y trocitos de pescado que hayan quedado pegados a las espinas y la cabeza y devolverlas al caldo. Cuando vayamos a tomar la sopa, llevar a ebullición el caldo y añadir el blanco de un puerro en rodaditas y dos puñados de hojas de espinacas. Dejar hervir dos minutos. Añadir los fideos de arroz, apagar el fuego y añadir las gambitas descongeladas, que se harán con el calor residual mientras los fideos se ablandan. Si se quiere, sazonar con zumo de lima y algún picante.

  17. Preparar los filetes de corvina cuando se vayan a comer, a la plancha y aderezados con sal, un poco de aceite, unas gotas de lima o la ralladura de su piel y chile.

  18. Poner la cebolla restante en una cazuela, añadir los 800 g de espinacas -puede hacerse en más de una tanda- y esperar a que pierdan agua y volumen. Añadir las pasas y los piñones y un poco más de aceite y dar vueltas durante un par de minutos. Añadir los garbanzos, ajustar de sal y sazonar con pimienta al gusto.

¿Quieres más ideas de 'batchcooking'? Mira nuestras anteriores entregas.

La lista de la compra

Verdulería

8 patatas medianas, 8 alcachofas, 8 tomates de pera + 1 kg, 1 calabaza violín de 1 kg aproximadamente, 8 cebollas, 4 pimientos rojos, 400 g de champiñones, 14 zanahorias, 3 ramas de apio, 6 pepinos, 2 cabezas de ajo, 1 cebolleta, 600 g de albaricoques, 1 puerro, 1 manojo de espinacas + 800 g, 2 limas, 8 endivias.

Pescado

4 filetes de corvina y su espina y cabeza, 200 g de trucha ahumada, 200 g de gambitas descongeladas.

Lácteos

160 g de queso azul, 120 g de queso curado, 150 g de queso de cabra (rulo).

Aves

1,5 pollos medianos (unos 3,5 kg en total) cortados como para el ajillo, 8 huevos.

Carnicería

8 butifarras.

Además

Aceite de oliva, sal, pimienta, tomillo, , 2 latas de sardinas en aceite de oliva, vino tinto, vino blanco, caldo, 1 bote de 800 g de tomate troceado de lata, 100 g de aceitunas con mojo picón, vinagre al gusto, sésamo, 500 g de arroz integral, 500 g de cuscús, 60 g de avellanas, miel, pan de hogaza, 200 g de fideos de arroz, 80 g de pasas, 50 g de piñones, 800 g de judías cocidas, 800 g de lentejas cocidas, 80 g de nueces peladas, pimentón.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista