Las cucharas son de madera de secuoya, ¿no? Madre mía, qué nivel
Las cucharas son de madera de secuoya, ¿no? Madre mía, qué nivel.

Ensalada de judías verdes, albaricoque y huevo

  • Comentar
  • Imprimir

Las judías verdes han aparecido en las fruterías hace algunas semanas. Las hemos integrado en una ensalada con el toque frutal del albaricoque y el punto picante de la guindilla.

Las fruterías lo demuestran desde hace unas semanas: estamos en plena temporada de judías verdes. Planas o redondeadas, se pueden utilizar en muchos platos que van desde guisos hasta ensaladas. Pero a estas alturas del año -a no ser que vivas en el norte de España- ya van apeteciendo más ensaladas que guisos, ¿verdad?

En esta receta las judías van acompañadas con una fruta que pertenece a la misma estación: el albaricoque, el encargado de anunciar la llegada de las frutas sabrosas y jugosas de hueso. Si no te gusta mucho esta fruta, puedes sustituirla por melocotón, nectarina, paraguayo e incluso níspero, dependiendo de qué tan cerca o lejos estemos del verano. O probar con una mezcla de varias.

El intríngulis -si es que lo podemos llamar así- de esta receta es cocer las judías en su punto. No las queremos ni tan blandas, oscuras y feúchas como para que nos teletransporten al comedor del colegio, ni tan crujientes como para que nos rechinen los dientes. Puedes cocerlas tal cual indica la receta -sobre todo si compras unas judías más tiernas- o seguir el método que indica Mikel López Iturriaga, jefe de todo esto, en este artículo.

Dificultad

Cocer las judías al punto.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 300 g de judías verdes
  • 3 huevos
  • 2 albaricoques (3 o 4 si son pequeños)
  • 80 g de cacahuetes tostados
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 guindilla deshidratada
  • Sal fina
  • Pimienta negra recién molida

Preparación

  1. En una olla, llevar abundante agua con sal a ebullición.

  2. Mientras, lavar y retirar el extremo más duro de las judías. Cortarlas, en diagonal o perpendicularmente, en trozos de 2 cm aproximadamente.

  3. Cocer las judías en el agua hirviendo durante 4 minutos. El tiempo indicado es para judías planas, varía si es para judías redondas.

  4. Preparar un bol con agua fría con hielo. Transcurridos los 4 minutos, sacar las judías del agua hirviendo con una espumadera o colador y pasarlas al agua helada. De esta manera cortamos la cocción y evitamos que pierdan su color verde brillante.

  5. En el mismo agua hirviendo, cocer los huevos durante 8 minutos. Para unos huevos con la yema bien cocida, cocer 12 minutos.

  6. Pelar los huevos, cortarlos en cuartos y reservar.

  7. En un bol mezclar muy bien el aceite con el zumo de limón, la guindilla deshidratada picada, sal fina y pimienta negra al gusto. También se pueden poner todos los ingredientes en un tarro con tapa, cerrar y agitar.

  8. Escurrir las judías lo máximo posible (se puede hacer con un escurridor de lechuga). Mezclarlas con la mitad de los huevos, los albaricoques -pelados o no- cortados en gajos, los cacahuetes apenas picados y el aliño. Servir con el resto de los huevos por encima, un chorrito extra de aceite y pimienta negra.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista