No necesitas encender el horno, ahora que sube la temperatura y la factura de la luz
No necesitas encender el horno, ahora que sube la temperatura y la factura de la luz.

Vasitos de crema de queso, galleta y frambuesas

  • Comentar
  • Imprimir

Estos vasitos inspirados en un cheesecake combinan todo el sabor y la cremosidad de la crema de queso con el sabor agridulce de las frambuesas. Un jetapostre rápido, fácil y sin horno.

Encender el horno para hacer un postre -o cualquier otra receta- se presenta ya como una actividad poco apetecible. Las tarrinas de helado y las tartas compradas se convierten en la opción más socorrida cuando tienes invitados en casa o te toca llevar el postre. Sin embargo, si tu espíritu pastelero y casero no se encuentra alineado con estas opciones, tienes una alternativa muy buena a la que recurrir: los vasitos.

En El Comidista los hemos preparado ya de frutos rojos con nata, de tarta de queso y mandarina, de crema de chocolate, de chocolate blanco, lima y frambuesas y de helado con cítricos y menta. Los vasitos tienen varias cosas positivas: no suelen necesitar horno, se pueden preparar con antelación, puedes calcular bien las raciones y evitar el desperdicio, puedes incorporar fruta con facilidad y admiten muchísimas combinaciones.

Estos que tenemos hoy aquí emulan una tarta de queso y llevan una base de galleta y mantequilla, una capa de crema de queso suave y aireada, una capa de frambuesas ablandadas con un poco de azúcar, otra de queso y frambuesas frescas para terminar. Parecerá que te lo has currado muchísimo -y ahí está el mérito de los jetapostres- pero la realidad es que no tiene ninguna dificultad prepararlo.

Dificultad

Lo dicho, cero.

Ingredientes

Para 6 vasitos aproximadamente

  • 150 g de galletas tipo Digestive
  • 50 g de mantequilla
  • 300 g de queso crema
  • 200 ml de nata para montar (preferiblemente fría)
  • La ralladura de medio limón
  • 20 g de azúcar glas
  • 300 g de frambuesas congeladas o frescas
  • 50 g de azúcar blanco
  • 20 frambuesas frescas para decorar
  • Sal

Preparación

  1. En un bol mezclar las frambuesas congeladas o frescas y con el azúcar blanco para que maceren. Cubrir y reservar en la nevera.
  2. Machacar las galletas o triturarlas con un robot de cocina hasta que quede una especie de arena. Mezclar en un bol con la mantequilla derretida y una pizca de sal.
  3. Formar una base de galleta, de 1 cm aproximadamente, en cada uno de los vasitos. Presionar bien con una cuchara o las manos. Guardar los vasitos en la nevera.
  4. En otro bol batir la nata hasta que monte. Añadir el queso crema, el azúcar y la ralladura de limón y seguir batiendo hasta que se mezcle todo bien.
  5. Hacer una capa de la crema de queso encima de la de galleta. Se puede hacer con manga pastelera o simplemente con una cuchara o espátula pequeña, aplanando para que la capa quede lisa.
  6. Crear una capa encima con las frambuesas maceradas, procurando no verter demasiado líquido (si sobra, se puede guardar en la nevera y utilizar para otras preparaciones).
  7. Hacer una última capa con crema de queso y terminar con frambuesas frescas por encima. Conservar en la nevera hasta el momento de la consumición.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Lo más visto en El Comidista